• Y Yo envío sobre vosotros la Promesa de Mi Padre
    ¡Permaneced en la ciudad hasta que seáis investidos con la Fuerza de la Altura!«