» ... poned lo pesado sobre Mí y quedaos con lo ligero para vosotros para que vosotros queráis estar libres en todas vuestras acciones ... «

Melodía: Dios te bendiga Iniciar / Detener / Descargar

Domingo de pascua 10 de abril de 1840

1 ¡Que esta palabra dirigida a A.H.1, sirva para él como un testimonio que su trabajo Me agrada! Y si él continúa así, por amor hacia Mí, hasta completar todo en forma diligente, así como comenzó, que sepa que Yo ya he puesto mi Mano en la palanca de la esclusa con el fin de abrirla sobre su cabeza y dejar caer sobre su cabeza un gran caudal de Luz de Gracia. Y que mi Bendición entonces nunca más se retirará de él, de sus hijos y de los hijos de sus hijos. ¡Y que él no se preocupe más en forma corporal por ellos, - sino sólo en forma espiritual!

2 ¿Acaso no es más difícil preocuparse por el cuerpo físico que por el - espíritu? Por eso poned lo pesado sobre Mí y quedaos con lo ligero para vosotros para que vosotros queráis estar libres en todas vuestras acciones y para que vuestros hijos quieran reconocer el gran Amor del Padre Santo en el Cielo, que es, fue y será por siempre, el único Dador de todas las dádivas buenas. ¡Esto es un buen consejo para él (A.H.)!.

3 Y además también Yo le digo que Yo regalaré el Nuevo Nacimiento (y con el mismo también, pronto, el completo Renacimiento junto a un nuevo nombre) a todos los que participen en forma activa con la difusión de la Luz que proviene de Mí para el reconocimiento de lo bueno de Mi Amor y de lo verdadero de Mi Sabiduría para la gran - glorificación de Mi Nombre; y Yo quiero convertirlo en la preciosura de Mi Amor al igual que Mi noble y amado Juan, el escribano secreto de Mi palabra.

4 ¡Que esto sea para él (A.H.) un buen saludo, dado por primera vez — textualmente por Mí, por el día de su nacimiento inicial! — Esto lo digo Yo, el Padre eterno, bueno amoroso y santo! — Amén.


    1 Anselmo Hüttenbrenner es quien escribió las "Palabras Secundarias" en una bitácora y complementó la obra principal "El Gobierno de Dios"., con los textos del Antiguo y Nuevo Testamento. Esto lo digo Yo, el Padre Amoroso, para él para que él pueda confiar por completo en Mí. Porque Yo soy absolutamente fiel en todas Mis Promesas.

dadi1.010
Dádivas del Cielo, Tomo 1, página 10
recibido por Jakob Lorber
el 10 de abril de 1840