Click aqui

Vista panorámica (google maps) de la montaña "Straßengel (Ángel en el camino)", cerca de Graz, Austria

29 de agosto de 1840

1 En el año 1263 los delitos de robo, asesinato e impudicia habían aumentado tanto entre los hombres que vivían en esta región de tal manera que fue necesario enviar hasta aquí un ángel estrangulador con una antorcha de ira de color negro para encender las entrañas de tales hombres por donde quieran que se encuentren con el fin de eliminarlos de aquí.

2 Se trataba de aquel tipo de muerte generalizado que apareció no solo aquí en ese entonces, sino en casi todas partes de Europa bajo la denominación de “la muerte negra”,.

3 Y al lado noroeste, sobre la falda de esta colina, vivía en ese tiempo una familia campesina, muy de Mi agrado. Al padre de familia mismo Yo le concedí la visión interior porque era un hombre piadoso.

4 En una bochornosa noche de verano aparecieron aquí pesados nubarrones que de repente descargaron sobre esta colina una terrible tormenta acompañada de miles de poderosos rayos y de los más temibles truenos.

5 El campesino se dio cuenta que este evento climático, fuera de lo común, tenía otro significado, diferente al que vuestros doctos naturalistas de hoy podrían entender, y dijo a sus piadosos seres queridos:

6 “¡Amados hijos! ¡No tengáis miedo! El Señor no se olvida, ni siquiera durante Su Ira, de aquellos que Le aman con toda el alma, con todo el corazón y con todas las fuerzas. Si bien la poderosa y castigadora mano derecha del eterno Conductor de mundos está sobre estas nubes negras; pero Su Mano izquierda descansa bendiciendo las cabezas de los que Le aman. Y tened la seguridad que el Señor nos dará al conocido ángel, enviado para flagelar al mundo, como un salvador que nos consuela con toda certeza y veracidad.

7 Y mira, cuando el campesino terminó de decir a los corazones agradecidos de sus familiares estas palabras muy agradables para Mí, escuchó a alguien que pedía ayuda, que se encontraba sobre el camino, que en ese entonces pasaba por aquí, y a quien los rayos, la tempestad y granizos le atormentaban fuertemente. Rápidamente deja su casa, toma un fuerte bastón de abeto y corré para ayudar al necesitado. Al llegar allí le encuentra medio muerto sobre el camino, le carga sobre sus hombres y le lleva a su hogar en donde le cuida durante toda la noche.

8 Al día siguiente el extraño le dice al campesino: “¡Sígueme hasta la cumbre de esta colina!” - Y el campesino le sigue con su bastón. - Después el extraño le dice al campesino: “¡Hunde este bastón en la tierra!” - Y el campesino hace como le había ordenado el extraño. Y mira, ¡el bastón enverdece inmediatamente hasta convertirse en un árbol vistoso!

9 Y el extraño dijo después: “¡Mira, que esto sea una señal de tu fidelidad y que he sido enviado! Porque soy un mensajero del Señor, enviado a la Tierra y quiero eliminar a la generación humana testaruda. Pero como tomaste tu bastón y acudiste a mi socorro y, dentro de tu sencillez piadosa, me salvaste la vida como si fuera un hombre - mira, tomaré la mitad de este tu amistad y que, con esto, se apacigüe una gran parte de la Ira que me ha sido dada!”

10 Entonces el ángel ya reconocido por el campesino tomó el árbol vivificado, lo rompió por la mitad y le dijo al campesino: “Mira, que esto sea la antorcha de la muerte de color negro en el que muchos miles y miles de hombres encontrarán la muerte, tanto temporalmente como también, entre muchos, la muerte eterna. Yo quiero protegerte durante todo el tiempo de mi actividad, y no debes tener miedo ante nada según la voluntad del Señor. Porque todas las noches yo retornaré a ti. Pero tú, anda durante el día a diferentes lugares y di a los atormentados que quien quiera ser salvado de la muerte que se refugien sobre la colina, allí donde está el árbol que hemos plantado, y que hagan penitencia y que ayunen tres días y tres noches. Y que tomen una ramita del árbol, para que con esta señal queden ilesos ante mi ira.”

11 ¡Mirad, esta es la historia original! Y este campesino fue nombrado como un “ángel en el camino” por varios de los habitantes vecinos que fueron salvados con esto. Pero él, debido a su piedad, no quería este nombre sino que se lo dio al ángel estrangulador salvador. Pero el ángel Me pasó el nombre a Mí delante del campesino.

12 Por este motivo las generaciones posteriores sembraron, con una sencillez piadosa, Mi imagen en este árbol cortado sobre el cual se construyó también, poco tiempo después, esta iglesia actual.

13 Sobre los acontecimientos posteriores de este lugar lo podéis encontrar en cualquier crónica de este país ya que no tiene mayor valor moral sino solo histórico.

14 Mirad a este campesino cuyo bastón se encuentra hasta hoy (1840) dentro de esta iglesia. ¡Y sed igualmente llenos de Amor y sencillez! ¡Así encontraréis también en Mí, en todo lugar y en todo momento, a un gran “Ángel salvador en el camino”! - Amén. Yo, el Amor eterno y la Sabiduría eterna. Amén.

Fuente:"Dádivas del Cielo" recibido por Jakob Lorber (dadi1.113)