¡Mirad vuestra iglesia - y, con seguridad, encontraréis, muy entendible y claramente, la frase: "No me toques"! Pues también Yo le digo a ella lo que dije a Magdalena: Anda allá y dile a Mis Hermanos que Yo he resucitado, muy a menudo, entre tus hijos y que ahora vengo hacia ellos para que quieran verMe y poner su amor en el costado, que ha sido atravesado por el Amor, y así puedan darse cuenta, como un Tomás, que la puerta angosta y el camino angosto lleva hacia la Vida Eterna y, a través de ella, hacia el Padre, que es Mi Padre y es, a través de Mí, vuestro Padre, y que es Mi Dios, y con esto, también es vuestro Dios.

La tarde del 16 de diciembre de 1840.

Petición: "Oh, Señor, te pedimos con toda humildad que nos expliques los siguientes versículos de la Biblia:

En Juan 20,17 dice: 'Jesús le dice a ella (María Magdalena): ¡No Me toques! Porque Yo aun no he subido hacia Mi Padre. Pero anda donde Mis Hermanos y diles: Yo subo hacia Mi Padre, hacia vuestro Padre, hacia Mi Dios y vuestro Dios.'

Pero en Juan 20,27 dice: 'Después de esto, Él le dice a Tomás: ¡Acerca tus dedos hasta aquí y mira Mis Manos, y acerca tu mano hasta aquí y ponla en mi costado! ¡Y no seas incrédulo, sino creyente!'

¡Que no exista ninguna voluntad, ni en las alturas, ni en las profundidades, aparte de la Tuya! ¡Y que lo que suceda, tanto en las alturas, como en las profundidades, suceda según Tu Santa Voluntad! Amén."

1 ¡Bien, entonces que suceda, y tú, escribe! - Pero, vosotros mismos, ¿¡ya os debéis haber dado cuenta, que cuanto algo está más cerca de vosotros, mucho menos lo comprendéis!? Mirad, estos dos textos están tan cerca de vosotros que no es posible que esté más cerca! Solo que, en vez de buscar en la cercanía, buscáis el entendimiento de tales cosas tan simples en la más amplia lejanía, tanto en el espacio como en el tiempo, y es por eso que no encontráis tampoco nada allí, en donde no se puede encontrar ninguna cosa por el estilo.

2 Quién será el que quiera encontrar su casa en el agua, y su habitación en el fuego y no se dé cuenta que ya se encuentra en su casa y en su habitación, mientras sigue buscando ciegamente allí en donde no hay nada, ni puede haber nada.

3 ¿En qué iglesia os encontráis - y quién era Magdalena? - Pero, ¿qué iglesia representa a Mis Hermanos - y Quién soy Yo? - ¡Mirad, todo el secreto está contenido en estas dos preguntas!

4 O acaso pensáis que la meretriz y bailarina del pasado estaba preparada para tocar Mi Santidad, pues sus lágrimas y los cabellos de su cabeza apenas estaban preparados para tocar Mis Pies. Ella era conocida por todos los grandes del mundo y por los paganos, y estuvo poseída por siete demonios de la carne durante doce años y fue liberada por Mí y hizo muchas obras de Amor y después hizo seriamente penitencia.

5 ¡Mirad vuestra iglesia - y, con seguridad, encontraréis, muy entendible y claramente, la frase: "No me toques"! Pues también Yo le digo a ella lo que dije a Magdalena: Anda allá y dile a Mis Hermanos que Yo he resucitado, muy a menudo, entre tus hijos y que ahora vengo hacia ellos para que quieran verMe y poner su amor en el costado, que ha sido atravesado por el Amor, y así puedan darse cuenta, como un Tomás, que la puerta angosta y el camino angosto lleva hacia la Vida Eterna y, a través de ella, hacia el Padre, que es Mi Padre y es, a través de Mí, vuestro Padre, y que es Mi Dios, y con esto, también es vuestro Dios.

6 Por eso, todos vosotros debéis poner vuestras "manos en Mis Heridas", para que queráis creer que Yo soy la Vida Eterna misma, por propio Poder - así como la Resurección misma, y tampoco tengo la vida del Padre, sino Yo soy la Vida misma en el Padre; Así como el Padre no está fuera de Mí, sino desde la eternidad, Dios está dentro de Mí, y así como todo espíritu de la Santidad en todo poder y fuerza surge desde Mí, como, al mismo tiempo, del Padre, como el Uno y el Mismo Espíritu.

7 Mirad, si Yo fui todo esto después de la resurección, lo que Yo soy ahora y lo seré por la Eternidad - entonces, ¿¡debía sucumbir aquí una meretríz arrepentida, que Me hubiese tocado sin estar lo suficientemente purificada a través de una penitencia verdadera!? Esto solo está permitido a aquellos que antes se hayan dejado limpiar, voluntariamente, sus pies por Mí y hayan gozado Conmigo en la gran Cena.

8 Ahora Yo os digo: ¡Dejad vosotros también que Yo os "lave vuestros pies" o que Yo os lleve para que recibáis el puesto en Mi Mesa del Amor verdadero! Y no os preocupéis de Magdalena, sino creed que Yo soy el que viene a vosotros en silencio. ¡Y poned vuestro corazón en Mi lado abierto para que sea fortalecido hacia la Vida Eterna!

9 ¡Porque a vosotros no os digo: "Noli me tangere!" (¡No me toques!) - sino Yo os digo lo que se dijo a Tomás - ya que todos vosotros sois, más o menos, puros Tomases, y también para que, en el futuro, queráis estar vivos como él! Pero que esté bien claro: Solo Yo, y no Magdalena, tengo la Vida. Por eso, no es suficiente la noticia que trae Magdalena, sino recién cuando Yo haya venido completamente dentro de vuestros corazones, se cumplirá, en vosotros, la Profecía que dice: Yo subiré hacia Mi Padre y vuestro Padre y hacia Mi Dios y vuestro Dios, y vosotros dentro de Mí y Conmigo. Amén. Esto lo digo Yo, la Resurección y la Vida Eterna. ¡Amén!

Fuente: dadi1.251
» Dádivas del Cielo «
Tomo 1, pág. 251
Recibido por Jakob Lorber
el 16 de diciembre de 1840.