...él debería ponerse de acuerdo con su mujer, pero en secreto, es decir, no delante de los hijos; ponerse de acuerdo con anticipación pero de una manera muy amorosa y con justa condescendencia, sin por eso dejar de lado nada de sus derechos como padre...

05 de enero de 1841

1 Pues, ahora oye y escribe: Y Yo te digo que quien no cumple con Mi Evangelio, después de haberlo oído y meditado con algo de detenimiento, mira, éste no está apto aun para Mi Reino porque todavía le teme al mundo más que a Mí. Él desea amarme a Mí al mismo tiempo que ama al mundo; pero mira, Yo no puedo ser amado al mismo tiempo cuando se ama al mundo, porque el mundo no está en Mi Amor, ni subsiste por Mi Amor, sino que está constantemente bajo Mi Juicio inmutable debido a Mi Misericordia. Porque Yo soy accesible solo a través del Amor y de la Gracia, pero eternamente inaccesible en Mis Juicios que son la Santidad de Mi Orden eterno que surgen de Mi Sabiduría infinita.

2 Pero si el hermano, que pide por una Palabra de luz, ha leído en el Libro de Mi Amor y Gracia, en donde se dice: »¡Mira, los hijos del mundo son a menudo más inteligentes que los hijos de la Luz!» (Lucas 16,8) Entonces porque él no quiere hacer caso a la inteligencia de su esposa y porqué él ama a sus hijos más de lo que es razonable y porqué no tiene un estrícto cuidado en que los hijos obedezcan a su madre en el inteligente orden en la casa, que, de por sí, es incomparablemente mejor que todas las ciencias inútiles con las que él quiere llenar las cabezas de sus hijos. ¡Oh, lo (último) no es el camino correcto hacia Mi Reino!

3 Muy bien él puede hacer ocupar a los hijos con objetos de estudio útiles, pero por otro lado no debe perder de vista, y del corazón, la vocación de la muchacha y por otro lado la del muchacho, pues de otra manera sucederá que en el futuro él experimentará que sus hijos pasen por una gran emergencia. ¡Porque así ellos conseguirán imponer sus deseos no corregidos sobre la cabeza de él y causarán un gran pesar a su corazón debido a las incontroladas manos de ellos, porque su corazón es ahora aun demasiado débil y demasiado complaciente en muchas cosas de tal manera que no logra controlar las manos de sus hijos que aun están blandas!

4 Por eso él no debería hacer caso a todas las quejas que aparezcan por parte de sus hijos, sino investigar constante y estrictamente las acciones de la obediencia ciega que vayan contra su voluntad así como las que vayan en contra de orden de la casa dirigida por la madre que está sola con los hijos la mayor parte del tiempo. Y él debería ponerse de acuerdo con su mujer, pero en secreto, es decir, no delante de los hijos; ponerse de acuerdo con anticipación pero de una manera muy amorosa y con justa condescendencia, sin por eso dejar de lado nada de sus derechos como padre. Tampoco debe reducir demasiado el círculo de acción de la madre con respecto a su inteligente orden en la casa. Entonces todo tomará pronto otro camino que será un mejor camino.

5 Quiera él ver y leer en Mi Libro del Amor y de toda Gracia que Yo ya había dicho a los Apóstoles la gran cosa que significa dar a un mayordomo inteligente y fiel cuando el Señor lo pone por sobre los otros criados para que él le entregue siempre a ellos lo correspondiente en el tiempo justo. ¡Ahora él no debe dejar pasar este tiempo justo y debe considerar tomar las necesarias acciones de acuerdo a Mi Consejo para que nadie, dentro de su círculo familiar, sufra una emergencia o un daño, ni en el sentido corporal, y mucho menos en el sentido espiritual! Porque Yo dije, y te digo ahora nuevamente: »Bienaventurado es el siervo a quien su Señor lo encuentra actuando de esta manera en el momento que llega. En Verdad Yo digo, Él lo pondrá por sobre todos Sus Bienes.«

6 Pero si tu hermano, que ahora también se ha convertido en un administrador y siervo de Mi Palabra del Amor y de la Gracia, Palabra que ha sido nuevamente revelada - ¿Cómo es posible que él Me espera y que Yo no quiera llegar? - ¡Lo que pasa es que no ha puesto aun su casa en un orden suficientemente fino! Porque cuando una casa no ha sido puesta en un orden fino se asemeja a un montón de plomo que ha sido fuertemente teñido en oro que, si bien por afuera brilla como si fuera oro y que también tiene la pesadez del oro, pero que en lo que respecta a su contenido y valor interior aun está lejos de ser oro y por lo tanto tan solo es un metal sin gran valor.

7 Pero si ahora tu hermano es para Mí un trabajador fiel y de buena voluntad en el huerto de Mis nuevas plantas y él mismo tiene una cierta dificultad con su esposa que desde el inicio ha estado entregada más al mundo que a Mí - entonces que él, que es aun Mi amado »hijo de buena voluntad«, haga como hacen los comerciantes que compran y procuran que los vendedores rebajen los elevados precios de la mercancía que han llegado al mercado. El vendedor ofrece entonces una pequeña ventaja para así vender mejor su mercancía. - Mira, lo mismo debe hacer ahora Mi amado "hijo con buena voluntad", por supuesto que al principio solo con pequeñas cuotas no muy percibibles, y así hasta alcanzar la medida bien pensada del justo intercambio, entonces con esto su esposa (dentro de la esfera de ella) no encontrará en él más piedras inaccesibles de tal manera que ella misma empezará pronto a adquirir su mercancía (espiritual).

8 Mirad, ¡cuántas veces Yo debo comportarme como tal comerciante con respecto a vosotros! Y si no lo hiciera así, ¿¡donde estaríais!? - ¿¡Cuánto os he rebajado ya? - Y a pesar de esto vosotros titubiais todavía sobre Mi Mercancía, porque sois de la Luz y no de la oscuridad - pero pensad qué difícil es el comercio con aquellos que son "pobres espiritualmente", y los "hijos del mundo" que son completamente ciegos!

9 Pero para que Mi amado "hijo de buena voluntad" quiera observar la miserable situación en la que se encuentra su casa con respecto a Mi Nombre, es decir observarla con un corazón colmado de más paciencia y con un corazón examinador pero tolerante, entonces Yo le doy una pequeña tarea que debe meditarla, para lo cual Yo digo así:

10 ¿Acaso piensa que Yo he bajado para traer paz a la Tierra? - Yo os digo, para nada - sino contienda! Porque si en alguna casa se encuentran unos cincos, estos estarán desunidos entre ellos, y tres estarán contra dos y dos contra tres. El padre estará contra el hijo, y el hijo contra el padre; la madre contra la hija, y la hija contra la madre; y la suegra contra la nuera, y la nuera contra la suegra. (Mateo 10.34-36)

11 Mira, esta tarea la debe meditar bien el "hijo de buena voluntad", y se le quitará un gran peso de encima. Y si no logra comprender inmediatamente estas palabras, ya sabrá muy bien en qué parte de la casa está "el pobre profesor" entendido en tales cosas del espíritu. - Allí en donde se le quiera entregar fidedignamente todo lo que necesite para el entendimiento necesario en su corazon "de buena voluntad" para que así se convierta para Mí en un hombre justo según Mi Corazón.

12 Mira, a menudo, ante la luz del mundo, las cosas del espíritu aparecen como una necedad que se contradice completamente. ¡Pero esto no es así! Pues así como el puñal parece que fuera negro cuando se lo coloca debajo de una luz blanca y las ascuas parecen blancas en el carbón negro - acaso esto no es una aparente contradicción en el reino de la naturaleza? Y sin embargo, ¿¡quién duda que esto fuera así!?

13 ¡Por eso, si vosotros encontráis en Mis Caminos contradicciones, como las hay tanto en la naturaleza como en vuestro mundo - y como en la vida corporal, entonces pensad que el navegador, que no sabe dirigir su velero contra la dirección del viento, para que su embarcación logre viajar en dirección contraria al viento y en contra de todas las olas del mar tormentoso, entonces éste navegador no es un marinero muy bien instruido!

14 Si se da una doctrina para que sirva para dar vida, entonces ésta tiene que ser como la vida misma, que es un movimiento de la muerte - porque así la vida será una vida delante de la faz de la muerte, como la muerte una muerta delante de la faz de la vida.

15 Finalmente ahora amonesto Yo al hermano para que no muestre este escrito a su esposa porque no es el tiempo justo; pero Yo sí le daré al siervo una indicación que le orientará a cómo comportarse. Hasta ahora no ha sucedido ningún error, y así el "invierno" terminará pronto. ¡Solo hay que poner la casa en orden! La hojalata dorada debe ser expulsada de la casa! ¡Hay que usar sabiamente las buenas oportunidades! ¡Seguir fielmente Mi Consejo, ser un buen comprador y un mayordomo fiel! ¡Cuando encuentre contradicciones, no perder la valentía, y hay que dirigir todas sus acciones a que sean motivadas por Amor y que tengan completa paciencia y mansedumbre! ¡Entonces así ciertamente no será difícil lograr la victoria en todo con Mi constante y fuerte Ayuda! - Amén. ¡Esto lo digo Yo, vuestro fuerte Ayudador!

Fuente: dadi1.256
» Dádivas del Cielo «
Tomo 1, pág. 256
Recibido por Jakob Lorber
el 05 de enero de 1841