¡Oh, tan solo mira afuera, en Mi gran Creación! ¡Mira, todo esto se compone de Mi Amor y Sabiduría, Mi Misericordia y Gracia! ¿¡Piensas que Yo hago todo esto a través del poder y permiso supuestos de algún sacerdote y cuando Yo renuevo, mantengo a la tierra y a todos los mundos incontables y cuando Yo, en todos los casos, los lleno de habitantes!?...


El Universo - C. Flammarion, Grabado en madera, Paris 1888

25 de enero de 1841

1 Escribe aquí una pequeña palabra llena de consuelo superior para el alma que constantemente está enferma en su corazón y debido a su debilidad no sabe como aconsejarse ni ayudarse. Ella se ha atascado en una grieta generada en una confesión (o influencia eclesiástica, sacerdotal y doctrinaria) que realizó sin antes haber tenido Mi consejo o una petición explícita del lado mejor del sacerdocio eclesiástico. La presión que ejerce esta grieta en su suave corazón le ha causado una situación dañina y angustiante. Con esto ella se asemeja a un enfermo que visita a dos médicos que están en enemistad recíproca, una situación en donde el pequeño se subleva contra el grande, porque no tiene la misma comprensión de la manera y los métodos con los cuales el grande cura con gran facilidad y seguridad a sus enfermos; para esto el pequeño afirma que solo él tiene la verdadera medicina universal y que es la única y exclusiva forma de sanar y que todo lo demás es vano y condenable.

2 A esta enferma dile que solo Yo soy el único y verdadero médico y que puedo ayudar libremente a quien Yo quiera y que Yo nunca me dejaré atar por cualquier sacerdote pequeño y bilioso (de genio destemplado) al cual le es más importante la grandeza de su autoridad religiosa que la sanación verdadera del alma de sus llamados "hijos de la confesión".

3 ¡Mira, tales sacerdotes contratados no pertenecen a Mi rebaño! Ellos espantan a los lobos de las ovejas pero solo motivados por la lana, mas no por la vida espiritual de las ovejas mismas. Al contrario el 'pastor verdadero' apacienta y protege a las ovejas pensando en la vida misma de ellas, porque son su propiedad, y no se preocupa tanto de la lana, aunque esté consciente que cuando la vida es preservada, también traerá lana con seguridad.

4 ¡Oh, tan solo mira afuera, en Mi gran Creación! ¡Mira, todo esto se compone de Mi Amor y Sabiduría, Mi Misericordia y Gracia! ¿¡Piensas que Yo hago todo esto a través del poder y permiso supuestos de algún sacerdote y cuando Yo renuevo, mantengo a la tierra y a todos los mundos incontables y cuando Yo, en todos los casos, los lleno de habitantes!? ¿¡O acaso Yo debo preguntar a algún sacerdote para que Me dé permiso y Me aconseje sobre cuánta luz debo Yo suministrar al sol, y cuándo debe salir y ocultarse el mismo!? ¡¿O acaso, en aquella época, no fueron justamente Mis sacerdotes los que Me hicieron tales cosas a Mí y blasfemaron contra Mí como si Yo fuera del Diablo que estaba en contra de su supuesto reino de Dios, el cual se había convertido más en un reino de Satanás gobernado por tales sacerdotes contratados y que en parte tal reino existe ahora nuevamente!?

5 O cuando un hombre vive, ¿vive gracias a Mí o gracias al sacerdote? - Yo te digo que soy un Señor, Dios y Padre completamente libre y poderoso sobre todas las cosas, y no dependo ni en lo más mínimo de algún sacerdocio y soy el Único que puede perdonar de sus pecados a cualquiera que se Me acerque arrepentidamente en todo Amor; ¡porque Yo también soy un Señor sobre todos los pecadores! Y si Yo quiero perdonar a alguien de sus deudas debido al completo cambio en sus intensiones - mira, Yo no estoy allí como un sacerdote "preocupado por su lana" que cree que tiene el poder de privar de la absolución debido a razones necias.

6 ¡Porque en Verdad, si Yo viniera pronto a la tierra, entonces los perros y gatos me reconocerían mucho antes que tales sacerdotes con ansias de dominar, a quienes solo les interesa la lana, ya sea de una u otra forma, pero nunca, o casi nunca, les interesa la vida misma!

7 Pero si algún sacerdote no quiere darte su absolución que no tiene mucho que decir, entonces anda donde un segundo, tercero, etc. ¡Y si no encuentras a ninguno que te quiera absolver entonces tan solo ven consoladamente a Mí y piensa en el hijo pródigo y ten la seguridad que Yo como Padre verdadero, santo y bonísimo recibiré ciertamente a Mi Casa y a Mi Corazón con los brazos abiertos a Mis Hijos mucho antes que a todos los sacerdotes contratados faltos de corazón!

8 ¡Por eso no tengas preocupaciones dentro de ti y sígueme! ¡Yo nunca te dejaré que te pierdas! - ¡Solo diríge a tus hijos pequeños hacia Mí, tarea en la cual Yo estaré a tu lado! Y piensa que el Señor de toda la Creación es también aun más un Señor del espíritu y puede hacer todo lo que Él quiera.

9 ¡Mira, Yo te conduzco y te conduciré por la eternidad! ¡Por eso no te preocupes mucho de los guías ciegos! - ¡Amén! ¡Esto lo digo Yo, tu Padre querido y bueno, que te está bendiciendo, Amén, Amén!

Fuente: dadi1.269
»Dadivas del Cielo«, tomo 1, Pág. 269
recibido por Jakob Lorber el 25 de enero de 1841