Quien es de Mí fácilmente podrá prescindir del dios del Mundo

Mira, así es necesario el dinero en el mundo para el mundo, pues él es el dios-mundo. Pero quien es de Mí fácilmente podrá prescindir de éste. Porque él tendrá todo el tiempo tanto como necesite para rendir tributo al mundo y pagar la cuenta al mesonero

23 de Mayo de 1842 por la tarde

00

01 ¡Oh sí, Mi amado Ans. H.-W., Mi mundo muy fácil, es decir el mundo del Amor verdadero, pero no el mundo mundano del egoísmo!

02 Mira, los trabajadores quieren ser pagados porque si no ellos al comprar pan no tuvieran con qué pagar a los panaderos adictos al dinero (y éstos a los molineros y éstos a los campesinos, y etc.)

03 El artesano quiere también ser pagado muy bien; pues de lo contrario él no pudiera adquirir herramientas con las cuales pudiera producir algo y ni pudiera comprar pan. Porque ahora la codicia de los hombres no da más pan gratis.

04 El comerciante y el vendedor quieren especialmente mucho dinero; pues sin éste ellos tampoco reciben nada con lo cual ellos pudieran comerciar. Y sin dinero tampoco hay pan para ellos.

05 El tejedor quiere dinero, el herrero también; pues casi ya no hay más pan sin dinero en ninguna parte, ni siquiera el pan del mendigo.

06 El estado quiere mucho dinero, de lo contrario ¿cómo pudiera pagar a los muchos, muchos funcionarios y darles el pan para un trabajo a menudo nada difícil, si es que ellos no quisieran adquirirlo con el dinero recibido del estado?

07 ¡Ahora puedes pensar como quieras, en el mundo mundano sin dinero no pasa nada en ningún caso en el tiempo actual! Sí, Yo te digo, ahora el dinero es tan necesario para el mundo como Yo para el Cielo. Porque así como sin Dios no se puede pensar en ninguna cosa, ahora sin dinero tampoco es posible pensar en ningún mundo.

08 Porque cada mundo vive y subsiste gracias a su divinidad. Así como todos los cielos subsisten y viven gracias a Mí, de la misma manera también todo el mundo subsiste gracias al dinero y vive por este dios del mundo.

09 ¿O acaso cualquiera que no tiene dinero no busca pronto hacer dinero para que el dios del mundo sea más poderoso en cada uno tanto como en general?

10 ¿Qué le pasaría hoy a un hombre, obligado por la situación,  que no mantenga a su dios del mundo en un templo construido? Y si no lo hiciera ¿en qué dificultades no se metería?

11 Pero para que se haga un servicio público a este dios se han construido los templos más gloriosos de todo tipo como las bolsas, bancos, todo tipo de cajas y fondos, servicio que se hace con un cuidado, puntualidad y precisión temerosa como casi nunca se me ha servido a Mí.

12 Incluso las mismas casas de oración ya están fuertemente a disposición de este dios. En estas casas Yo soy ya apenas algo y sólo cuando mencionan Mi nombre. ¡Porque ahora ya se puede comprar con el dios dinero incluso el “cielo” y la “vida eterna”!

13 Por eso, ¿qué hombre quiere ahora un dios mejor, más poderoso y efectivo?

14 Si deseas una esposa, mira, si Yo fuera contigo incluso en forma visible a una casa y quisiera pedir para ti a algún padre mundano la mano de su hija — Yo te digo, él nos mostrará la puerta a nosotros dos, si es que incluso no nos expulsara si no pudiéramos defendernos suficientemente en esta situación.

15 ¡Por eso tú no me necesitas en lo absoluto, ni junto a ti, ni dentro de ti, sino sólo necesitas dirigirte al dios del mundo! Si ya te has apropiado de él entonces ya puedes tocar la puerta, en donde quieras, y se te abrirá la puerta incluso en la media noche.

16 Pero ¿dónde vive ahora aquel padre que no entregaría completamente, a su hija en pleitesía a este dios? ¡Porque las hijas casadas como esposas también quieren comer y estar lindamente vestidas! Pero, ¿en dónde se consigue ahora vestido y pan sin dinero?

17 Mira, ¡ahora ya nadie más puede vivir completamente sin dinero! Sí, en verdad Yo te digo: si Yo mismo viniera hoy al mundo, así como antes vine en Belén, Yo también tendría que tomar dinero de alguna parte. Y si algunos tres sabios del oriente vinieran otra vez cargados de riquezas, aquí Mi madre de Mi cuerpo seguro que tendría que confiar inmediatamente el oro recibido a alguna caja de ahorros, para que Yo tuviera algo en Mis manos en caso de que creciera para sobrevivir en este mundo y para que tuviera algo de comer.

18 Mira, así es necesario el dinero en el mundo para el mundo, pues él es el dios-mundo.

19 Pero quien es de Mí fácilmente podrá prescindir de éste. Porque él tendrá todo el tiempo tanto como necesite para rendir tributo al mundo y pagar la cuenta al mesonero.

20 Quien no es de Mí que siga sirviendo al dinero. Pero éste le arrojará malos intereses en el más allá, en el reino espiritual, así él hubiera colocado su dinero en el mundo al cien por ciento en todas las casas de oración del mundo y tuviera lleno todos bancos!

21 Por eso Yo te digo: ¡En verdad, en verdad Yo y el dinero somos los dos polos más opuestos de toda la infinitud completa!

22 ¡Toma bien atención de esto y ten la seguridad que Yo tengo la capacidad de mantener muy bien en la tierra a los Míos, incluso si ellos no tuvieran ningún céntimo! — ¡Pero tú apóyate en Mí, así obtendrás la vida de Mí, tu Padre! — Amén.

»Dadivas del Cielo«, tomo 2, Pág. 083
recibido por Jakob Lorber el 23/05/1842


1 Mateo 17,24-27:

    Cuando llegaron a Capernaum, vinieron a Pedro los que cobraban las dos dracmas, y dijeron: ¿Vuestro Maestro no paga las dos dracmas? Y él dice: Sí. Y entrando él en casa, Jesús le habló antes, diciendo: ¿Qué te parece, Simón? Los reyes de la tierra, ¿de quién cobran los tributos o el censo? ¿De sus hijos o de los extraños? Pedro le dice: De los extraños. Jesús le dijo: Luego los hijos están exentos. Sin embargo, para que no los ofendamos, ve al mar, y echa el anzuelo, y el primer pez que viniere, tómalo, y abierta su boca, hallarás un estátero: tómalo, y dáselo por mí y por ti.