La mujer se encuentra dentro del círculo y por tanto está más cerca a Mí que el hombre con su cabeza dirigida hacia el exterior del círculo.

El gran círculo de las criaturas de Dios

La mañana del 6 de julio de 1842

1 Escribe entonces algunos puntos para Elise H. porque ella lo desea así en su corazón, y porque siempre Me agrada cuando alguien tiene una grande y viva apetencia por Mí.

2 ¡Mira, Mi querida mujer, un círculo, como tal, es una línea curva completamente cerrada alrededor de un punto medio! Mira, el punto medio soy Yo, y el círculo es el gran Poder de Mi Orden eterno que subsiste eternamente mediante Mi Ser. En este círculo están todas las criaturas.

3 Pero este círculo está dividido en sí por siete círculos (concéntricos). - Sobre el círculo que está más cercano a Mí, es decir al punto medio, se encuentran los hombres de la Tierra que son Mis Hijos. - Sobre el segundo círculo, visto desde el interior, están los hombres de todos los astros. - Sobre el tercer círculo están los animales de la Tierra. - Sobre el cuarto los animales de los astros. - Sobre el quinto está toda la vegetación de los cuerpos del cosmos sin ser diferenciados entre sí. - Sobre el sexto están juntos todos los planetas, las lunas y los cometas. - Y sobre el gran séptimo están finalmente todos los soles, sin diferenciarse por su tamaño.

4 ¡Mira, este es Mi Orden! - Toda vida y existencia surge desde el punto medio. Y éstas se transmiten a través de todos los círculos hasta el círculo más externo. Pero sobre cada círculo se forma un espíritu individual de los cuales entonces se generan y subsisten constantemente Mis Siete Espíritus. Por eso ellos también se llaman: los Siete Espíritus de Dios que en sí no son otra cosa que los poderes ordenados del punto medio que actúan según su género del Orden proveniente de Mí.

5 Ahora imagínate al primer círculo, al más interior. - Sobre este la mujer está con la cabeza dirigida hacia el punto medio - pero el hombre está sobre el círculo en dirección hacia afuera, es decir en sentido opuesto al de la mujer. - Aquí habría que preguntarse: ¿Porqué es esto así? Mira, mira, cuando la vida (que proviene desde el punto medio) alcanza el séptimo círculo (el de los soles) entonces rebota en él y retorna inmediatamente hacia el centro pasando otra vez a través de todos los círculos.

6 ¿Pero cómo sucede tal retorno de toda vida? - Ahora mira, el hombre absorbe dentro de sí y en forma espiritual toda vida que retorna a través de su constitucion y su posición. Cuando él ya está cargado con la substancia de la vida, entonces él la deja fluir hacia su polo opuesto que ha sido bien condicionado. Aquí este polo opuesto es bien alimentado y despues es nacido esencialmente para una mayor perfección. Y cuando ya se haya perfeccionado entonces retorna hacia el punto medio como una vida consciente de sí misma y en completa libertad. ¡Pero una vida imperfecta será repelida y conducida hacia el ardiente círculo de fuego de los soles, para que ella se consolide y fortalezca de nuevo a través de todos los siete espiritus que provienen de Mí!

7 Pero si ahora tú observas espiritualmente esta posición verdadera, dime, ¿quién de los dos está constantemente más cerca de Mí, el hombre o la mujer? - Tendrás que decir: La mujer, porque ella está puesta dentro del círculo más interior. - Ahora traza una línea que parte desde el punto medio hasta el el círculo mas externo, el círculo de fuego de los soles, ¿qué representa esta línea? - ¡Mira, esta línea representa Mi gran Paciencia!

8 Pero ya que la mujer se encuentra dentro del círculo y por tanto está más cerca a Mí que el hombre con su cabeza dirigida hacia el exterior del círculo - ¿qué puedes concluir entonces en forma natural y por sí mismo? - Mira: ¡Que Mi Línea de la Paciencia que toca primero a la mujer tiene que ser más corta que la línea hacia el hombre que llega a él recién después de haber pasando antes por la mujer!

9 Si esto ya está fundamentado en Mi Orden eterno, entonces, ¿qué regla se concluye por tanto para la mujer? - Mira y escucha: ¡que la mujer tiene que ser más voluntariosa y dispuesta que cualaquier hombre, de lo contrario Yo llego a ella más fácil con un castigo rectificador que sobre el hombre!

10 Pero así como la mujer piadosa y voluntariosa puede ser una raíz para toda vida, así como era María en forma corporal, entonces también así la mujer desobediente puede ser el fundamento de toda perdición. Por eso Mi Línea de la Paciencia es para la mujer significativamente más corta que para el hombre.

11 Ten en cuenta esto, tú Mi querida mujer, tanto para tí como para tus hijas, entonces estarás siempre sana, tanto espiritualmente como corporalmente. - Amén.

Fuente: dadi2.114
»Dadivas del Cielo«, tomo 2, Pág. 114
recibido por Jakob Lorber el 6 de julio de 1842