¡Y con este billete de banco en el corazón y en la mano puedes viajar fácilmente por todo Mi Reino y por todo el territorio celestial infinito!

4 de noviembre de 1842

1 Dale esto a Mi amado K. G. L. porque pertenece al acuerdo legal que los deudores paguen al dueño de la casa y a tiempo justo el alquiler por su habitación.

2 Por eso escribe como sigue:

3 ¡Escucha, Mi amado K. G. L.! Sabes que Yo te dije una vez: ¡Yo quiero tomar una habitación "con todas Mis pertenencias" en una pequeña parte de tu casa! - ¡Mira, Yo he cumplido con Mi Palabra, y de esto, con seguridad, te habrás dado cuenta por algunos sucesos que te han entristecido exteriormente pero que, sin embargo, han sido de una utilidad de valor incalculable para tu espíritu!

4 Y ya que Yo, con seguridad, he habitado en tu casa, y aun sigo habitando y pienso vivir contigo todavía por mucho tiempo más y proteger también tu casa con fidelidad, entonces por eso no hay nada más justo para Mi (que a veces soy un inquilino algo molestoso) que te pague, como el dueño de la casa, el alquiler por la casa y la habitación en el tiempo correcto.

5 ¡Mira, aquí ya estoy Yo y tengo en Mi mano un buen "billete de banco de seguro de vida"! ¡Tan solo recíbelo y ponlo en la caja de tu economía doméstica que está en tu interior, y con el tiempo te darás cuenta cómo, de forma maravillosa, se centuplican por sí mismos los intereses de estos celestiales y raros papeles del Estado!

6 Si bien es cierto que sobre estos billetes de banco no está escrito nada más que (aunque con una escritura bien legible) la sencilla palabra : Amor. - Pero puedes estar seguro que este papel del Estado es la única moneda que circula en Mi Reino, papel sin el cual nadie puede subsistir en Mi Reino. ¡Y con este billete de banco en el corazón y en la mano puedes viajar fácilmente por todo Mi Reino y por todo el territorio celestial infinito!

7 ¡Por eso te doy Amor, Mi amado K. G. L., Mi Amor como la única fianza de la Vida eterna dentro de Mí! Ponla en la buena "caja" de tu corazón y pronto te convencerás que este, Mi "papel del Estado", nunca estará en un curso descendente sino en uno que por la eternidad asciende al infinito.

8 ¡Toda la eternidad y todo el infinito tienen que pagar interes al AMor! Por eso sus "porcentajes de vida" son también infinitos.

9 Por tanto si tienes Mi Amor entonces tienes todo y ya no necesitas preocuparte por nada más. Porque este, Mi Amor, se encarga, en Sí, ya eternamente por todo y ya se ha encargado de todo.

10 Y no podrás decir: ¡Oh Padre! ¡Por eso dame este Tu Amor! - Porque Yo te lo doy justamente ahora como "el alquiler". - ¡Recíbelo y utilízalo siempre con diligencia! Porque no podrás más deshacerte de él tan fácilmente. Y cuanto más lo vayas a usar tanto más grande y valioso se volverá, y su valor se conservará vivamente ascendente por la eternidad.

11 Pero por este pago también tendrás que aceptar que Yo habite aun por más tiempo contigo. Y cuanto más y más empiece a gustarme en tu casa entonces tendrás que aceptar que con el tiempo Yo tome toda tu casa como Mía que lo compraré con un chelín, para que entonces puedas decir como Pablo: ¡Ahora ya no vivo yo, mas Cristo vive en mí! (Gal 2:20)

12 ¡Recibelo amorosamente de Mi Mano como la fianza de vida del más alto precio por este tu día! Porque Yo te lo doy para la eternidad. Amén.

Fuente: dadi2.142
»Dadivas del Cielo«, tomo 2, Pág. 142
recibido por Jakob Lorber el 4 de noviembre de 1842