Giotto di Bondone (1267-1337), Cappella Scrovegni a Padova, Ascension
Giotto di Bondone (1267-1337), Cappella Scrovegni a Padova, Ascension

En el siguiente mensaje el Señor revela un corto evangelio original escrito por testigos oculares presentes durante Su ascensión.

Despues de leer este evangelio original podemos comprender más fácil este hecho y además tener una idea sobre los cambios que han sufrido los evangelios bíblicos que nos han llegado hasta nuestro tiempo.

Cabe decir que a pesar de estos cambios los evangelios en la Biblia no perdieron nunca el Espíritu del Señor.

Para un mejor estudio al final de este mensaje se encuentran algunos de los versículos bíblicos relacionados a este suceso.

Bendiciones

Luis Martínez

24 de mayo de 1843

1 Escuchad un evangelio no conocido sobre la ascensión al cielo del Señor que sucedió en Betania sobre una montaña que antes no tenía nombre y por eso recién después de la ascensión del Señor recibió el nombre de: "La altura del Señor", también: "altura de la ascensión", pero también según algunos: "el camino hacia la altura de Dios".

2 Pero, ¿cómo era este evangelio aunque era corto? - El evangelio, contado por todos los testigos oculares, decía en ese entonces así:

    3 »Después de la aparición del Señor en el lago, allí donde Sus Hermanos laboraban en la pesca, el Señor permaneció aun algunos días entre ellos y les reveló secretos de la vida interior.

    4 Pero no estubo permitido escribir lo que Él les habló en este tiempo debido a la multitud y la incapacidad de entendimiento del mundo.

    5 Pero allí no estaban presentes todos Sus Hermanos y Apóstoles sino en especial sólo Sus Seres amados. Aquellos eran: Pedro, Santiago, Felipe, Santiago el pequeño, Andrés, Mateo y Juan.

    6 Pero dos días después de un sábado el Señor dijo a Pedro:

      "¡Simón, ya que Me has jurado tres veces en tu corazón que me amas, para que apacientes Mis Ovejas, anda allá y predica a los otros hermanos que el Señor Señor les espera!"

    7 Y Simón Pedro fue e hizo lo que el Señor le había pedido.

    8 Pero cuando los otros hermanos se enteraon de esto entonces abandonaron inmediatamente Jerusalén y se fueron hacia Betania y con ellos mucha gente del pueblo que también creía en la Palabra del Señor.

    9 Pero como llegaron a un lugar en donde el Señor permanecía con los seis, muchos creyeron que Él era el Señor que había sido crucificado. - Pero también habían muchos entre el pueblo que no creían y consideraban al Señor como un discípulo disfrazado que tenía mucho parecido con el Señor, tanto en el rostro como en la persona.

    10 Pero el Señor abrió Su Boca y dijo a Sus Apóstoles:

      11 "Mantenéos así aun durante diez días entonces Yo os enviaré y daré al Espíritu Santo. No os enviaré y daré un espíritu extraño, sino Mi Espíritu del Amor y de toda Sabiduría os enviaré y os daré para que seáis poderosos a través de Él, así como Yo era poderoso entre vosotros a través del Padre que desde la Altura de toda Santidad de Dios Me ha enviado a vosotros en toda Su Plenitud.

      12 Pero así como el Padre está dentro de Mí y Yo dentro de Él y nosotros somos uno desde la eternidad, así también vosotros y Mi Espíritu dentro de vosotros seréis uno hasta el fin del mundo.

      13 Si bien ahora Yo dejaré de ser visible para vosotros, y no me veréis más con los ojos de vuestra carne, pero Yo permaneceré con vosotros en Mi Espíritu hasta el fin del mundo. Y Éste, Mi Espíritu, os conducirá en toda Sabiduría y os dará todo lo que pidáis en Mi Nombre.

      14 Pero Yo no puedo permanecer más entre vosotros así debido a vuestra salvación eterna sino que debo ascender a la Altura de Mi Poder eterno para poder prepararos una morada permanente en el Reino de los Cielos.

      15 Si bien vosotros no podéis ir ahora allí a donde Me veréis ir; pero ya llegará la hora a vosotros en donde podréis ir a donde Yo voy ahora.

      16 Pero cuando halláis recibido al Espíritu que proviende de Mí , entonces viajad hacia todos los países de la Tierra y enseñad a todos los pueblos lo que Yo os he enseñado y lo que habéis visto, y bautizadlos entonces en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo que mora en vosotros.

      17 Y aquellos que acepten vuestra doctrina y sean bautizados por vosotros así como Yo fui bautizado en el rio Jordán por Juan, sobre ellos vendrá el Espíritu Santo que proviene de Mí y dará testimonio de Mí en sus corazones ante vuestros ojos."

    18 Después de estas palabras el Señor les insufló a todos Sus Apóstoles y a continuación les dijo:

      19 "¡Este es Mi Espíritu! ¡Así como Yo, en el pasado, insuflé a Adán un alma viviente a través de los orificios de su nariz, ahora Yo insuflo anticipadamente dentro de vosotros Mi Espíritu vivo para que vosotros no quedéis en ningún momento como huérfanos!

      20 ¡Por eso recibid este Mi Espíritu para queráis saber quién es un pecador! Este Mi Espíritu perdonará sus pecados al arrepentido; pero Mi Espíritu en vosotros retenderá al testarudo sus pecados. ¡Haced tales cosas también en Mi Nombre!

      21 ¡Soltad y atad sobre la Tierra - y también será soltado y atado en el Cielo!

      22 Pero no juzguéis a nadie y no maldigáis a ningún alma, si es que no queréis caer anticipadamente en la garganta de la venganza del mundo!"

    23 Después de estas Palabras el Señor subió a la pequeña montaña, y una nube luminosa le acogió. Y Él se volvió inmediatamente invisible ante los ojos de todos los presentes. Y muchos de los incrédulos fueron convertidos con este suceso.

    24 Pero pronto vinieron dos hombres luminosos de arriba, dieron testimonio sobre el Señor, prometieron Su Retorno en el futuro, y después desaparecieron. Y los hermanos y el pueblo retornaron con alegría a Jerusalén.

Fuente: dadi2.208
»Dadivas del Cielo«, tomo 2, Pág. 208
recibido por Jakob Lorber el 24 de mayo de 1843

Sobre la ascensión del Señor en la Biblia

La ascensión de Jesucristo es una expresión que procede de las primeras comunidades cristianas, para hacer referencia a la glorificación que según la Biblia recibió Jesús de Nazaret tras su muerte, de manos de Dios Padre.

La tradición judía, mantenía el símbolo de que el cielo era como la morada de Dios, simbología que fue adoptada por el cristianismo. De ahí, que la ascensión a los cielos sea el símbolo de que Jesús es investido de la divinidad de Dios.

Enciclopedia Libre Universal

La gran comisión

Pero los once discípulos se fueron a Galilea, al monte donde Jesús les había ordenado.

Cuando lo vieron, lo adoraron, aunque algunos dudaban.

Jesús se acercó y les habló diciendo: «Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.

Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre de Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado. Y yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo».

Mateo 28,16-20

Jesús comisiona a los apóstoles

Finalmente se apareció a los once mismos, estando ellos sentados a la mesa, y les reprochó su incredulidad y dureza de corazón, porque no habían creído a los que lo habían visto resucitado.

Y les dijo:

--Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.

El que crea y sea bautizado, será salvo; pero el que no crea, será condenado.

Estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios, hablarán nuevas lenguas tomarán serpientes en las manos y, aunque beban cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.

La ascensión

Y el Señor, después que les habló, fue recibido arriba en el cielo y se sentó a la diestra de Dios.

Ellos, saliendo, predicaron en todas partes, ayudándolos el Señor y confirmando la palabra con las señales que la acompañaban. Amén.

Marcos 16,14-20

La ascensión

Después los sacó fuera hasta Betania y, alzando sus manos, los bendijo.

Aconteció que, mientras los bendecía, se separó de ellos y fue llevado arriba al cielo.

Ellos, después de haberlo adorado, volvieron a Jerusalén con gran gozo; y estaban siempre en el templo, alabando y bendiciendo a Dios. Amén.

Lucas 24,50-53

Jesús se aparece a los discípulos

19 Cuando llegó la noche de aquel mismo día, el primero de la semana,estando las puertas cerradas en el lugar donde los discípulos estaban reunidos por miedo de los judíos, llegó Jesús y, puesto en medio, les dijo:

--¡Paz a vosotros!

Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Y los discípulos se regocijaron viendo al Señor.

Entonces Jesús les dijo otra vez:

--¡Paz a vosotros! Como me envió el Padre, así también yo os envío.

Y al decir esto, sopló y les dijo:

--Recibid el Espíritu Santo.

A quienes perdonéis los pecados, les serán perdonados, y a quienes se los retengáis, les serán retenidos.

Juan 20,19-23