No hay victoria más hermosa que la obtenida por el Amor y la Verdad.

2 de junio de 1843

0 Una palabrita para Pauline H.

1 No hay victoria más hermosa que la obtenida por el Amor y la Verdad. Pero, ¿!quién quiere contar la cantidad de ejércitos enemigos que luchan en contra del Amor y la Verdad celestiales, incluyendo todas las armas destructivas, y calcular también la cólera de los enemigos con la cual estos dos hermanos maravillosos han sido amenazados constantemente!? Los enemigos han golpeado como una tormenta poderosa contra ellos dos y se enfurecieron una y otra vez como las olas del mar tempestuoso.

2 Pero el Señor Todopoderoso en el Cielo siempre supo lidiar con la cólera de ellos. Él Mismo protege al pequeño grupo que vive y lucha por el Amor y la Verdad. Él le da valentía, fuerza, alteza espiritual, grandeza de alma, confianza, perseverancia y victoria. Y los enemigos tienen que callar con todas sus armas y su cólera como si ellos nunca hubieran existido.

3 La buena causa gana, y suena un alto y sagrado canto triunfal desde un extremo al otro del mundo. ¡Y entonces cada día será una fiesta del espíritu que logró convertirse en un ganador en el Amor y en toda Verdad que proviene del Amor!

4 Por eso, ¡dejemos que los turcos festejen su día feriado, los judíos su Sabbat y los cristianos de nombre el domingo! ¡Pero nosotros queremos festejar cada día en el Amor al Señor, nuestro Santo Padre bonísimo en el Señor Jesucristo! A través de esto caminaremos en luz y nos alegraremos todo el tiempo de la victoria en el Señor que es el Amor Eterno Mismo, la Sabiduría Misma y la Verdad Misma.

5 ¡Que siempre Su Nombre Santo sea altamente enaltecido y alabado! Amén.

»Dádivas del Cielo«, Tomo 2, página 221,
recibido por Jakob Lorber