¡Esta Palabra maravillosa no se encuentra en los cuatros evangelios, Tú que eres el Señor todo llenísimo de Amor, quieres darnos a conocer en qué oportunidad has dicho esta Palabra de Padre celestial!

6 de julio de 1844

0 ¡Oh Señor! En un discurso de despedida en Mileto, Pablo dijo a los ancianos que había que tener en cuenta la siguiente Palabra del Señor Jesús: "Más bienaventurado es dar que recibir." (Hechos 20,35) ¡Debido a que esta Palabra excelsamente maravillosa no se encuentra en los cuatros evangelios, por eso te pido a Ti, Tú que eres el Señor todo llenísimo de Amor, que quieras darnos a conocer en qué oportunidad has dicho esta Palabra de Padre celestial!

1 (Jesús:) "¡Mi amado A.H.-W.! ¿Cómo puedes preguntar por esto? - ¡Pues que debe estar claro para ti que a lo largo de los treintaitres años con seguridad he hablado más que los que contienen los cuatros Evangelios! - Por eso Pablo puede haber tomado muy bien alguna Palabrita hablada por Mí que no se encuentre en los cuatros Evangelios pero sí en los Hechos y en las parábolas.

2 Sin embargo pero, para que satisfagas tu afán de saber, entonces sabe que esta frasecita era un lema común en Mí que precedía a cada acción, como también a veces, a cada discurso. Por eso tampoco puedo mostrarte aquí alguna circunstancia específica en donde se pronunció esta frasecita. Porque en Mí, todo lo que Yo dije e hice, era una dádiva generosa a los hombres. ¡Por eso siempre precedía esta pequeña expresión. Y los evangelistas no la incorporan (en sus escritos) porque para ellos esta era una usada muy frecuente y a diario que salía de Mi Boca!

3 ¡Pero Pablo, en ese entonces, pudo saber muy bien de tal particularidad del Señor y por eso la dio a conocer, durante su discurso de despedida, a los ciudadanos de Mileto que eran de corazón algo duro, y con esto también a vosotros para que la observéis estrictamente!

4 Oh, ¡que vosotros queráis también recibirla y percibirla vivamente dentro de vosotros - y sentir vivamente cuánto más bienaventurado es dar que recibir! !Entonces esta frasecita sería también un lema vivo para vosotros!

5 Pero ya que estáis mucho más acostumbrados en recibir que en dar por eso que tampoco percibís la gran bienaventuranza del dar. ¡Pero esto no debe ser así entre aquellos que Yo he llamado y escogido!

6 Por eso Yo digo: Elegíd también este Mi Lema como el vuestro y así seréis Mis discípulos verdaderos y Mis hijos todo el tiempo y para la eternidad. Amén.

Fuente: dadi2.285
» Dádivas del Cielo «
Tomo 2, pág. 285
Recibido por Jakob Lorber
el 6 de julio de 1844