‘‘¡Señor! ¡Padre, llenísimo de Amor! ¿Que hay de cierto en el manto que supuestamente es tuyo, usaste durante tu vida corporal y es mostrado en la ciudad Tréveris1 bajo el pago de una fuerte suma de dinero y con la presentación de indulgencias eternas? Oh Señor, ¡el asunto me parece muy sospechoso! ¿Hay algo de cierto en el manto mismo? ¿Y cómo llegó esta reliquia santísima a Tréveris?. ’’

31 de agosto de 1844

1 Escucha, así el manto fuera verdadero, ¡Cristo no está en el manto! Y para el colmo el manto proviene del siglo XV y fue confeccionado en Tréveris mismo y presentado como una supuesta y extraordinaria reliquia encontrada por ciertos monjes de Jerusalem que lo llevaron a Tréveris a través de Roma y bajo el pago de una fuerte suma de dinero como sacrificio en el que, con seguridad, Cristo no vive allí. Entonces, ¿qué habrá de cierto allí? ¡Yo pienso verdaderamente que no será necesario aclarár más este asunto!

2 ¿Qué hacen hombres ambiciosos cuando quieren ser ricos y, con esto, poderosos, pero que no lo pueden lograr de manera honesta y honrada? ¡Mira, ellos empiezan a mentir, engañar, robar y, finalmente, a asaltar y asesinar!

3 ¡Aquí se empezó con una fuerte mentira y con una estafa mucho más fuerte aun! ¡A esto seguirá pronto ratería, robo y asesinato!

4 ¡Se Me construirá una catedral suntuosa! Pero, ¿cuándo he pedido Yo esto jamás? ¿Acaso no suelo morar Yo únicamente en el corazón humano, siempre y cuando esté lleno de amor y libre de todo lo que sea mundano? ¡Entonces, ¿para qué debería servir la catedral, y, en especial, si su fundamento es el engaño?!

5 Pero Yo digo: Esta catedral será, a pesar de todo, algo útil, es decir, será una gran y enorme piedra del escándalo general, y servirá como un nuevo testimonio para aquellos que no creen en la historia, para que sepan como sucedió antes, durante los tiempos oscuros en Roma, cuando se obró en forma sacrílega. Yo digo, ¡peor que en Babel del pasado y que los gentiles!

6 ¡Porque ellos, de alguna manera, tenían un miedo secreto ante uno u otro de los ídolos! Pero estos no tienen el más mínimo temor, ni fe alguna y ni una pisca de Amor; sino que ellos se presentan a sí mismos como si fueran Mis Señores. Yo debo ser así como ellos Me necesitan para sus grandes sacos de oro y plata. Se prohibe Mi Palabra y, a cambio, se entrega a la pobre humanidad la basura más sucia y mal oliente! ¿Qué es todo esto?

7 ¡Mira, así el "hijo pródigo" tiene que comer con los cerdos y no tiene permitido gozar con ellos siquiera la más miserable harina de orujo2 ! ¡Por eso, el enemigo debe subir, para que haga su última caida para la eliminación eterna de su naturaleza miserable!

8 Pero vosotros alegraos de esto porque también es la higuera que siendo jugosa comienza a brotar sus capullos y muestra que ya está muy cerca a la puerta!

9 ¡Oh, ay de ti, que mientes y engañas sin objetivo ni medida! ¡Que vengan pronto sobre ti ladrones, asaltantes y asesinos y te tomen como hacen los animales salvajes con su presas cazadas y no respetarán ni siquiera la médulas de los huesos!

10 ¡Oh, mira, ni la peor prostituta hace esto que ahora hacen ellos de nuevo! ¡Por eso que encuentren su merecido salario!

11 ¡Pero ahora cerramos el tema! ¡Y no habléis más de esto! Porque no es loable para aquel que tiene el Cielo que divague sobre aquello que pertenece al infierno! Basta con que sepáis que el ropaje es falso y por tanto no tiene a Cristo por toda la eternidad.

12 ¡Pero, así como es este ropaje, así es toda la iglesia que deja ver, previo pago de una elevada suma, como lo hacen los malabaristas con su arte!

13 ¡Ahora sabes todo! ¡Por eso que no se hable más de esta abominación de desolación! Amén.

Fuente:"Dádivas del Cielo" recibido por Jakob Lorber (dadi2.290)