El hecho que el hombre iluminado por Cristo es también la cabeza o la luz de la mujer, así como Cristo es la cabeza y la luz del hombre, esto ya lo muestra la naturaleza de las cosas ya que el hombre es en el fondo el polo positivo, también el polo luminoso de la mujer.

21 de diciembre de 1847

    Pero vosotros debéis saber:
    La cabeza de cada hombre es Cristo;
    la cabeza de la mujer es el hombre;
    la cabeza de Cristo es Dios

    1 Cor.11,3;

1 Este texto, como difícilmente otro, es uno de esos que se entienden fácilmente en forma natural. - Solo que aquí hay que saber quién y qué es un "hombre".

2 El "hombre" es la polaridad de lo divino que es el Altísimo, es decir el punto de culminación de la Luz de Dios. Pero esta Luz de Dios es Cristo que vino al mundo como una luz que iluminó la oscuridad del mundo (es decir a los hombres del mundo). - Pero si Cristo es una Luz de las luces, entonces también es la cabeza de la luz del hombre y de su polaridad más superior, y tambien, positiva.

3 Pero si una cabeza es ciega y sorda y muda entonces no es una luza para el cuerpo del hombre, y tampoco una polaridad superior positiva. - ¡Así mismo sucede con la masculinidad cristiana! - Entonces un hombre es recién un "hombre" cuando él está en la Luz de Cristo o cuando Cristo es verdaderamente la polaridad positiva del hombre - sin tal luz ningún ser humano masculino sería un hombre verdadero sino tan solo una forma hueca.

4 Pero si Cristo es la luz verdadera del hombre, entonces ella también es la "cabeza" de él (porque la cabeza es la luz del hombre). - ¡Yo pienso que esto es tan fácil de entender!

5 Y el hecho que el hombre iluminado por Cristo es también la cabeza o la luz de la mujer, así como Cristo es la cabeza y la luz del hombre, esto ya lo muestra la naturaleza de las cosas ya que el hombre es, en el fondo, el polo positivo, y también el polo luminoso de la mujer.

6 Pero el hecho que Dios sea la Cabeza de Cristo, puede sonar, por supuesto, algo especial, pero es, sin embargo, una y la misma relación.

7 Porque "Dios" o el "Amor" es dentro de Sí el Fuego original y la Luz original y es por tanto también el verdadero Fuego y Luz en el Hombre divino Cristo Jesus. A través de plenitud infinita de esta Luz vive, en forma corporal, la "plenitud de la Divinidad" en Él, Cristo, es decir en la realidad, y no sólo a través de una sobreirradiación, algo parecida a la del sol en un espejo. ¡Porque dentro de Cristo estÁ el mismo Sol (de la divinidad) y no solo su imagen!

8 Pero así como el sol natural es la cabeza o la luz o el polo positivo de todos los otros astros planetarios, así también la Divinidad es la Cabeza de Cristo. ¡Ya que la Divinidad es la Luz fundamental y existencial, es el ser fundamental de toda existencia. Cristo es el verdadero hombre-Dios perfecto y por tanto Dios en toda la plenitud infinita de este concepto altísimo!

9 Pero Cristo no sería Cristo sin Dios , y Dios no sería Dios sin Cristo - al igual que el hombre sin cabeza no sería un hombre, y la cabeza sin hombre sería un absurdo!

10 Y por eso también el ser humano o el hombre sin Cristo no es ningún ningún ser humano o ningún hombre. Y Cristo sin el ser humano - ¡¿quién podia pensar en Él?! ¿Sería una mujer sin el hombre una mujer? ¡Con seguridad que no! Porque donde no hay algo positivo tampoco puede pensarse algo negativo. Y en donde falta lo negativo tampoco lo positivo podría expresarse en lo absoluto. De la misma manera, cuando a un hombre se le corta la cabeza, el uno no puede vivir sin el otro, a pesar que cada una de las partes tiene de por sí funciones de vida propias - de la misma manera tampoco un hombre que se ha separado de Mí en su corazón puede tener una vida.

11 Yo pienso que este texto ahora va a estar bien claro e iluminado. ¡Tenedlo ahora en consideracion en esta su claridad! Amén.

Fuente: dadi2.393
»Dadivas del Cielo«, tomo 2, Pág. 393
recibido por Jakob Lorber el 21 de diciembre de 1847