Poeta y médico

 


Autografía de Kerner con su Kleksografía

 

Contenido




Minibiografía

 

Justinus Andreas Christian Kerner (18/09/1786 – 21/02/1862), fue un poeta alemán y escritor en medicina. En 1815 obtuvo el cargo de director del distrito médico en Gaildorf y fue transferido en 1818 a Weinsberg, en donde vivió hasta el fin de sus días. Su casa era visitada gustosamente por muchas personalidades de la literatura y música. En 1826 lo visitó Friederike Hauffe, la hija de una vidente en Prevorst; ella formó el tema de la famosa obra “La Vidente de Presvorst – Revelaciones sobre la vida interior del hombre y sobre el paso de un mundo espiritual al nuestro” (1829; 6a edición, 1892). En 1826 publicó una colección de poemas. En adicción a su producción literaria Kerner escribió algunos libros populares sobre el magnetismo animal, un tratado sobre la incluencia del ácido sebácico en organismos animales.

 




A Justino Kerner
El primer editor de la Nueva Palabra

Tomado de una carta escrita por Anselmo Hüttenbrenner y dirigida a Justino Kerner, doctor en medicina en la ciudad de Weinsberg cerca de Heilbronn al lado del río Neckar, en el reino llamado en esa época Württemberg:

Finales de 1848

¡Vuestra Merced! En los escritos adjuntos[1] encontrará Ud. una gran dádiva de Dios, a decir: “La Historia de la Humanidad” revelada en nuestros días que trata desde la creación de la primera pareja humana hasta la muerte de Noe y algo más de allí.

2 Desde el 15 de Marzo de 1840 el Señor Jesús habla a diario dentro de un hombre pobre y sencillo que vive aquí y se llama Jakob Lorber. Él escribe lo oído o lo dicta a uno de sus amigos de confianza.

3 Aparte de estas obras adjuntas nosotros poseemos también la revelación completa de nuestro sol que consiste en mas de 50 cuadernos, además la revelación de la tierra natural y espiritual, la descripción del bellísimo planeta Saturno, la historia completa de la infancia y juventud del Señor, después una gran cantidad de aclaraciones de textos importantes de antiguo y nuevo Testamento, una revelación sobre las posesiones, nueve escenas del más allá, de las cuales la última consiste en más de mil hojas de cuadernos (Quartseiten 1848), se trata de seres que van hacia su perfección; y finalmente una cantidad de respuestas del Señor a preguntas hechas sobre la situación extraordinaria de nuestro tiempo, además también varios poemas a los cuales pertenece el poema que adjunto y que ha sido publicado ya en la librería local Kienreich.

4 Nos hubiera gustado mucho haber comunicado al mundo este tesoro santo ya hace un buen tiempo, pero no teníamos permiso. Recién desde hace poco hemos recibido el encargo del Señor para su publicación. Éste dice así:

¡El tiempo, en el que el mundo necesita de esta mi nueva Palabra, ya está aquí! La “Prostituta” ya ha sido arrojada, los espíritus del dragón han sido hechos inofensivos. Por eso que salga ya el nuevo gran Día.

5 Ya que en este asunto importante me dirijo en primer lugar a Vuestra Merced …

(Lamentablemente el texto que debería continuar aquí no está disponible debido a que la hoja, en donde se había escrito el mismo y que pertenece al compendio llamado “ Bitácora espiritual”, ha sido retirada por una mano desconocida — Pero en la siguiente hoja continúa el texto interrumpido que contiene las expresiones de cierre de la carta: )

…para vivir verdaderamente, mi esposa querida y de bien con quién yo… viví feliz muchos años. Este suceso me ha conmovido fuertemente y es el motivo de porqué mi respuesta se ha demorado tanto.

6 ¡Si yo pudiera hacerle a Usted una visita cuando vengan días más pacíficos sería muy dichoso antes de mi muerte! ¡Quiero comunicarle antes que nadie a Usted todo lo maravilloso que he visto y oído en mis veinte años como magnetizador y después en el sepulcro de la paciente piadosa de Prevorst presionar un beso de amor y veneración en su noble frente!

7 Si tiene usted algunos minutos libres en los próximos años que quieran traerle bienaventuranza a Usted y a todos sus seres queridos, me reconfortaría Usted sólo con pocas líneas dirigidas a mí que le espera en la máxima consideración.

Anselmo Hüttenbrenner.

Fuente: “Dádivas del Cielo”, Tomo 2, pág. 415, 01.10.1848

_________
[1] Escritos originales de la obra de Lorber de tres tomos: “El Gobierno de Dios” El editor.




Justino Kerner y la Kleksografía

¿Quién de nosotros, en sus tiempos de colegial, no ha amenizado alguna vez las fastidiosas horas de estudio haciendo sobre un papel borrones de tinta que, doblado el pliego se transformaban en fantásticas composiciones? Cuando tal hacíamos, no podíamos imaginarnos que pertenecíamos al número de los kleksógrafos, entre los que han figurado verdaderas celebridades.

Una de estas celebridades, y acaso el creador de la kleksografía, o por lo menos el que le dio nombre, fue el poeta alemán Justino Kerner, que floreció en los primeros años del siglo XIX y fue uno de los maestros de la llamada escuela de Suavia.

Un día que el tintero de Kerner se volcó sobre sus papeles, el poeta, al doblar éstos, descubrió que acababa de hacer una linda mariposa. Probó a obtener otros dibujos y a fuerza de práctica llegó a adquirir un verdadero talento. La kleksografía acababa de nacer. Todos los amigos de Kerner se apresuraron a practicarla y a propagarla. De todas partes de Alemania se pedían al poeta manchas de tinta los mismo que podrían habérsele pedido autógrafos, y los álbumes de las elegantes se convirtieron en pocos años en verdaderos depósitos de borrones.

El arte del kleksógrafo tiene el incentivo del misterio, pues se ha demostrado que es imposible de todo punto calcular de antemano el resultado de un borrón. Ni siquiera hay un artificio que permita producir un dibujo preconcebido. El manejo de la pluma, la habilidad profesional, podrán dar siempre combinaciones artísticas, pero el autor no sabrá jamás de antemano lo que va a salir en el pliegue del papel. Justino Kerner dio algunas reglas para llegar a ser un kleksógrafo.

Ante todo, hay que extender la tinta con moderación, y no plegar el papel por ninguna mancha, porque en este caso la tinta correría por dentro del pliegue sin extenderse. De esta manera solamente se obtendrían los contornos de un objeto negro en el centro y pálido en los lados; es un procedimiento que sólo puede aplicarse para obtener arañas, escorpiones, langostas y cangrejos. El dibujo producido por la casualidad puede retocarse y completarse, bien con la pluma, bien con el pincel, y aun añadiendo nuevas manchas; pero hace falta seguir las indicaciones de lo que llama el poeta alemán "el espíritu de lo invisible". La casualidad es siempre la que debe guiarnos. Recuérdese el caso de aquel artista italiano de quien se habla en la "Vida de los mejores pintores, escultores y arquitectos" de Vasari. Este pintor, no acertando a representar un caballo con la boca llena de espuma, lleno de coraje arrojó la esponja sobre el lienzo para borrar su obra; por extraña casualidad, este movimiento instintivo le dio el resultado que apetecía; la esponja había extendido los colores de modo que el caballo aparecía con los labios inundados de espuma.

Kerner, el poeta alemán kleksografiaba también con café, pero los resultados nunca eran tan precisos porque esta bebida chorrea sin extenderse uniformemente. Otro célebre adepto de la kleksografía fue Víctor Hugo, que se complacía en transformar las manchas de tinta, ante los ojos de sus amigos, en paisajes, castillos o marinas de una extraña originalidad.

Un día que el célebre escritor se hallaba terminando una cuartilla se le vertió encima un tintero.

Sus amigos se quedaron consternados, pero él con la mayor calma les dijo: "Van ustedes a ver qué bonito". Con el enorme manchón, acababa de hacer un dibujo fantástico que no hubiera desdeñado en firmar un artista de fama.

Fuente:
Texto de Mario Roso de Luna, en Los titanes de lo extravagante y raro, Ediciones Anaconda, Buenos Aires, 1946.
Niusleter - Escritos curiosos de variada procedencia: http://www.niusleter.com.ar/cualquiera/historico.html




Nuevas aplicaciones de la toxina botulínica:

¿Cómo puede el veneno más potente del mundo
convertirse en un excelente fármaco?

 

El germen de la toxina botulínica, responsable del botulismo de las latas de conserva, fue identificado por primera vez por el doctor alemán Justino Kerner en 1822. Desde entonces, sus aplicaciones terapéuticas han ido creciendo y hoy se utiliza en el tratamiento de enfermedades que van del estrabismo, hasta la espasticidad.

Desde que en 1822 Justino Kesner describió por primera vez el ‘Clostridium botulinum’, un germen anaerobio, G(+), responsable del botulismo, han sido muy diferentes y contrarias las aplicaciones que se le han dado, desde la de potente arma biológica utilizada, por ejemplo, en la Guerra del Golfo, hasta la de potente arma terapéutica, para la espasticidad de los músculos.

El botulismo o envenenamiento botulínico de las latas de conserva afectó sobre todo a la población de principios del siglo XIX, desatándose tras la ingestión de alimentos infectados por la toxina. Al hacerlo, el afectado presentaba progresivamente afectación ocular con visión doble y borrosa, pupilas dilatadas, alteraciones gastrointestinales y finalmente la paralización de los músculos del organismo y consiguiente muerte por parálisis de los músculos respiratorios. A esta enfermedad se le llegó a dar el sobrenombre de "la enfermedad del viudo", pues en Inglaterra afectó especialmente a este colectivo, que despojado de su habitual cocinera, abusaba de la comida en latas de conserva.




Inocuidad y primeros usos terapéuticos

Pero a partir de la identificación del Clostridium, se obtuvieron de él siete tipos de toxinas botulínicas denominadas por las letras A, B, C, D, E, F y G. Al aislarse y envasarse cada una de ellas de forma aislada, pierden su capacidad de extenderse al resto del organismo y son totalmente inocuas. Fue el primer paso para convertir este veneno (la millonésima parte de un gramo de toxina botulínica puede matar a una persona), en una extraordinaria sustancia terapéutica. Sus propiedades permiten, por ejemplo, un tratamiento efectivo de la espasticidad, al poder inocularse en un músculo y paralizarlo de forma transitoria sin que se extienda más allá de la zona deseada.

Este concepto de paralización transitoria llevó hace dos décadas al norteamericano Alan Scott a utilizar la toxina botulínica del tipo A en el tratamiento del estrabismo. Si con ella se paralizaba levemente uno o varios músculos del globo ocular que desviaban el ojo de su posición normal, se conseguía poner en paralelo los ejes de ambos ojos, desapareciendo el estrabismo. Fue la primera de las muchas aplicaciones terapéuticas que se conocen hoy.

Llevados por un afán de recopilar todos los usos de la toxina botulínica en las diferentes especialidades médicas, dos neurólogos del Hospital Clínico Lozano Blesa de Zaragoza, los doctores Javier López del Val y Alfonso Castro han redactado un libro de inminente publicación a través de la editorial Masson, bajo el título La toxina botulínica: Aplicaciones terapéuticas, en el que han participado más de 25 profesionales de neurología, oftalmología, cirugía digestiva, cirugía plástica, estética, dermatología y farmacología, entre otras especialidades.

Varias especialidades se han beneficiado de las propiedades de la toxina botulínica, entre ellas, la neurología, la cirugía digestiva, la cirugía plástica, la cirugía estética y la dermatología, entre otras




Un gran número de aplicaciones terapéuticas conocidas

"Empezó a utilizarla la Oftalmología, pero rápidamente tomamos el relevo los neurólogos", explica López del Val, "aplicándola en distonía, en espasticidad y en parálisis cerebral". Pero son muchas más las aplicaciones que este especialista resalta. Por ejemplo, los urólogos la utilizan en problemas de esfínter de vejiga, secundarios a lesiones de la médula espinal. Los especialistas en aparato digestivo, en determinadas enfermedades en las que hay espasmos del esófago o del estómago, evitando operaciones quirúrgicas más complicadas. Los proctólogos en fisuras de ano, espasmo de ano o abscesos perianales, infiltrándola en el músculo del esfínter del ano relajándolo y evitando el dolor. Los cirujanos plásticos en el tratamiento de las arrugas faciales. Los dermatólogos en el tratamiento de la sudoración de las axilas y las manos. "Y por supuesto", concluye este especialista, "los rehabilitadores y traumatólogos en el tratamiento de secuelas de la espasticidad o de diferentes tipos de lesiones musculares".

Sobre la espasticidad, la toxina botulínica trabaja produciendo una relajación de los músculos, por ejemplo, "en pacientes que han sufrido un accidente vascular cerebral", explica Del Val, "por la retracción que produce la espasticidad y además del trabajo muscular físico, la toxina se inyecta en los músculos que más se retraen, evitando esa retracción y esas deformidades que pueden llegar a ser irresolubles".

Otro de los usos señalados en el libro es en el tratamiento de la parálisis cerebral. En ella ocurre igual que en la espasticidad. Como señala Del Val, "un niño con parálisis cerebral es un niño que ha tenido una lesión en el cerebro, durante el embarazo o el parto. Y por esa lesión sus músculos no se desarrollan adecuadamente y arrastran en sus retracciones a unas articulaciones y unos huesos que todavía son jóvenes". A muchos de estos niños hay que someterlos a repetidas operaciones quirúrgicas, por ejemplo, para extenderles el tendón de Aquiles o cualquier otro tipo de tendón. Pero en opinión de este neurólogo, "hoy con la toxina botulínica nos evitamos esa cirugía haciendo que los músculos tengan menos retracción y permitan al paciente crecer adecuadamente".

Al indagar en los diferentes usos de esta toxina, ambos doctores han encontrado más y nuevas aplicaciones, algunas de ellas sorprendentes. Por ejemplo, destaca este neurólogo, el tratamiento del codo de tenis. "Hasta ahora, al tenista que tenía codo de tenis, el traumatólogo lo tenía que operar para cambiarle el tendón, cambiarle el músculo de sitio para que no le comprimiera el nervio. Y ahora al aplicarle toxina botulínica se le relaja ese pequeño territorio, el paciente puede jugar al tenis igual y mejora su codo".

Los doctores López del Val y Castro participan actualmente en un ensayo internacional para añadir una nueva aplicación en el tratamiento de un tipo concreto de espasticidad, que es el pie equino secundario a accidentes vasculares y cerebrales. En esta investigación participan veinte hospitales españoles y casi cincuenta en el mundo. Y Del Val nos adelanta que aunque "tardará un año en conocerse los resultados, la respuesta será excelente".

Fuente:
medicinatv  - Reportajes  - Nuevas aplicaciones de la toxina botulímica
http://profesional.medicinatv.com/reportajes/lopezdeval/




Kerner, poeta y médico alemán

Una pasión de la juventud de Alemania es caminar a través de los campos. Esto se debe considerar como un estado de ánimo colectivo. Es una manifestación de indocilidad de un pueblo, que quiere abrir su visión hacía el horizonte. Como si mostrara que andando se avanza, se marcha por el propio esfuerzo de los pasos, que el trotar es una progresión. Un hábito de toda una nación para recorrer caminos con la intención de conocer su Heimatland, su suelo patrio. Por eso, el adolescente alemán se muestra confiado en sí mismo y solidario con sus camaradas. Tan usual es esta práctica que el joven reacio debe ser considerado como displiscente o enfermo. En grupos numerosos recorren la campiña acompañado su marcha con canciones - Wanderlieder.

Estas canciones de caminantes fueron escritas por autores famosos, varias de ellas llevan la firma del poeta Andrés Justino Kerner y fueron puestas en el pentagrama por Roberto Schumann, el recordado autor de la “Sinfonía Renana”. (3)

Fuente:
Gamarra Durano Alfonso. 
Rev Inst Med Su 2000; LXV(117)  : 71-73.
http://www.imbiomed.com/