...vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche; que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán.

1 Tesalonicenses 5,2

Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas.

2 Pedro 3,10

Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; y guárdalo, y arrepiéntete. Pues si no velas, vendré sobre ti como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti.

Apocalipsis 3.3

He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza.

Apocalipsis 16,15

Si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa. Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis.

Mateo 24,43-44

La tarde del 2 de diciembre de 1840

4 Todo lo malo y falso en el hombre proviene de los espíritus malvados que viven en el hombre. Todos ellos procuran ganarse la voluntad del hombre para que así ellos logren conquistar su amor, - con lo cual el hombre se convertiría en una propiedad del infierno. Esto sucedería muy a menudo si es que el hombre no presta mucha atención a su conciencia que se genera en el hombre cuando Yo, después de que el hombre ha cometido el acto, ajusto más el cordón que ata al corazón.

Esta conciencia le advierte al hombre y protege que el amor que existe en su interior y que es su vida misma, no sea arrebatado y apoderado por los espíritus malvados. De allí proviene también, pues, el desgano que aparece después de haber cometido el acto y el arrepentimiento que, como una palabra proveniente de Mi Amor y escrita en el corazón, es generada por Mi Amor en el hombre.

5 Pero ahora sucede que, cuando alguien ha empezado a obrar según Mi Palabra, tanto externa como internamente, estos espíritus se vuelven alevosos y silenciosos dentro del hombre cuando se dan cuenta que Yo, vengo manifiestamente hacia el hombre. Por eso estos espíritus solo esperan una oportunidad apropiada para levantarse en forma unificada para originar una revuelta. Y es por eso que Yo llamo la atención de esta pandilla malévola que tiene una alegría en el daño al prójimo.

Esta venida Mía se realiza de una manera metafórica mediante una dádiva de correspondencia externa en la cual cada uno puede reconocerse muy bien a sí mismo dentro de su corazón y en forma secreta, y para que, con esto, cada uno pueda observarse y limpiarse a través de tal dádiva de Gracia.

Pero entonces Yo mismo vengo después - cuando la pandilla está alegremente atenta en lo exterior, pero duerme para el interior - desde adentro y completamente en secreto, como un puro ladrón, de tal manera que aquí nadie sabe de dónde Yo he venido y a dónde Yo quiero ir.

Pero mirad ahora, la pandilla se la tiene que ver Conmigo, para que a vosotros os sea ahorrado la lucha demasiada pesada en la que siempre seríais vencidos si es que Yo no la cargara sobre Mí de esta manera prudente y os liberara de tal emergencia. -

6 El hecho de que aquí Yo Me llamo el "muy débil" 1 se debe a que, en esta situación, Yo tengo que ser muy prudente y no debo aparecer como un héroe fuerte, sino que debo aparecer en la fuerza de vuestro amor, para que así la pandilla se avalanche sobre Mí y haga Conmigo lo que hicieron en ese entonces los judíos, fariseos, estudiosos de las Escrituras y el sumo sacerdote. Entonces Yo dejo hacer Conmigo lo que sucedió en Jerusalén durante esa época, siendo esto, por tanto, un estado en el hombre, pero el más entristecedor.

Pero si el hombre se ha comportado fiel y valientemente dentro de su amor durante este tiempo, entonces Yo resucito pronto dentro del hombre con gran fuerza y gloria, tomo Mi Morada en él y entonces él ha resucitado Conmigo, en el espíritu, dentro de él mismo, a través de esta Mi Resurrección, él se toma a sí mismo en esta, y a través de esta Mi Resurrección. Ya que aquí, con esto, todos sus enemigos han sido vencidos, muertos y expulsados fuera de él, entonces también él ha renacido perfectamente y se ha vivificado por completo, porque lleva dentro de sí la vida de todas las vidas.

Pero claro, lamentablemente esto no sucede siempre de una sola vez, sino que Yo entro en vosotros, a menudo a hurtadillas, como un ladrón, - pero entonces, no podéis velar Conmigo un corto tiempo en vuestro amor, y aquí se manifiesta siempre que a pesar que vuestro espíritu es voluntarioso, no obstante la carne es débil. ¡Por eso pues debéis orar para salir victoriosos ante la tentación para no ser dispersados más, cuando el Pastor sea apresado, y no negar al Maestro, como lo hizo Pedro, sino seguirme con cuidado hasta la cruz, como lo hizo Juan, y después llevar a la mujer encomendada como el Amor que se ha cogido fuertemente para cuidarlo y protegerlo - y esperar allí mismo a Mi pronta Resurrección.

Fuente: dadi3.070-71.4-6
» Dádivas del Cielo «
Tomo 3, página 70-71, versículos: 4-6
Recibido por Jakob Lorber
el 2 de diciembre de 1840.