Los hombres podrían prolongar una tercera parte de su vida si durmieran sobre buenas sillas de reposo en vez de camas horizontales que origina daños en la circulación sanguínea y, con eso, alteraciones en los órganos nutritivos y digestivos.

El reposo horizontal es perjudicial para las embarazadas porque el feto queda deformado y débil, y es la causa de sus partos difíciles y dolorosos.

6 El Señor: »... Se descansa muy bien sobre los bancos recostándose sobre la mesa y también sobre estos bancos provistos de buenos respaldos. Incluso os digo, como un buen médico del cuerpo físico, que los hombres podrían prolongar una tercera parte de su vida corporal si construyeran buenos bancos y sillas de reposo, del estilo como lo ves aquí, en vez de camas horizontales. Porque con el reposo horizontal la circulación sanguínea sufre un cambio demasiado fuerte entre el día y la noche, provocando desde temprana edad impedimentos y alteraciones en los órganos nutritivos y digestivos. Pero en esta posición de descanso todo permanecerá en el mejor equilibrio.

7 Abrahán, Isaac y Jacobo durmieron todos sólo en ciertas sillas de reposo y de brazos, no conocieron el reposo horizontal y, con la acostumbrada sobriedad de vida, alcanzaron por este motivo una edad muy avanzada manteniendo por completo la fuerza anímica; Pero cuando más tarde los hombres ya no se preocuparon más de eso, la duración de su vida descendió por la mitad de los años.

8 Pero lo más perjudicial es el reposo horizontal de las mujeres embarazadas; en primer lugar porque el feto queda deformado y débil, y en segundo porque en general el reposo horizontal es la causa de sus partos difíciles y dolorosos. ¡Esto os digo respecto a la salud del cuerpo físico! Quien observe Mis consejos sentirá las buenas consecuencias corporales.

9 ¡Además en verano conviene dormir, dentro de lo posible, al aire libre y no en habitaciones, cabañas y chozas sofocantes y enmohecidas - y así, pronto percibiréis las buenas consecuencias de Mi consejo! Sólo en invierno se pueden usar habitaciones limpias, secas y moderadamente calentadas. Quien así viva, según el orden original, y también comiendo y bebiendo sobriamente, tendrá muy poco que ver con médicos y farmacias.«

10 Dicen Hiram y Aziona : »¡Oh, Tú, verdadero Señor y Maestro de la vida; también por eso Te debemos un agradecimiento verdaderamente de nunca acabar y pondremos a la obra según nuestras fuerzas y nuestra comprensión de tal consejo extraordinariamente sabio.«

11 E Hiram agrega : »¡El Maestro de toda la vida debe saber lo mejor, lo que es más provechoso y beneficioso para toda la vida! Pero como en esta Tierra debieron haber existido una vez los primeros hombres originales, me pregunto, ¿cómo estos vivieron en respecto natural?«

Fuente: gej05.196
El Gran Evangelio de Juan
Tomo 5, cap. 196
recibido por Jakob Lorber