La Salvación
Ir al índice
La constestación a la siguiente pregunta, recibida por Lorber el 15 de junio de 1840, nos da una orientación iniciática para comprender el Renacimiento Espiritual. En esta conoceremos nuestro proceso de nacimiento y crecimiento tanto físico como espiritual:

 

¿Qué es la Salvación? 1 (El Señor:) Esta es una pregunta que mis hijos deben responder, con toda la tranquilidad de sus corazones, profundizando dentro de si lo más que puedan. Así se les puedan abrir una diminuta y pequeña puerta hacia las habitaciones secretas de su amor, y puedan reconocerse a si mismos y a Mi Amor y puedan arder dentro de ellas con fervor hacia Mí. Yo soy el único que puede salvar al alma a través del renacimiento del espíritu y con este renacimiento a todo su ser (el cuerpo, el alma y el espíritu).
2 Pero la pregunta más importante y grande es: ¿Cómo conduce la ley de Moisés a la libertad de la voluntad mediante el Amor, el Amor al renacimiento, y el renacimiento hacia la vida eterna. Porqué fue necesario la salvación; como punto principal de la ley mosaica, si para el renacimiento no se necesita nada más que solo el cumplimiento de la ley, por el amor puro hacia Mí. Por lo tanto qué es la salvación, hasta qué punto concierne a los hombres y cómo pueden ellos participar en ella?
3 La respuesta a esta pregunta será muy difícil para aquel que intenta resolverlo con la agilidad de su mente; pero quien arde en amor humilde hacia Mí, encontrará la fiel respuesta completa en la habitación pequeña (llamada camarín) de su corazón. Pero a mi pobre débil siervo Jakob Lorber Yo le daré la respuesta completa; a fin de que vosotros podáis comparar con la vuestra y probéis en ella vuestro corazón y la profundidad de las habitaciones del amor. Yo, el gran Maestro en todas las cosas. ¡Amén!

 

Respuesta El 17 de junio de 1840

1 Esta es la respuesta completa a la gran pregunta más importante dada por Mi, cuya grandeza e importancia recién se verá clara y evidente con esta respuesta.
2 Para que la respuesta se pueda entender completamente, es necesario que se muestre la esencia del hombre en su ambiente físico y espiritual. Sin aquellos conocimientos sería vano predicar ya que todo esto está dirigido solamente al espíritu, para hacerlo revivir en el Amor, que es la Madre del mismo. Y para que vuestro espíritu despierte un poco, he dado la pregunta arriba mencionada, donde se basa la vida del espíritu y su renacimiento; y recién después es posible la vida eterna del alma en su libertad más alta posible.
3 Mirad, el hombre está compuesto por un cuerpo físico ó natural (aquí solo denominado cuerpo), el cual es un recipiente en donde un alma viviente se edifica a si misma mediante los diferentes órganos; Porque en la procreación, a través del acto de reproducción, solamente se construye la esencia individual del cuerpo. Recién en el séptimo mes, cuando se ha formado orgánicamente la esencia del cuerpo (aunque no completamente, en lo que a la forma se refiere, sino con respecto a todas sus partes), mediante el sistema vegetativo de la madre, se abre en la zona del Plexo Solar una vesícula, proveniente del procreador y no visible para el ojo humano, que contiene la substancia del alma. Está se expande a todo el organismo a través de los nervios, transforma y hace suya a un fluido magnético que contienen todos nervios y también penetra, con velocidad de la electricidad, en todos los otros órganos restantes, pero siempre penetra como último lugar a los músculos del corazón, lo que generalmente recién sucede esto en el sétimo día o en algunos algo después.
4 Entonces el corazón empieza en forma muy lenta a expandirse utilizando el contenido paulatino de la substancia del alma, y cuando él poco a poco se encuentre lleno, entonces se descargará, al igual que una botella de Leyden ó eléctrica, desde un ventrículo superior a todas las arterias. Este fluido descargado se transmite a todos los líquidos que se encuentran allí, obligando a ellos a entrar a todos los vasos, y así también a los líquidos que están en los vasos a entrar a hacia las venas, y a través de ellas regresar de nuevo al corazón, mientras que el corazón ya ha sido llenado otra vez y nuevamente los líquidos retornados sean transportados inmediatamente otra vez.
5 Y así empieza el pulso sanguíneo, la circulación de los líquidos, y poco después la circulación de la sangre que se forma en este proceso. La masa del cuerpo se forma a través del permanente flujo e intercambio resultante de los líquidos, es decir a través de los líquidos sanguíneos. La solidificación del alma se realiza en forma electromagnética a través de la substancia que se encuentra en los líquidos más puros. - Y recién cuando el estómago haya sido formado completamente, para la recepción de los líquidos menos puros que provienen del cuerpo de la madre, y para apoyar a los líquidos y a la sangre que han sido destinados para este propósito, entonces el hombre será liberado de las bandas alimenticias del cuerpo materno y nace hacia el mundo exterior provisto con cinco sentidos naturales (ver tabla T1) a fin de poder captar el mundo sensorial, o mejor dicho para percibir las diferentes substancias de la luz, del sonido, del sabor, del olfato y finalmente del sentimiento general. Todo estos sentidos están destinados a formar al alma y a hacer crecer al cuerpo de acuerdo a su necesidad, lo cual recién sucede sucesivamente en el transcurso de varios años. Y así ahora, (con el alma ya formada), son dos hombres. Uno material y el otro substancial (el alma) que está dentro del primero.


Sentido Órgano
La visión: Ojos para ver la luz
La audición: Oídos para oír los sonidos
El gusto: Paladar para gustar los sabores
El olfato: Nariz para percibir los olores
El tacto: Piel y células para sentir el cuerpo total

Tabla T1: Los Sentidos del cuerpo físico

6 ¡Ahora prestad bien la atención! Después de aproximadamente tres días antes del nacimiento se forma otra vesícula infinitamente pura en la zona del corazón. Está vesícula es formada con las substancias del alma más puras y al mismo tiempo más sólidas, y en esta vesícula es colocado un espíritu que en épocas pasada se volvió malo. Este espíritu es en esencia una chispa del amor divino. No importa si el cuerpo es femenino o masculino, pues el espíritu no tiene diferencias sexuales, pero tomará recién con el tiempo algo de sexualidad, lo que se notará mediante las apetencias.
7 Pero bien, este espíritu está aun muerto, así como lo estuvo, atrapado dentro de la materia, desde hace mucho, mucho tiempo. El alma sin embargo es una entidad substancial, imponderable y simple, y por lo tanto indestructible, Y sus sentidos (ver tabla T2) son formados completamente en forma paulatina. A los oídos corresponde la razón, a los ojos corresponde el entendimiento, al paladar corresponde el gusto de las impresiones del sonido y de la luz, al olfato corresponde la percepción de lo bueno y lo malo, y finalmente al sentimiento general corresponde la conciencia dentro de si de la vida natural. Esta vida natural del alma es realizada a través de las evoluciones constantes de los líquidos y las substancias absorbidas por ellos -, de esta manera el alma adquiere la capacidad de pensar. Esta capacidad es realizada a través de la circulación de las substancias más puras en los órganos del alma que corresponden con el cuerpo.


Sentido corporal Sentido del alma
Oídos (Audición) La razón
Ojos (Visión) El entendimiento
Paladar (Gusto) El gusto de impresiones recibidas (sonido y luz)
Nariz (Olfato) La percepción de lo bueno y malo
Piel y células (Tacto) La conciencia siente la vida natural en el alma

Tabla T2: Correspondencias entre los sentidos del cuerpo y del alma

8 Pero así como anteriormente los líquidos circulantes del cuerpo formaron la esencia del alma, a través de las substancias introducidas desde el mundo exterior (el medio ambiente), de igual manera debe ser y será alimentado el espíritu, que está encerrado en la vesícula, a través de la circulación de las substancias puras, en los órganos del alma, y esto sucederá tanto tiempo hasta que el espíritu madure por si mismo, hasta tal punto que él rompa a la vesícula y con esto comience a penetrar paulatinamente a todos los órganos del alma. Y así como el alma en el cuerpo, él se volverá también un hombre completo, por decirlo así un tercer hombre, mediante el alimento de los pensamientos del alma, lo cual sucede de la siguiente manera:
9 El espíritu tiene también al igual que el alma y el cuerpo en forma correspondiente órganos espirituales (ver tabla T3). A la audición y a la razón corresponde la sensación o percepción, a la visión y al entendimiento corresponde la voluntad, al paladar y al gusto de las impresiones del sonido y de la luz corresponde la capacidad de recepción de todo lo material en formas correspondientes, al olfato y a la percepción de lo bueno y malo corresponde la compresión de lo verdadero y falso, y finalmente al sentimiento general y a la conciencia de la vida natural corresponde el amor que nace de todos estos anteriores.

Cuerpo Alma Espíritu
Oídos Razón Sensación o percepción
Ojos Entendimiento Voluntad
Paladar Gusto sobre sonido y luzCapacidad de recepción de todo lo material en formas correspondientes
Nariz Percepción de bueno y malo Comprensión de lo verdadero y falso
Piel y células Conciencia de la vida natural Amor resultante de todos estos

Tabla T3: Correspondencias entre los sentidos del cuerpo, alma y espíritu.

10 Así como es la alimentación del cuerpo a través de todos los sentidos, también así es la del alma y finalmente la del espíritu. Si la alimentación general es mala, así también será todo malo y por lo tanto al final reprobable; pero si la alimentación general es buena y aceptable, entonces todo será al final bueno y aceptable. Pues ahora mirad, estas son las relaciones que existen entre el cuerpo, el alma y el espíritu. Ahora, hay que preguntarse que es el alimento bueno y que es el malo.
11 Mirad, todo lo mundano es malo, porque voltea al espíritu hacia el mundo, del cual Yo lo arrebaté de la noche de la muerte y lo puse en el corazón del alma, para que él nuevamente obtenga vida y sea limpiado de todo lo que pertenece a lo mundano, sensual, natural y material; y así finalmente el espíritu pueda obtener la capacidad de recibir la vida proveniente de Mí. Pero si a él se le da mala alimentación, entonces él se volverá sensual y al final material, por lo tanto morirá, así como lo estuvo antes del nacimiento; también el alma morirá con el cuerpo porque el alma se vuelve material al identificarse con el cuerpo, porque alimentó al espíritu con cosas mundanas.
12 Pero sí al espíritu se le da buena alimentación, que es Mi voluntad revelada y la conciliación a través de la obra redentora (Mi Amor en una vivencia total a través de la fe viva), entonces así se formará en el corazón del espíritu una vesícula nueva, en la que se encerrará una chispa divina de Mi Amor. Y así como antes sucedió con la procreación del alma y del alma con la procreación del espíritu, así mismo sucederá con la nueva procreación de esta Santidad; ahora cuando este madure por completo, entonces este Amor Santo romperá las bandas debilitadas del recipiente y fluirá penetrando hacia todos los órganos del espíritu, como la sangre del cuerpo o como las substancias puras del alma o como el Amor del espíritu. Este estado es denominado el nuevo nacimiento y el depósito de esta vesícula de vida es denominado engendrar al primogénito.
13 Y mirad, pero al mismo tiempo también se depositará, ya durante el acto procreador, una cantidad de vesículas de amor infernales en la zona del vientre y en los órganos sexuales, provenientes del infierno, especialmente cuando este acto se realizó en forma pecaminosa con motivos de satisfacción animal. Por lo tanto estas vesículas nacerán casi al mismo tiempo junto con mi Amor, así como nacen las orugas en la primavera, cuando el calor del sol viene, entonces estos engendros crecerán mediante el calor creciente de Mi Amor divino en el espíritu del hombre.
14 Mirad, por eso de allí vienen también las tentaciones, ya que cada una de estas infernales entidades nacidas constantemente están intentando, siempre y cuando les sean posible, intervenir en la vida del alma. Y si entonces el hombre voluntariamente no se enfrenta fuertemente contra estas bestias con la ayuda del Amor proveniente de Dios, ellos penetraran en todos los órganos del alma destructivamente y se incrustarán firmemente, al igual que los pólipos chupadores, justo en los lugares donde el espíritu debe fluir en el alma; por lo tanto impiden al alma la recepción de la vida proveniente del espíritu y de su Amor divino. Si el espíritu ve que él no puede ampliarse (crecer) para poder recibir dentro de sí la abundancia de la nueva vida proveniente de Dios, entonces él se retirará y regresará a su vesícula muda. Y con mayor razón Mi Amor, que está dentro de él, se retirará. Este Amor es el Dios en los hombres.
15 Y si esto ha sucedido en el hombre, él se volverá por lo tanto otra vez muy materialista y extremadamente sensual; y estará también perdido, porque él no sabe que eso ha ocurrido dentro de él, ya que estas bestias sobornan a los sentidos del hombre, al principio muy lentamente en forma agradable, para así poco a poco aprisionarlo completamente, de tal manera que él, antes que nada, no sabrá, ni escuchará, ni verá, ni gustará y ni olerá nada más de lo que proviene del espíritu. Esto es entonces una tribulación, la cual nunca la hubo desde el principio hasta el punto presente - y la cual no será más, cuando el hombre tome pues refugio en Dios, exteriormente mediante la oración, a decir Mi Oración, a través del ayuno y de la lectura de la palabra de la Biblia y así consiga un gran anhelo de ser liberado de la gran tribulación.
16 Y si el hombre ha tomado esto en serio, porque ha visto la gran cantidad de las dudas tenebrosas dentro de sí, entonces Yo empiezo a actuar exteriormente, como el vencedor de la muerte y de todo infierno a través de las obras de salvación y le entrego al hombre en medida a Mi Sabiduría "cruz y sufrimiento", que provienen de Mi Misericordia. A través de esto al hombre se le convertirá el mundo y sus alegrías tan amargas, que le dará repugnancia de él y empezará a anhelar liberarse de la vida de sufrimientos. Y mira, ya que las bestias no reciben más alimentos en el alma, desde el mundo exterior lleno de pecados, entonces ellos se debilitarán y se secarán casi por completo en los órganos del alma y a través de esto pasarán completamente a un estado inconsciente de si mismos.
17 Ahora que entonces el Amor misericordioso de Jesucristo, que actúa exteriormente liberando al alma, empieza a fluir en los órganos enfermos, tanto del cuerpo como del alma, e ilumina a los órganos y permite al alma percibir dentro de sí el sinnúmero de las bestias pecaminosas, como una consciencia exhortadora, entonces el alma se asusta, lo cual se manifiesta a través de la angustia del corazón y también así como un atadura interna del tórax en la zona del estómago, y ella (el alma) pide entonces en este dolor humillante, el cual se pronuncia a través del arrepentimiento verdadero, hacia Dios en el Amor de crucifixión por la gracia y misericordia, -- y mira, después se le otorga al espíritu y este comienza a despertar dentro de la vesícula, en donde se había retirado.
18 Después se le recordará, fuertemente en la memoria, al hombre a través del amor misericordioso de Dios, las leyes de Moisés desde la primera hasta la última exhortándole seriamente y se le encargará la obediencia rigurosa de la misma para que él pueda humillarse y negarse a sí mismo, hasta lo más profundo de su interior, y a decir por el mismo motivo con el cual una lavadora aprieta su paño introduciéndolo a través de los rodillos angostos, para que así incluso las más pequeñas partículas sean llevadas por las aguas dentro del paño durante el escurrido. Esto se repetirá tantas veces como se observe alguna turbiedad en el agua. Recién después se expondrá aquella ropa bajo los rayos del sol, para que ellos se lleven evaporando aun a la última gota de suciedad, de tal manera que esta sea llevada por los vientos puros en todas las direcciones haciéndolo desaparecer.
19 Y mirad, las leyes de moisés provenientes de Dios son 10, que es un número de Dios , y muestran que el hombre primero tiene que creer, que Yo Soy, en caso de que haya caído en tribulación; que tenga el más alto respeto hacia Mí; si, incluso que él crea que es culpable; que él escoja el "Sabbat" recomendado de entre los siete días de la semana y que lo santifique en la tranquilidad como un verdadero Día de Descanso del Señor, para él aprenda a negarse a sí mismo y que siempre mire su interior cada vez más con mayor profundidad, para que así pueda reconocer a sus habitantes y entonces así él se dirija hacia Mí, para que Yo los elimine y expulse de los órganos de su alma de la manera anteriormente mencionada.
20 Y si él se ha humillado hasta ese punto por debajo de Mi Magnitud, Poder y Fortaleza, entonces todo lo demás depende del proceso de lavar. Es decir obedecer estrictamente los siete mandamientos restantes, mediante las cuales él aun deberá humillarse incluso por debajo de sus semejantes, y deberá encarcelar a todas sus pasiones malas, y deberá romper completamente y finalmente a su voluntad y hacer reinar a Mi Voluntad sobre todos sus avideces, e incluso a los deseos más insignificantes se su corazón; entonces Yo vendré con el Amor y calentaré el a las habitaciones de su espíritu, así como una gallina a sus polluelos aun no nacidos. Y mirad, entonces el espíritu, que antes ya había empezado a despertar, volverá a nacer de nuevo mediante el calor del Amor Divino y inmediatamente fluirá otra vez hacia todas las partes del alma limpiada y absorberá ávidamente dentro de sí al Amor de la misericordia proveniente de los órganos limpiados del alma, con lo cual el espíritu se volverá cada vez más fuerte.