Textos Originales
Ir al índice
Jn = Evangelio según San Juan (Biblia)
GEJ = El Gran Evangelio de Juan (J. Lorber)
OM = EL Obispo Martín (J. Lorber)
IJes = Infancia de Jesús (J. Lorber)

 

Evangelio según San Juan

Capítulo 3 (Versión Reina Valera)
1 Y HABIA un hombre de los Fariseos que se llamaba Nicodemo, príncipe de los Judíos.
2 Este vino á Jesús de noche, y díjole: Rabbí, sabemos que has venido de Dios por maestro; porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, si no fuere Dios con él.
3 Respondió Jesús, y díjole: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere otra vez, no puede ver el reino de Dios.
4 Dícele Nicodemo: ¿Cómo puede el hombre nacer siendo viejo? ¿puede entrar otra vez en el vientre de su madre, y nacer?
5 Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.
6 Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.
7 No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer otra vez.
8 El viento de donde quiere sopla, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni á dónde vaya: así es todo aquel que es nacido del Espíritu.
9 Respondió Nicodemo, y díjole: ¿Cómo puede esto hacerse?
10 Respondió Jesús, y díjole: ¿Tú eres el maestro de Israel, y no sabes esto?
11 De cierto, de cierto te digo, que lo que sabemos hablamos, y lo que hemos visto, testificamos; y no recibís nuestro testimonio.
12 Si os he dicho cosas terrenas, y no creéis, ¿cómo creeréis si os dijere las celestiales?
13 Y nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo, el Hijo del hombre, que está en el cielo.
14 Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del hombre sea levantado;
15 Para que todo aquel que en él creyere, no se pierda, sino que tenga vida eterna.
16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado á su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
17 Porque no envió Dios á su Hijo al mundo, para que condene al mundo, mas para que el mundo sea salvo por él.
18 El que en él cree, no es condenado; mas el que no cree, ya es condenado, porque no creyó en el nombre del unigénito Hijo de Dios.
19 Y esta es la condenación: porque la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz; porque sus obras eran malas.
20 Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene á la luz, porque sus obras no sean redargüidas.
21 Mas el que obra verdad, viene á la luz, para que sus obras sean manifestadas que son hechas en Dios.

 

Evangelio según San Juan

Capítulo 3 (Versión Latinoamericana)
JESÚS Y NICODEMO: HAY QUE NACER DE NUEVO

[3,1].Entre los fariseos había un personaje judío llamado Nicodemo. Este fue de noche a ver a Jesús y le dijo: [3,2]."Rabbí, sabemos que has venido de parte de Dios como maestro, porque nadie puede hacer señales milagrosas como las que tú haces, a no ser que Dios esté con él."
[3,3].Jesús le contestó: "En verdad te digo que nadie puede ver el Reino de Dios si no nace de nuevo desde arriba."
[3,4].Nicodemo le dijo: "¿Cómo renacerá el hombre ya viejo? ¿Quién volverá al seno de su madre?" [3,5].Jesús le contestó: "En verdad te digo: El que no renace del agua y del Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios. [3,6].Lo que nace de la carne es carne, y lo que nace del Espíritu es espíritu.
[3,7].No te extrañes de que te haya dicho: Necesitan nacer de nuevo desde arriba. [3,8].El viento sopla donde quiere, y tú oyes su silbido, pero no sabes de dónde viene ni adónde va. Lo mismo le sucede al que ha nacido del Espíritu."
[3,9].Nicodemo volvió a preguntarle: "¿Cómo puede ser eso?" [3,10].Respondió Jesús: "Tú eres maestro en Israel, y ¿no sabes estas cosas?
[3,11].En verdad te digo que nosotros hablamos de lo que sabemos, y damos testimonio de lo que hemos visto, pero ustedes no aceptan nuestro testimonio. [3,12].Si ustedes no creen cuando les hablo de cosas de la tierra, ¿cómo van a creer si les hablo de cosas del Cielo? [3,13].Sin embargo, nadie ha subido al Cielo sino sólo el que ha bajado del Cielo, el Hijo del Hombre.
[3,14].Recuerden la serpiente que Moisés hizo levantar en el desierto: así también tiene que ser levantado el Hijo del Hombre, [3,15].y entonces todo el que crea en él tendrá por él vida eterna.
[3,16].¡Así amó Dios al mundo! Le dio al Hijo Unico, para que quien cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. [3,17].Dios no envió al Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que se salve el mundo gracias a él. [3,18].Para quien cree en él no hay juicio. En cambio, el que no cree ya se ha condenado, por el hecho de no creer en el Nombre del Hijo único de Dios.
[3,19].Esto requiere un juicio: la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron las tinieblas a la luz, porque sus obras eran malas. [3,20].Pues el que obra el mal odia la luz y no va a la luz, no sea que sus obras malas sean descubiertas y condenadas. [3,21].Pero el que hace la verdad va a la luz, para que se vea que sus obras han sido hechas en Dios."

 

GEJ01.017-021

Conversación entre Jesús y Nicodemo sobre el Renacimiento



017. El Señor, en el albergue, enseña Su Doctrina y hace milagros. Contacto con los visitantes ricos, durante la noche. "Dios ha escogido lo que es pequeño ante el mundo" (Jn. 3, 1).

1. Había un fariseo de nombre Nicodemo, principal entre los judíos.

1) Estaba ya indicado que después de la purificación del templo fui a un pequeño albergue fuera de la ciudad; pero es fácil que alguien preguntara:
2) "Señor, ¿qué hiciste en el albergue durante los ocho días? ¿Por cierto, no estuviste desocupado?".
3) Esto, desde luego, que no. Muchos me visitaron de día y de noche. Los pobres vinieron en general durante el día. Los ricos y distinguidos, no obstante, vinieron por la noche porque ante los suyos no querían dejarse ver como débiles o sospechosos.
4) La curiosidad, sin embargo, y el presentimiento de que Yo pudiese ser el Mesías les empujaba a llegar a conocerme. De modo que venían de noche, pero en general, se volvían enojados porque ni siquiera recibían el mismo trato que los pobres, los cuales alababan Mi bondad y amabilidad.
5) Hice muchos milagros; liberté a los endemoniados de sus demonios, a los cojos hice andar, curé a los paralíticos y leprosos, a los mudos hice oír y hablar, y a los ciegos hice ver y todo esto sólo por medio de la palabra.
6) Esto también sabían aquellos que Me visitaban de noche y deseaban pruebas de Mi poder. Sin embargo, a tales visitantes siempre les respondía de la siguiente manera: "El día tiene 12 horas, igual que la noche. El día está destinado para el trabajo y la noche para el descanso. Quien trabaja de día no se golpea fácilmente, pero quien lo hace de noche puede herirse, pues no ve donde pone el pie".
7) Muchos deseaban saber de dónde tengo el poder para realizar tantos milagros. La respuesta también siempre era la misma: "Todo esto lo hago con Mi propio poder, no necesito la ayuda de nadie".
8) Y Me preguntaron por qué no tomaba albergue en la ciudad, pues para tan grandes hechos era preciso un lugar adecuado.
9) A aquellos Yo les respondía: "No Me quedo en una ciudad donde los habitantes se tienen por muy importantes y aportan guardias delante de las puertas para sólo dejar pasar a los ricos, rechazando a los pobres, sin compasión, y donde en cada calle te paran por lo menos siete veces si tienes una cara desconocida y si no estás soberbiamente vestido. Además aprecio solamente lo que es pequeño y despreciado por el mundo, y es que está escrito: Lo que es grande ante el mundo es horrible ante Dios".
10) Y Me preguntaron: "¿Acaso el templo, donde vive Jehová, no es grande y maravilloso?" ? Dije Yo: "Él debería morar allá, pero como vosotros profanasteis el templo, Él lo abandonó y el Arca de la Alianza está vacía y muerta".
11 ) Dijeron los noctámbulos: " ¡Qué petulancia! ¿No sabes lo que Dios dijo a David y a Salomón? Lo que habló Dios, ¿puede esto jamás volverse incierto? ¿Quién eres Tú, para arriesgar tamaño despropósito ante nosotros?"
12) Dije Yo: " Del mismo modo que Yo tengo el Poder y la Omnipotencia de Mi mismo para curar todos los enfermos que Me visitan, también tengo el derecho absoluto para hablaros de esta manera del templo y os lo voy a decir aún más claro: ¡vuestro templo es horrible ante Dios!"
13) Oyendo estas palabras, algunos entre ellos empezaron a quejarse. Otros, sin embargo, dijeron: "Aparentemente es un profeta y hasta ahora los profetas siempre se expresaban desfavorablemente del templo. ¡Dejadle ir!". Con estas palabras los noctámbulos se fueron.

018. Escena de Nicodemo, el alcalde de Jerusalén. Como experto en la interpretación de profecías había acertado en sus cálculos de que el Reino de Dios estaba cerca, pero no reconoce al Señor. Importantes indicaciones sobre el renacimiento (Jn. 3, 2?5).

1) En la penúltima noche de Mi estancia allá. cerca de Jerusalén vino a visitarme cierto Nicodemo. También vino de noche, ya que era un ciudadano distinguido. Era fariseo con oficio, dignidad y autoridad, como hoy día un cardenal en Roma. También era el ciudadano más rico y por esto cabecilla de los judíos de esta ciudad, y los romanos le nombraron alcalde mayor de Jerusalén.

2.Él vino de noche a Jesús y le dijo: "Rabi, sabemos que has venido como maestro de parte de Dios, pues nadie puede hacer esos milagros que Tú haces si Dios no está con el".

2) Este hombre Me visitó de noche y Me dijo espontáneamente: "Maestro, perdóname que moleste Tu descanso. Es que me dijeron que mañana Te irás de aquí y no quería quedar sin demostrarte Mi gran respeto para Ti. Pues mira, yo y varios fariseos, después de haber observado Tus hechos, sabemos que eres un gran profeta, mandado de Dios. Porque los milagros que hiciste no los puede hacer nadie: Jehová esta contigo. En esta cualidad debes saber e1 mal que nos afecta, no obstante, Tus antecesores nos prometían el Reino de Dios. Dime, por favor, ¿cuando llegará? Y ¿qué tenemos que hacer para poder formar parte de él?".

3. Respondió Jesús y le dijo: "En verdad te digo que quien no naciese de arriba no podrá entrar en el Reino de Dios".

3) A estas palabras de Nicodemo contesté Yo como dice el versículo, cuyo significado es: "A no ser que despiertes tu espíritu por los medios que Yo te demuestro con palabra y acción, no podrías ni enterarte del sentido Vital Divino que se encuentra en Mis palabras y aún menos podrías penetrar en su profundidad".
4) Nicodemo, un hombre muy sincero, no había captado el sentido de Mis palabras, lo que se aprecia por su siguiente pregunta:

4.Díjole Nicodemo : "¿Cómo puede el hombre nacer siendo viejo? ¿Acaso puede entrar de nuevo en el seno de su madre y volver a nacer? ".

5) "Pero, querido Maestro, ¿qué cosas más raras me estás diciendo? ¿Cómo puede ser posible que un hombre, grande, viejo y rígido pueda volver a entrar en el seno de su madre, pasando por la portezuela tan estrecha, para después poder nacer una segunda vez? Tal vez no estás bien informado sobre el Reino de Dios que viene o Tú lo sabes bien y no me lo quieres decir por miedo de que yo pudiese mandar que Te arresten. No te preocupes, jamás privé a nadie de su libertad, a no ser que fuera un asesino o un ladrón. Tú, sin embargo, eres un gran bienhechor para la pobre humanidad y curaste a casi todos los enfermos de Jerusalén por la Omnipotencia Divina dentro de Ti; ¿cómo podría yo poner las manos en Ti?
6) Querido Maestro, es preciso que sepas que estoy seriamente interesado en el Reino de Dios prometido. Si Tú sabes algo de él, por favor, dímelo de una manera comprensible para mí. Por mis cálculos sé que el Reino de Dios ya debe de haber llegado. Lo que no sé es: ¿Dónde y de qué manera se puede llegar a participar en él? Ésta es la pregunta que Te pido que me la aclares bien".

5.Respondió Jesús: "En verdad, en verdad, os digo que quien no naciere del agua y del espíritu, no puede entrar en el Reino de los hielos.

7) A la pregunta repetida de Nicodemo le contesté con una respuesta poco diferente de la de antes, como se ve en el quinto versículo. La diferencia significante es que ahora determiné los medios necesarios; el renacimiento tiene que efectuarse del agua y del espíritu, lo que significa lo siguiente:
8) El alma precisa primero de la purificación por el agua de la humildad y abnegación (se conoce que el agua es un símbolo antiguo de la humildad, ya que acepta todo lo que se le hace, siempre buscando los lugares más bajos del mundo, huyendo de las alturas) y luego por el espíritu de la verdad.
9) Quien, por tanto, con su alma purificada asimila la verdad y la reconoce como tal, la misma verdad le liberará su espíritu. Este tránsito del espíritu a tal libertad ya es la misma entrada del espíritu al Reino de Dios.
10) A Nicodemo, desde luego, no le di esta explicación, porque su esfera de conocimiento, en aquella época, no lo hubiese permitido. Por este motivo volvió a preguntarme cómo debería comprender esto.

019. Continuación. de la escena con Nicodemo. El Señor, Maestro de la Sabiduría Verdadera. La naturaleza del hombre: El secreto del espíritu. Parábola maravillosa sobre la correspondencia entre el vino nuevo y un alma aún no preparada para la luz espiritual (Jn. 3, 10-12).

6. Lo que nace de la carne, carne es; pero lo que nace del espíritu, es espíritu.

1) Y Yo le respondí conforme consta en el 6º versículo: "No te extrañes que Yo te hable de esta manera, pues lo que viene de la carne, es carne y nada más que materia muerta para envolver la vida; sin embargo, lo que viene del espíritu también es espíritu y vida eterna".
2) Nicodemo, entre tanto, comprendía cada vez menos y se extrañaba que él como fariseo sabio, conociendo bien la Escritura, no percibía el sentido de Mis palabras. Era un hombre consciente de su sabiduría. Por este motivo los judíos también le habían elegido como alcalde.
3) Por esta razón se asombraba aún mas de haber encontrado quien le superaba y le diese tales huesos que roer. Como no llegó a adentrarse en el sentido de Mis palabras, Me preguntó de nuevo: "¿Pero cómo? ¿Puede un espíritu estar embarazado y parir sus semejantes?".

7. No te maravilles de lo que te he dicho: Es preciso nacer de arriba.

4) Le dije Yo: "Ya te lo dije: Es preciso nacer todos de nuevo.

8. El viento sopla donde quiere, y oyes su voz, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va, así es todo lo nacido del espíritu".

5) Pues mira, así como no ves el viento, aunque lo oigas, no podrás ver al espíritu, ni tampoco comprender a Aquel que viene del Espíritu y habla contigo. Pero como eres un sabio leal, te será dado a saber en su tiempo oportuno lo que hoy no comprendes aún".

9. Respondió Nicodemo y dijo: " ¿Cómo puede ser esto?".

6) Oyendo estas palabras, Nicodemo sacudió la cabeza, y, mostrando sobresalto en el semblante, dijo después de un rato: "Maestro, ¿cómo puede ser esto? Porque todo aquello que comprendo, lo comprendo en mi carne. Pero si la carne me fuese quitada, ya no llegaría a percibir nada. Estando en la carne, ¿cómo me puedo volver un espíritu y luego, como espíritu, cómo me absorbería otro espíritu para después poder parirme de nuevo?".

10. Jesús respondió: ¿Eres un maestro en Israel y no sabes esto?

7} Le dije Yo: "Pero ¿cómo es esto? Tú eres el maestro mas sabio de Israel y no lo percibes? Si tú como tal no lo comprendes, ¿cómo, pues, lo podrían comprender aquellos que de la Escritura apenas saben que en otros tiempos habla un Abraham, Isaac y Jacob? ".

11. En verdad, en verdad te digo que nosotros (espirituales) hablamos (naturalmente) de lo que sabemos, y de lo que hemos visto damos testimonio; pero nosotros no recibís nuestro testimonio.

8) "En verdad, te digo que nosotros, es decir Yo y Mis discípulos, venimos del Espíritu, pero no te estamos hablando espiritualmente sino de manera completamente natural y, en imágenes enteramente terrenas, te estamos comunicando lo que hemos visto en el espíritu.

12. Si hablando de cosas terrenas no creéis, ¿cómo creeríais si os hablase de cosas celestiales?

9) Si no percibís lo sencillo, hablándoos de las cosas celestiales en palabras comprensibles, transformando de esta manera las cosas celestiales en terrenas, pues, quisiera saber ¿cómo quedarla vuestra fe si os hablase de las cosas celestiales con palabras celestiales?
10) Yo te digo: Solamente el espíritu que en si y por si es un espíritu, sabe lo que está en él. La carne, sin embargo, no es nada más que una cáscara externa y no sabe nada del espíritu, a no ser que el espíritu lo revele a la cáscara. Tu espíritu está aún demasiado dominado y cubierto por la carne, por cuyo motivo la carne no sabe nada de él. Pero ya te dije: ¡Vendrá el tiempo cuando tu espíritu esté liberado; entonces comprenderás y aceptarás nuestro testimonio !"
11) Dijo Nicodemo: "querido Maestro, Tú sabio entre los sabios, ¿cuándo llegará ese tiempo?".
12) Respondí Yo: "Para decirte el día y la hora aún no estas bastante preparado. Mira, el vino nuevo, aún no bastante fermentado, queda turbio. Y si fuese colocado en un vaso de cristal y lo levantases contra el sol, su luz no penetrarla el líquido turbio.
Lo mismo se da con el hombre, mientras no esté convenientemente fermentado por el proceso de la fermentación, y aún no estén eliminadas todas las impurezas, la Luz de los Cielos no podrá traspasar su sustancia. Pero aún te voy a decir algo más".

020 Tres más versículos importantes que Nicodemo no comprende. Su discurso pesimista. Pequeña advertencia del Señor (Jn. 3, 13-15).

13 . Nadie sube al Cielo sino Él que bajó del Cielo: el Hijo del hombre que está en el Cielo.
14. A la manera que Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es preciso que sea levantado el Hijo del hombre.
15. Para que todo el que creyere en Él tenga vida eterna.

1) Le dije las palabras que se lee en los versículos 13-15 y le pregunté "¿Comprendes esto?".
2) Dijo Nicodemo: "querido Maestro, ¿cómo lo voy a comprender? Tú posees una sabiduría muy especial; más fácil que a ella comprendería la antigua escritura jeroglífica de los egipcios. Pues, Te tengo que confirmar que, si no supiese de Tus milagros, tendría que tomarte por un insensato, porque de la manera como hablas, hasta ahora no se ha oído hablar a ninguna persona razonable. Sin embargo, Tus hechos demuestran que vienes de parte de Dios y que debes de tener poder y sabiduría divina en abundancia, sin los cuales nadie puede realizar tales hechos.
3) Donde un atributo es divino, su pareja tiene que ser divina también. Tus hechos, querido Maestro, son divinos; por consiguiente Tu Doctrina del Reino de Dios sobre la tierra también tiene que serlo, entiéndala o no. Tú dices que nadie sube al Cielo sino aquél que bajó del Cielo. Y ¡esto se refiere al Hijo del hombre que igualmente está en el Cielo!... Si examino Tu tesis de una manera un poco terrenal, estoy totalmente perdido. Querido maestro, después de Enoc y Elías nadie tuvo la felicidad de subir visiblemente al Cielo. ¿Tal vez seas Tú el tercero? Pero ¿cuál seria, en este caso, el beneficio para la humanidad que no puede subir al Cielo si no viene de allá?
4) Además afirmaste que aquél que descendió de allá sólo se encuentra por apariencia en la tierra, porque en verdad continúa en el Cielo... Por consiguiente, de dicho Reino de Dios nadie más podría tomar parte que Enoc, Elías y más tarde a lo mejor también Tú. Y ¿qué espera al resto de la humanidad? A los muchos millones de hombres sólo les quedan las tumbas frías y húmedas para toda la eternidad y, por la Gracia de Dios, volverán a ser tierra y no quedará nada de ellos.
5) ¿Un tal Reino de Dios? Gracias, ¡guárdatelo¡ Uno o tres granos no hacen granero. ¿qué habrán hecho Enoc y Elías para que de la tierra fuesen elevados al Cielo? En realidad nada, a no ser lo que era debido a sus naturalezas celestiales. De modo que no era su propio mérito y, según Tu explicación, ¡sólo fueron admitidos en los Cielos porque, igual que Tú, vinieron de allá!
6) ¡En todo esto no existe esperanza ni consuelo para la pobre humanidad de esta dura tierra! Sin embargo, como ya Te dije, estoy convencido de que Tu Doctrina es divina y sumamente sabia, aunque examinándola un poco de manera terrenal, la tendría que tomar como insensata. ¡En esto me tendrás que dar toda la razón!
7) Tampoco comprendo lo que dices sobre la elevación de la serpiente de Moisés en el desierto, y que tendrían la vida eterna todos aquellos que creyesen en el Hijo del hombre elevado - elevado como una serpiente. ¿quién es este Hijo del hombre? ¿Dónde está ahora y qué hace? ¿Proviene de los Cielos como Enoc y Elías? O ¿no ha nacido aún? ¿Qué clase de fe requiere que tengamos en él? ¿Cómo puede bajar a esta tierra mientras sigue estando en el Cielo? ¿Dónde y cuándo esta elevado? Y ¿con esto él será rey de los judíos, inalcanzable por su poder?
8) querido Maestro, todo esto que me estás diciendo, suena muy extraño, dicho por un hombre que por sus hechos demuestra que dispone del Poder Divino. Yo, por mi parte, te considero como un gran profeta, mandado por Dios.
9) ves, que no soy como aquellos que rechazan una doctrina porque no la comprenden. Te pido, sin embargo, que me des algunas explicaciones más fáciles, porque si yo mismo no comprendo Tu Doctrina, ¿cómo la podría introducir en Jerusalén? Por esto, por favor, ¡ilumíname un poco más! "
10) Dije Yo: "Has pronunciado muchas palabras como alguien que no entiende nada de asuntos espirituales. Pero esto no puede ser de otra manera, pues te encuentras aún en las tinieblas del mundo y no puedes recibir la Luz que vino de los Cielos para iluminarlas. Tienes apenas una pequeña vislumbre, entre tanto, no ves lo que se encuentra delante de tus narices.

21. El Señor dilucida a Nicodemo sobre la Encarnación del Hijo y Su misión como Hijo de Dios e Hijo del hombre. ¿qué es el juicio? Aquellos que no reconocen al Señor tienen el juicio ya dentro de si (Jn. 3, 16-21).

16. Porque tanto amó Dios al mundo, que le dio su Unigénito Hijo, para que todo el que crea en Él no perezca, sino que tenga la vida eterna.

1) (El Señor continuó:) "Yo te digo: Dios es el Amor y el Hijo es su Sabiduría. Tanto amó Dios al mundo que le dio su Hijo Unigénito, es decir, Su Sabiduría que emana de Él desde toda la eternidad, para que todos aquellos que creen en Él no perezcan sino tengan la vida eterna. ? ¿Me comprendes ahora? ".
2) Dijo Nicodemo: "Tengo la impresión de que debiera comprenderlo, pero en el fondo no me queda claro. ¡Si al menos supiese qué hacer con el Hijo del hombre, me encontraría ya en cierto orden! Luego hablaste también del Hijo Unigénito de Dios, dado al mundo por el Amor de Dios. Acaso el Hijo del hombre y el Hijo Unigénito son una individualidad?".
3 ) Dije Yo: "¡Mira aquí! Tengo una cabeza, un cuerpo, manos y pies. Todo esto es carne y es un hijo del hombre; porque lo que es carne viene de la carne. Pero en este Hijo del hombre, carne, reside la Sabiduría Divina que es el Hijo Unigénito de Dios. Entre tanto, no es el Hijo Unigénito sino el Hijo del hombre que será elevado como la serpiente de Moisés en el desierto, con lo que muchos se escandalizarían. Aquellos que no se escandalicen con esto, sino que crean en Su Nombre, recibirán la vida eterna.

17.Pues Dios no ha enviado a Su Hijo el mundo para que juzgue al mundo, sino para que el mundo sea salvado por Él.

4) No esperes ahora algún juicio de este mundo como guerras, diluvios o un fuego bajando de los cielos para devorar a todos los paganos del mundo; pues mira, Dios no ha mandado a su Hijo Unigénito (la Sabiduría Divina) al mundo (en esta carne humana) para que juzgue al mundo sino para que lo salve; es decir, para que la carne no corra a su perdición sino resucite junto con el espíritu para la vida eterna (por carne aquí no se entiende la misma carne del cuerpo humano sino los deseos carnales del alma). Para llegar a esta meta es preciso que la fe destruya las tendencias materiales de la carne, por cierto, una fe en el Hijo del hombre nacido de Dios desde toda eternidad y venido al mundo para que todos aquellos que crean en Su Nombre y se acerquen a Él, tengan la vida eterna.

18. El que cree en Él no es juzgado; el que no cree ya está juzgado, porque no creyó en el Nombre del Unigénito Hijo de Dios.

5) Sean judíos o paganos, todos aquellos que creen en Él, jamás serán juzgados. Sin embargo, aquellos que se escandalizan con Él y no creen en El, ya están juzgados. El mismo hecho de que un hombre no quisiera o no pueda creer (por demasiado amor propio), ya es el juicio. ?¿Me comprendes ahora?".
6) Dijo Nicodemo: "Si, más o menos comprendo ahora el sentido de Tus palabras místicas. Pero aún me parecen habladas al aire mientras el Hijo del hombre, en quien reside la Sabiduría Divina, aún no esté aquí y aún no se sepa la hora y el lugar de Su venida.
7) El hecho, que el juicio lo atribuyes únicamente a la incredulidad y a nada más, me es muy enigmático. Si el juicio no se da a conocer por diluvios, guerras y pestes o por un fuego devorador sino sello por la incredulidad en sí, Te lo tengo que confesar francamente que aún no percibo el sentido de Tus palabras. Si de todo un discurso se me escapa el sentido de un solo término, en el fondo pierdo el sentido de todo el discurso. Qué sentido le das Tú a la palabra "juicio"".
8) Dije Yo: "Amigo mío, con toda razón podría Yo preguntarte a ti: ¿Cuál será el motivo que te impide comprender el sentido tan claro de Mis palabras? ¿Cómo es posible que no comprendas la palabra "juicio", habiéndotela explicado tan claramente?

19. Y el juicio consiste en que vino la Luz al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la Luz, porque sus obras eran malas.

9) Mira, esto es el juicio: La Luz Divina vino de los Cielos a este mundo, pero los hombres, privados de las tinieblas y expuestos a la Luz Divina, prefieren con ventaja las tinieblas. Que los hombres no quieren la Luz, esto, más que de sobra, demuestran con sus obras enteramente malas.
10) ¿Dónde encuentras una fe íntegra? ¿Acaso existe alguien que ama al prójimo sin tener alguna ventaja a la vista? ¿Dónde está aquél que amaría a su mujer en razón de fertilidad? ¡Sólo piensan en la satisfacción de sus placeres! ¿Dónde está el ladrón que se sirve de una luz para robar a la vista de todos?

20. Porque todo el que obra mal, aborrece la luz y no viene a la luz para que sus obras no sean reprendidas.

11) Mira, las obras de todos aquellos que piensan y actúan de esta manera son malas. Quien quiera que ame tales obras es un enemigo de la luz, la odia y va a hacer todo para que sus obras no sean expuestas a ella, con lo cual se vería su fealdad y correría el riesgo de que sean reprendidas.
12) En esto, pues, consiste el verdadero juicio; pero lo que tú entiendes bajo un juicio no es nada más que un castigo como consecuencia de un juicio ya existente.
13) Si prefieres salir por la noche, este hecho ya es un juicio para tu alma porque quieres la noche más que el día; pero si chocas contra algo o si te caes en un pozo, esto, por cierto, no es el juicio sino una consecuencia del juicio en el que ya te encuentras.

21. Pero el que obra la verdad viene a la luz, para que sus obras sean manifiestas, pues están hechas en Dios".

14) Si eres amigo de la Luz, de la Verdad Divina, también actuarás en conformidad con ella y sentirás un vivo deseo de manifestar tus obras en plena luz ante los ojos de todos, ya que sabes que tus obras, realizadas en la Luz de la Verdad Divina, son buenas y justas.
15) El verdadero amigo de la Luz la reconocerla en seguida porque él procede de ella. y esta Luz es la fe que tiene su origen en el corazón.
16) Por consiguiente, el que cree en el Hijo del hombre, ya tiene la Luz y la Vida dentro de si. Pero quien no cree, tiene el juicio dentro de si, donde el juicio es la misma falta de fe.
17) Supongo que ahora Me habrás comprendido".

022. Nicodemo aún no puede encontrar al Divino Hijo del hombre. Por esto el Señor le manda a Juan. Finalmente despierta una luz en el alma de Nicodemo. " ¡Sigue la voz de tu corazón! " El valor del amor. El Señor pide un favor a Nicodemo. La declaración de amor de Nicodemo.

1) Dijo Nicodemo: "Bien, ahora todo me es comprensible; falta, sin embargo, el Hijo del hombre tan extraordinario sin el cual Tus sabias interpretaciones no tendrían valor alguno. ¿Para qué me sirve la fe o la mejor voluntad para creer en el Hijo del hombre, si no existe? No es posible creer en él por medio de una sola idea. Dime, pues, dónde le puedo encontrar y Te aseguro que me voy a acercar a él con plena fe".
2) Dije Yo: "Si Yo no hubiese percibido esto, no te habría dado todas estas explicaciones. Viniste de noche a visitarme y no durante el día aunque sabías de Mis milagros. No viniste sólo durante la noche terrenal sino también en la noche de tu alma, por esto se comprende que aquello del Hijo del hombre aún no lo hayas comprendido.
3) Te digo: Si alguien va en búsqueda del Hijo del hombre y Le busca de noche porque tiene vergüenza de hacerlo de día para no caer en descrédito, jamás Le encontrará. Pero como sabio que eres, deberías saber que la noche terrenal, igual que la espiritual, no se presta a buscar y encontrar algo.
4) Mi consejo es: Vete a Juan que ahora, por causa del agua bautiza en Ainón, cerca de Salim. Él mismo te dirá si el Hijo del hombre Unigénito ya ha venido o no. Allá llegarás a conocerle".
5) Dijo Nicodemo: "Por desgracia, querido Maestro, ¡esto me es totalmente imposible! Tengo mil obligaciones diarias de las cuales no me puedo separar tan fácilmente. Debes de pensar que en la ciudad y en sus cercanías, incluyendo los extranjeros, habitan unas 800.000 personas y yo me tengo que preocupar por ellas. Además me esperan obligaciones diarias en el templo. En caso de que no pueda tener el don de conocerle aquí en Jerusalén, me temo que tendré que renunciar a ello. Tal viaje me costaría por lo menos tres días.
6) Por tanto tendrás que admitir mis disculpas por no poder seguir Tu consejo. Sin embargo, siempre que vengas con Tus discípulos a Jerusalén, ven a morar a mi casa, que fácilmente da alojamiento a más de mil personas. Está situada en la plaza de David. Cuando vengas, estaré exclusivamente a Tu disposición. Si precisases de algo, avísame y lo tendrás.
7) Pues mira, ¡ha habido un gran cambio dentro de mí! Querido Maestro, Te amo más que todo lo que antes me parecía precioso y es como si este amor me dijese que Tú mismo eres Aquel por quien me querías mandar a Ainón para que Juan me hable de Él. Aún es posible que mi sentimiento me engañe, pero sea como sea, te amo con todo mi corazón. Dímelo, por favor, ¿este sentimiento de mi corazón sobre Ti es cierto?".
8) Yo le dije: "Aún tendrás que tener un poco de paciencia. Dentro de poco volveré y seré tu huésped. Entonces llegarás a saberlo todo.
9) Pero sigue los impulsos de tu corazón que te dirán más que los cinco libros de Moisés y todos los profetas. Ya que no hay nada verdadero en el hombre mas que el amor, acércate al amor y andarás en el día.
10) Pasemos a otro asunto: Después iré a Judea para anunciar el Reino de Dios. Tú eres prefecto de esa región. No por Mi, sino por causa de Mis discípulos te pido que me des un salvoconducto como los hay entre los judíos por la ley de los romanos, con el fin de que puedan pasar libremente entre las ciudades. Me seria fácil viajar entre legiones y sin dificultades, sin embargo, no quiero causar disgustos y Me sujeto a las leyes de Roma. Por esta razón, por favor, provéeme con un salvoconducto".
11) Dijo Nicodemo: "Ahora mismo, querido Maestro, lo tendrás. Yo mismo lo voy a escribir y dentro de una hora Te lo traeré, ya que mi casa no está lejos de aquí".
12) Nicodemo salió rápidamente y volvió después de media hora con el documento en las manos y le bendije en el corazón. Se despidió de Mí con lágrimas en los ojos, repitiendo su invitación. Yo, entre tanto, le recomendé que conservara la limpieza en el templo, lo que él también Me prometió. Ya era casi de día cuando nos separamos.

 

GEJ01.220 220. Admiración de Ahab sobre la Sabiduría Divina. El conocimiento sobre sí mismo es imprescindible. A la Palabra de Dios no la tenéis que escuchar solamente sino también la tenéis que practicar. E1 reposo verdadero y bienaventurado en Dios. Advertencia en contra del sueño extenso y la ociosidad.

1) Dijo Ahab : " ¡Oh Sabiduría, oh Sabiduría! ¡Qué sentido más elevado y verdadero abarcas tú, y nosotros, en comparación, qué sumamente ignorantes somos! Es una verdad eterna que en ninguna parte se puede conseguir un éxito si no es luchando; y yo ?tonto de mi? en seguida quería meterme con los betlemitas y empezar a iluminarlos. ¡Ay, que soy un dechado de toda ignorancia! Dicen los sabios de los griegos: "Cada actividad es la consecuencia de una lucha y cada resultado la consecuencia de éstas", y yo no lo comprendí; pero ¿cómo es que lo comprendo ahora?
2) Sin duda, si en lo intimo del hombre no precede una lucha adecuada entre el mismo y sus elementos vitales, entonces todo lo que se le aplique externamente será en vano.
3) Ahora estoy completamente al tanto de las condiciones instructivas del hombre; casi quisiera formular una regla fundamental de vida y estoy seguro de que con ella no erraría el blanco por mucho". ? Dije Yo: " ¡Dímelo! No quiero dar Mi opinión antes de que la hayas pronunciado".
4) Dijo Ahab: "Lo que el hombre y con las cualidades con que él desde el principio fue previsto no consiguió adoptar por sus propios esfuerzos,
esto tampoco Dios le puede dar sin perjudicarle. Cierto que a Dios todas las cosas le son posible, pero de esta manera no seria un beneficio para el hombre.
5) Quien no se haya reconocido antes a si mismo, ¿cómo va a reconocer a otro y menos aún a Dios? ? He aquí mi lema. Señor, ¿acerté bien?".
6) Dije Yo: " 1 De veras, amigo Ahab, con esto diste verdaderamente en el clavo; así es! Lo que el hombre con las facultades que le son concedidas no conquista con su propio esfuerzo, esto ni Dios le puede ni debe proporcionar sin ponerle en un juicio.
7) Por esto no seáis únicamente oyentes de Mi Palabra sino cumplid con ella y empezaréis a notar Sus bendiciones dentro de vosotros.
8) La vida es una actividad y no una desocupación de las fuerzas que la condicionan; con lo que la vida por medio de la actividad continua de
todas sus fuerzas tiene que mantenerse eternamente. Pues, en la inactividad no hay vida consistente.
9) El bienestar que el descanso os proporciona no es nada más que una muerte parcial de las fuerzas necesarias para la vida. Quien en el reposo inactivo ?especialmente en el de las fuerzas espirituales de la vida encuentra más y más bienestar, éste también se entrega cada vez más a los brazos de la auténtica muerte, de la cual ni Dios le podrá salvar tan fácilmente.
10) Hay también un sosiego justo y lleno de vida que reside en Dios, un sosiego que consiste en un sentimiento beatificado superior a toda ponderación por estar activo dentro de la Voluntad de Dios.
11) Este sentimiento beatificado y la conciencia plena de haber actuado continuamente dentro del orden Divino es, únicamente, el sosiego justo en Dios y está lleno de vida por tanta energía y acción correspondiente. Toda otra clase de descanso, cuya causa reside en el agotamiento de las fuerzas vitales, es, como ya dije, una muerte auténtica ? puesto que ciertas fuerzas vitales se han retirado de la actividad sin volver a ella. ¿Comprendéis esto?".
12) Dijo Judas Iscariote: "Si es así, entonces el hombre debiera rehuir el sueño como la peste; pues, el sueño también es una actividad de varias fuerzas vitales, aunque sean externas".
13) Dije Yo: "Por cierto. Por esto los dormilones nunca alcanzarán una edad muy avanzada. Quien durante su juventud concede a su cuerpo cinco horas de sueño y seis horas cuando sea mayor, en general llegará a una edad avanzada y conservará por mucho tiempo su aspecto juvenil; en tanto que un dormilón pronto envejecerá, tendrá una cara arrugada y canas, pareciéndose en la vejez a una sombra.
14) Como el cuerpo por exceso de sueño se desvitaliza más y más, mucho más todavía se da esto con el alma si ésta impide la acción de Mi Palabra y Mi Voluntad.
15) Una vez que la ociosidad haya tomado raíces en un alma, dentro de poco también el vicio lo hará; pues, la ociosidad no es nada más que un amor egoísta que rehúye toda actividad en favor de otros porque en el fondo no quiere otra cosa que todos los demás trabajen para él.
16) Por esto cuidaros de la ociosidad porque ésta es una verdadera simiente para todos los vicios posibles.
17) Los diversos animales feroces os pueden servir como ejemplo. Ved, estos animales sólo entran en una actividad mortal cuando un hambre voraz los lleva. Ellos ?y especialmente las serpientes? una vez que están saciados, se vuelven a sus cuevas donde, en muchos casos, descansan por varios días.
18) Observad, en cambio, a un ladrón asesino. Éste, de ordinario reacio a todo trabajo, se queda por días inactivo en uno de sus escondites. Pero en cuanto sus confidentes le previenen de que una caravana rica va a pasar por allí cerca de su escondite, entonces es cuando se vuelve activo y, junto con sus cómplices, se pone al acecho para luego pillarla y asesinar a los viajantes para que no les puedan denunciar. He aquí un fruto de la ociosidad.
19) Por esto repito: Tened cuidado con la ociosidad; pues, es el camino y la puerta ancha para los vicios de toda clase.
20) Después de la tarea cumplida, un reposo moderado les va bien a los miembros del cuerpo; sin embargo, el reposo excesivo es peor que nada.

 

GEJ01.224 224. Competición entre Kisionah y Baram. Necesidad y naturaleza de la contemplación introspectiva. molestias por parte de Satanás durante la contemplación.

1) Nos levantamos de nuestros bancos para irnos al jardín donde Baram nos estaba esperando con un desayuno abundante que había preparado para nosotros.
2) Kisionah se dirigió a Baram y le dijo: "Pero hermano, ¿qué estás haciendo? ¿Acaso piensas que mis almacenes, despensas y bodegas están vacías?".
3) Dijo Baram: "Hermano, sé muy bien que hasta mil convidados diarios no podrían acabar con tus provisiones ni dentro de mil años. Pero, gracias a Dios, tampoco formo parte de los pobres de este país. Por esto, por hoy me puedes dejar el placer de dejarme atender a todos esos invitados. Pues, tengo mucha alegría en servirle al Señor con mi pequeña persona. Mañana podrás volver a meter tus cocinas a una actividad tan intensa como te sea posible".
4) Kisionah y Baram se abrazaron. Luego se sentaron también a la mesa y tomaron un pescado delicioso con pan y vino.
5) Después de haberse reconfortado, Kisionah preguntó cuál era el programa de este día y si Yo tenía la idea de hacer una excursión, porque en este caso iba a hacer preparaciones para un viaje confortable.
6) Dije Yo: "Mi amigo y hermano, no te preocupes por nada. Se hará lo que el tiempo aporte. Pero hoy y mañana no habrá nada de especial que hacer ? sólo para nosotros mismos; por esto tampoco necesitamos preparaciones de ninguna clase. Mañana por la noche llegará Philipold de Caná y tendrá mucho que contarnos.
7) Ahora, hasta mediodía y en la sombra de los árboles, nos vamos a dedicar a algunos ejercicios de contemplación introspectiva.
8) De cierto, os digo: Nada es tan saludable para el hombre como una temporaria contemplación introspectiva. Quien quiere examinar a sí y a sus fuerzas, precisa, de vez en cuando, penetrar en sí mismo y contemplarse.
9) Y como esto es tan necesario, vamos a dedicarnos esta mañana a tal ejercicio y después del almuerzo haremos un paseo con el barco para ver qué se dará por allí.
10) Algunos no sabían cómo hacer una introspección y Me preguntaron por ello. Yo les dije: "Relajaos en silencio y meditad vivamente sobre vuestras actividades y sobre la Voluntad de Dios que os es bien conocida, y a ver si en las diversas fases de la vida cumplisteis con ella. Si penetráis en vosotros y os contempláis de esta manera, entonces a Satanás le dificultáis más y más su influencia en vosotros. Pues, no hay nada que éste busque con más empeño que ?por medio de diversas fantasmagorías triviales retener al hombre en su introspección.
11) Una vez que después de alguna práctica el hombre haya alcanzado una cierta habilidad en la contemplación de su fuero interno, entonces reconocerá allí con mucha facilidad las trampas que Satanás le ha organizado; las puede fácilmente desarmar y destruir, y puede tomar precauciones enérgicas en contra de todos los ardides futuros de dicho enemigo. Esto Satanás lo sabe muy bien y por esto se dedica con empeño a distraer y ocupar el alma, por medio de diversas fantasmagorías externas y, estando al acecho y sin ser visto, a Satanás le resulta muy fácil organizar para el alma una gran variedad de trampas que al fin le enmarañarán de tal manera que el alma ya no llegará a la introspección ? y esto es un gran perjuicio para ella.
12) Pues, de esta manera el alma queda más y más separada de su espíritu, al cual ya no le podrá despertar. Y esto ya es el inicio de la segunda muerte del hombre.
13) Ahora sabéis en qué consiste la introspección interna. Dedicaos a ella en silencio hasta el almuerzo y no os dejéis perturbar por apariciones externas. Pues, Satanás no dejará de procurar apartaros de esto por medio de espectáculos externos. Pero entonces recordad que Yo os lo predije y volved en seguida a vuestra introspección interna".
14) Con esto todos se relajaron y cada uno empezó con fervor a contemplar su propio "yo", lo que duró una hora sin incidentes.

 

GEJ01.226
226. El gran beneficio de la introspección con regularidad. El renacimiento. La invocación de espíritus es un camino para el infierno. ¿Por qué tiene que haber un Satanás? La indiscreción de Judas y su corrección.
1) Yo les dije a los discípulos: "Ahora habéis conocido cómo de una nueva manera el hombre puede convertirse poco a poco de lo material a lo puramente espiritual y cómo en este camino se puede volver maestro de si mismo y, en consecuencia, también sobre toda la naturaleza mundana y externa. Por esto, de cuando en cuando, practicadlo en Mi Nombre; que alcanzaréis un gran dominio sobre vuestras pasiones y, como consecuencia, sobre toda la naturaleza mundana y en el más *allá sobre toda criatura.
2) Observasteis las apariciones malignas que Satanás os había preparado y que os espantaron tanto. Sin embargo, confiando en Mi Palabra recobrasteis vuestro valor y os tranquilizasteis y relajasteis de nuevo; de modo que por medio de tal relajamiento os volvisteis maestros de todos estos acontecimientos perversos.
3) Pero no os imaginéis que con esto a Satanás ya le desbaratasteis su malicia. Siempre que os dediquéis a tales ejercicios, él os intranquilizará hasta que no llegue el día en que hayáis renacido por completo.
4) Una vez que hayáis renacido por el espíritu, Satanás habrá perdido todo poder sobre vosotros eternamente y seréis sus jueces, así como también de todos aquellos que él arrebató para sí y que vosotros le volveréis a arrancar para siempre".
5) Preguntó Pedro: "¿Cómo se da eso de que uno renace? ¿Es posible que el alma y el espíritu tengan que volver a introducirse en el cuerpo de una mujer para que desde allí pueda nacer de nuevo? O ¿cómo hay que comprender esto? ".
6) Dije Yo: "Todavía estás lejos de comprender esto. Pero una vez que Yo haya ascendido allí de donde vengo y Mi Espíritu libre tu espíritu, entonces percibirás en toda plenitud qué es el renacimiento del espíritu. Pero por ahora esto no lo puedes comprender, ni tampoco nadie de todos vosotros. Solamente por el cumplimiento de Mi Doctrina y por medio de tales ejercicios vitales finalmente alcanzarás, por ti mismo, a obtener tal luz interna.
7) Esta percepción no se consigue a través de doctrinas ni por medio de enseñanzas externas; sin embargo, esto es algo que hay que ganárselo internamente, de la misma manera que ahora ?una vez y para todos los tiempos? acabo de mostraros".
8) Dijo Judas: "Señor, he visto invocadores de espíritus y magos imponentes que hablaban con las almas de difuntos que les revelaron cosas ocultas. ¿Cómo habían conseguido aquellos penetrar en. el mundo de los espíritus? ¿No es eso también un cierto renacimiento espiritual?".
9) Dije Yo: < Pues si, pero no para el Cielo que es el Trono de Dios, sino para el infierno donde habita Satanás con su séquito".
10) Dijo Judas: "En este caso Satanás también tiene que ser un señor provisto de gran poder, aunque sea maléfico. A mi juicio ?y si esto fuera posible? valdría más exterminar a Satanás en vez de dejarle a él aniquilar a millones. ¿Para qué, además, debe haber un Satanás en el Orden Divino?".
11) Dije Yo: "Para que un día también te atrape a ti porque tú te empeñas tanto por él. todavía andarás un largo camino para llegar a tener una débil idea sobre tu mente, por no hablar del inmenso Orden Divino que por razones muy sabias en la tierra al lado del día también creó la noche. ¿Acaso comprendes a fondo la noche física de la tierra o el día eterno de todos los soles que todos son mundos como la tierra es uno? Si esto no lo comprendes, entonces te pregunto cómo es posible que aquí pongas una pregunta que no es conveniente para un hombre ante su Señor, Dios y Creador. Igual Me vas a preguntar todavía el por qué una piedra es dura y el agua tan suave y por qué el fuego te causa daño y el agua fresca no.
12) Te digo: Si no comprendes nada, entonces aprende primero, quédate quieto y presta atención. Sólo si entiendes algo a fondo, entonces puedes hablar y presentar preguntas inteligentes a tus hermanos.
13) Pues mira, contigo se da lo mismo que acontece con toda la ignorancia de los hombres: Íntimamente si que se avergüenzan de ella, pero la quieren encubrir con toda clase de preguntas aparentemente sabias, sin considerar que justamente con esto demuestran aún más su estupidez. Por esto acepta estas Mis palabras suaves como escarmiento, si no, aún caerás un día en un apuro del cual tardaré mucho en librarte."
14) Estas palabras dirigidas a Judas calmaron considerablemente sus ganas de hacer preguntas y él echó una mirada furtiva a Tomás; pero éste, tal como los demás discípulos, simularon sabiamente no haberse dado cuenta de esta reprimenda y Judas se retiró sosegado.
15) Y Yo dije a Baram: "Bien, hermano, ahora puedes hacer que preparen el almuerzo ? pero por esta vez en la casa. Baram fue de prisa a las cocinas y dejó todo preparado. Nosotros le seguimos y dentro de una hora habíamos almorzado con toda tranquilidad.

 

OM.004 004. El obispo Martín se escandaliza con el templo luterano; la contestación del ángel. Martín está dispuesto a servir de pastor.

1 Entonces siguieron adelante, más bien hacia el sur, y llegaron a una granja ante de la cual, fácil de reconocer, se encontraba un pequeño templo luterano. Al ver lo que para él siempre fue la piedra de máximo escándalo, el obispo empezó a hacer sin parar la señal de la cruz en su frente, y al mismo tiempo se golpeó el pecho con el puño cerrado, exclamando continuamente: " ¡Mea culpa, mea culpa, mea máxima culpa! le "
2 El ángel le interrumpió: "¿Qué te pasa? ¿Hay algo por aquí que te molesta? ¿Por qué no continúas tu camino?"
3 "¿Acaso no ves el templo luterano, obra del demonio? -se escandalizó el obispo- ¿Cómo puede un cristiano acercarse a un sitio condenado como éste?
4 Oh, oh, ahora caigo: tú puedes ser el mismo condenado camuflado "." ¡ay, no quiero ni pronunciar la palabra!. Si realmente lo eres, entonces ¡quítate de delante, monstruo abominable!"
5 "Me parece que llevas el mejor camino para hacer otra excursión de tus cinco a diez millones de años en el reino de los espíritus, además en un rincón aún más oscuro y árido que el de antes -le advirtió el ángel- Si esa es tu intención dilo entonces francamente. Aquí tienes todavía a tu disposición tu antiguo palio. Pero me temo que esta vez tendrás que aguantar diez veces más hasta que alguien venga a socorrerte.
6 Vosotros que tenéis vuestras propias ideas, ¿no decís que el diablo puede hacerse pasar hasta por un ángel de luz, pero jamás por un obispo penetrado del Espíritu Santo? Si no quieres negar tus propias ideas, ¿cómo me puedes tomar por un diablo?" El obispo casi se desplomó, hizo la señal de la cruz y no dijo más que: "¡Dios me proteja!"
7 El ángel continuó: "Y si niegas tu concepto dogmático, que se basa en la invencibilidad de la piedra de Pedro por las puertas del infierno, entonces pones a toda Roma en duda. Y por consiguiente no comprendo que, evidente adversario de Roma, puedas escandalizarte con esta caseta que tomas por un templo luterano"
8 "Pensándolo bien, tienes toda la razón -le respondió el obispo- Pero si realmente eres un obispo, también sabrás que cada católico tiene que someter su facultad intelectual a una fe ciega e incondicional a Roma. Si el intelecto está encadenado, ¿de dónde podrá alguien como yo deducir reflexiones y normas de actuación?
9 A nosotros se nos impone: "El hombre tiene ante todo que cuidarse en no penetrar en el espíritu de la religión; que no sepa de las cosas sino que crea todo con fe profunda. Para su salvación más le vale al hombre entrar como necio en el cielo que como iniciado en el infierno. Hay que ser temeroso de Dios a causa del infierno y hay que amarle a causa del cielo". Siendo estos lemas la base de nuestro pensamiento, ¿cómo, entonces, puedes esperar que sea consecuente?"
10 "Por desgracia ?observó el ángel? sé muy bien cómo anda la doctrina de Babel, que va exactamente contra el evangelio que dice: "No juzguéis y no seréis juzgados; no condenéis y no seréis condenados". ¡Pero vosotros siempre habéis juzgado y condenado a todo el que no se ha sometido a vuestro cetro!
11 Dime, ¿podéis ser seguidores de Cristo si no consideráis en absoluto su dulce doctrina? ¿Acaso no te es manifiesto que el orden y la consecuencia en la doctrina de Cristo y en toda la Creación son supremamente dignos, y que de cada palabra del evangelio emana la plenitud del Espíritu Santo? Pero vosotros, ¿no hablasteis y actuasteis siempre precisamente contra el Espíritu Santo? Pues siempre actuasteis intencionadamente contra la purísima doctrina dada por el Señor, la que después fue de nuevo y para siempre comunicada por el Espíritu Santo a los apóstoles y discípulos.
12 ¡Con eso puedes ver que el suelo en que te encuentras es ya el del infierno! Pero el Señor es clemente contigo y me ha enviado para que te salve de tu cautividad babilónica.
13 Por eso es por lo que, si deseas aprovechar la gracia ofrecida, el Señor quiere que ante todo te reconcilies con tu mayor piedra del escándalo. Pero si prefieres continuar con tu doctrina babilónica entonces tú mismo te conduces al infierno de donde ya será más difícil que te saque un amigo de Jesús el Señor . "
14 "Sí, amigo mío, ¡por primera vez empieza a brotar en mí una especie de lógica! ?le respondió el obispo? Ten un poco de paciencia conmigo y, en nombre de Dios, haré lo que me dices. Condúceme adelante, ¡pero te ruego que no me hables más del horrible infierno! "
15 "De momento ya hemos llegado ?le anunció el ángel? Aquí yo, campesino y obispo a la vez, te emplearé como pastor; y el fiel desempeño de tu cargo te traerá pan y te facilitará un progreso ulterior. Pero te advierto que el mal humor y un comportamiento arbitrario te puede hacer mucho daño pues habrá poco pan y poco progreso. Si quieres ser un siervo fiel no pienses ya en tu existencia terrenal sino únicamente en que aquí, si deseas progresar, tienes que empezar a servir desde el principio.
16 Tienes que tener muy en cuenta una cosa: para progresar aquí debes retroceder y querer ser el último y el inferior. Porque nadie llegará al Señor a no ser que se haya humillado en absolutamente todo, hasta en su última fibra. Bien, ahora conoces tu situación aquí. Sígueme pues y entra conmigo en la casa, ¡y esto de buen grado!"
17 El obispo le siguió sin réplica porque le quedaba claro que su guía no tenía malas intenciones para con él.

 

OM.050 050. Diferencia entre los resultados de la enseñanza interior y la exterior. La alfareria.

1 "Amigo, hablas y preguntas conforme a tu entendimiento y yo voy a responderte a m¡ manera -le contestó el habitante de la lunaTomándote a ti como ejemplo parece evidente que el Supremo Espíritu de Dios os habrá enseñado exteriormente y esto con un palo en la mano porque es sabido que tú, y se supone que también todo el linaje humano de tu planeta, hasta ahora núsino sois todavía demasiado ignorantes para una enseñanza interior.
2 ¿Acaso piensas seriamente que el supremo y todopoderoso Espíritu de Dios haya creado al hombre, su criatura más perfecta, como un saco vacío en el que si quieres tener algo dentro hay que meterlo antes? Oli, ¡ahí estás profundamente equivocado!
3 El hombre de cada mundo celeste ya tiene un infinito tesoro de sabiduría dentro de sí. Sólo hace falta activar esta semilla con un medio adecuado y, sin nada más, producirá en seguida los frutos más maravillosos. Y del remedio adecuado ya se preocupa el excelso Espíritu Divino.
4 Si el hombre no ha rechazado tal remedio sino que lo ha aplicado en sí mismo, entonces empezará a germinar por su propia semilla, a crecer y, finalmente, a madurar. No hace falta enseñanza exterior, sino únicamente interior.
5 Porque todo lo que al hombre le llega de fuera siempre seguirá siendo algo ajeno. Lo recibido de fuera no puede darle una verdadera sabiduría propia y duradera sino sólo una sabiduría que nunca favorece la verdadera vida sino que causa su perdición, acabando al fin con ella. Pues, como algo venido de fuera, siempre se inclinará hacia lo de fuera y jamás hacia dentro, a la morada de la auténtica y verdadera vida eterna de Dios, el Espíritu supremo.
6 Así es cómo nosotros llegamos a nuestra sabiduría; no desde fuera sino únicamente desde dentro. Si vosotros necesitáis de una enseñanza exterior será entonces porque sois unos seres muy toscos y sensuales, y por eso grandes pecadores. De modo que sois adversarios del orden divino y por ello vuestro concepto de vida va contra vuestra auténtica vida: la interior. Así el A, el B y todos los demás serán y seguirán siendo ciegos si no les sopla un viento externo de enseñanza.
7 Esta es la respuesta a tu pregunta, también en el plano externo, ya que para comprender una respuesta en el interno te faltan todavía por completo las facultades necesarias, lo que tú mismo has confirmado con tu pregunta. ¡Pero aun así puedes seguir preguntando!"
8 Martín puso cara de vinagre ante esta explicación porque comprendía que no podía competir con la sabiduría de los habitantes de la luna. Estaba muy interesado en demostrar a los habitantes de la luna que él, como habitante de la tierra, era más sabio; pero no encontró manera de demostrárselo.
9 Por eso Martín se dirigió a mí: "Señor, ¡no me abandones ahora! Ayúdame a vencer a este habitante de la luna tan sumamente sabio para demostrarle que los hombres de tu tierra no son tan ignorantes como él los pinta. Con sus respuestas me aplasta de tal forma que a mil de ellas no le podría devolver ahora ni una sola. Y eso teniendo en cuenta que yo debería ser su amo, como en adelante también de todo este mundo.
10 Tendría poca gracia que los habitantes de todos los mundos vistos vinieran a mí como amo suyo y me demostrasen que soy el insensato más estúpido de toda esta creación. Me parece que para evitar esta vergüenza haría falta que, con una sabiduría mayor, les pudiera demostrar desde el principio quién aquí es su señor. Así dejarían de tratarme en lo sucesivo en tono pedantesco como a un párvulo"
11 "Escucha, Martín, ¿acaso piensas que puedes hacerle callar a un verdadero sabio como a este con una batalla de respuestas? -le pregunté- ¡En eso te equivocas profundamente! De la misma manera que no hay sinouna sola verdad, tampoco hay sinouna sola sabiduría que, igual que un baluarte eterno, es eternamente invencible. Si este habitante de la luna se te enfrentó con la única auténtica verdad, dime, ¿con qué clase de sabiduría más sabia quieres combatirle?
12 Te digo que hay un camino muy distinto del tuyo para conseguir que estos espíritus se vuelvan afables, serviciales y devotos tuyos: el amor, la humildad y una gran mansedumbre. ¡Con estas tres cualidades de vida, las más importantes y principales, llegaremos finalmente al punto desde el que se puede combatir con eficacia a todos estos incontables habitantes de las estrellas!
13 El amor te enseña cómo hacer el bien y tan felices como sea posible a todos ellos. La humildad te enseña a ser pequeño y a no alzarte nunca con arrogancia por encima de nadie, por insignificante que parezca, sino a considerarte siempre como el más ínfimo. La mansedumbre te enseña a soportar a todos y a ayudarles, en todo lo que les haga falta, desde el fondo más íntimo del corazón y siempre con la misma benevolencia. Hay que ayudarles siempre con estos remedios tan sumamente afables que jamás pueden restringir la libertad de nadie. Si alguna vez fueran necesarios remedios más severos, nunca deben estar motivados por el afán de castigo o por la ira, por muy justa que sea, sino siempre por el mayor amor más puro y sin consideración de tendencias propias.
14 ¡Estas son las características de toda maestría celestial! Tienes que identificarte con ellas enteramente y ya verás como quedarás mejor con estos habitantes de la luna. Por eso vuelve a la pareja y procura aplicar los remedios celestiales. ¡Así sea!"
15 Martín se dirigió de nuevo a la pareja de la luna: "Escucha, mi apreciado amigo, pequeño y grande a la vez, he ponderado bien tus muy sabias palabras y, con la gracia del Señor, reconozco que tienes toda la razón en todo lo que dijiste. No obstante, aún tengo otra pregunta. No creas que es para exarrúnar más profundamente los fundamentos de tu sabiduría, sino sólo para aprender de ti.
16 Antes declaraste nula y sin valor toda enseñanza exterior. No puedo decir que estés equivocado del todo. Pero si toda enseñanza exterior y por lo tanto también toda noción exterior, venga de donde venga y entre por el sentido humano por el que entre, fuera mala, inútil y por eso reprochable, entonces quisiera que tu sabiduría me explicara por qué el gran Creador de todos los mundos, hombres y ángeles nos ha provisto de estos sentidos externos. ¿Para qué tenemos una voz que nuestra boca emite hacia fuera y una lengua capacitada para este fin? ¿Para qué hay formas exteriores y toda clase de apariencias externas en todos los seres y en las incontables cosas que existen? ¿Podríamos imaginar siquiera un ser sin formas exteriores? La supresión de toda forma exterior ¿no acabaría con la existencia de cada ser? ¡Por mi parte no puedo imaginarme un ser que no se manifieste con alguna clase forma exterior! Estas son mis dudas razonadas. Por eso te ruego que tengas paciencia y me despojes de ellas"
17 "Amigo, una vez apuntas demasiado bajo y otra demasiado profundamente. Una vez muy poco y la otra demasiado, i así que aún te falta mucho para acertar!
18 El Gran Espíritu ha creado infinitamente mucho de todo. Todas las relaciones recíprocas que lo "mucho" pueda tener entre sí han de ser externas, de lo contrario no podría ser "mucho". Con lo que toda correlación entre lo creado es algo exterior. Y para que el hombre también pueda percibir lo exterior le son dados los sentidos externos. Pero con ellos aún no puede concebirlo; para eso precisa los sentidos internos de su espíritu.
19 De modo que el hombre tiene sentidos externos para percibir lo exterior, e internos para concebir lo interno, donde la sabiduría es un atributo de los sentidos internos del espíritu y no de los externos. Por eso tiene que ser aprendida desde dentro y no desde fuera hacia dentro.
20 El alma recibe esta enseñanza interior únicamente delespíritu al que el gran Espíritu de Dios ha revelado absolutamente todo acerca de toda la creación.
21 La lengua exterior así como el oído sirven para calificar lo externo y poder enlazar posteriomente lo externo con lo interno. Con tal enlace el hombre llega al pleno conocirriíento del orden divino; y este conocimiento es la verdadera sabiduría a la que deberíamos aspirar porque crea la fuerza intrínseca del espíritu y activa su vida.
22 Ahora comprenderás que el Espíritu de Dios jamás ha enseñado a los hombres a través de revelaciones exteriores sino siempre desde dentro, por el espíritu. Aunque aparentemente parezcan enseñanza exteriores de personas, nunca podrán ser eficaces interion-nente antes de que la fuerza omnidespertadora del Espíritu de Dios las haya introducido en el espíritu más interno del hombre. Lo mismo pasa con todas mis explicaciones que ahora recibes a través de tu oído físico.
23 Si Dios mismo te enseñara toda la sabiduría exteriormente como ahora lo he hecho yo, toda esta enseñanza Suya, del gran Dios, no te serviría de nada si Él, por medio de su Espíritu sumamente santo, no te ha enseñado interiormente a través de tu propio espíritu.
24 Si entiendes lo que te digo tómalo como respuesta adecuada. Pero ten en cuenta que mientras no lo hayas recibido dentro de ti no te servirá para tu salvación sino que será un castigo: pues, en tanto no lo hayas asimilado, en vez de hacerte libre siempre será un freno para tu desarrollo espiritual. Si quieres hacer más preguntas, entonces pregunta, ¡te responderé! "
25 "Amigo, pese a tu aparente sencillez tengo que reconocer de nuevo que tu sabiduría es verdaderamente profunda. También admito que no puedo competir contigo ni de lejos. Pero por muy perseverante sabio que seas, tendrás que aceptar que si enseñaste a alguien con mucho amor en asuntos sobre el orden de Dios, sobre su amor, omnipotencia y sabiduría, aunque sólo haya sido externamente, ¡tal enseñanza nunca podrá resultar un castigo para un discípulo inofensivo y dispuesto, sino que tendrá que ser para él un caminojusto hacia la vida eterna! Yo por mi parte no doy mucha importancia a la sola sabiduría sino únicamente al amor. ¡Porque donde falta el amor toda sabiduría me importa un comino!
26 ¿Qué te parece este punto de vista mío? Ya sé que para poder entrar en el auténtico reino de Dios el hombre tiene que haber renacido antes por el espíritu. Pero precisamente para llegar a este renacinúento, tiene uno que haber aprendido previamente los primeros pasos para tal fin, y ello mediante enseñanza exterior porque, especialmente en el caso de niños, no hay ni que pensar en unaenseñanza interna. Y si en eso también estoy equivocado, ¡demués-trame entonces cómo educáis a vuestros niños en la luna! "
27 ¿Por qué continuas preguntando con tanta labia de miras estrechas si de todos modos tu propia opinión te parece ser la más acertada? -le preguntó el sabio de la luna- ¿Es cada enseñanza exterior una ley que prescribe las normas a qué atenerse o no? ¿Acaso las leyes y los reglamentos no llevan implícitos un castigo? Y la ley, ¿ha liberado a alguien jamás?
28 Es sabido que vosotros primero hacéis de vuestros hijos unos cautivos y después ya no los podéis liberar. Nosotros educamos a nuestros hijos al modo como un alfarero de vuestra tierra hace un tarro en su torno, estirándolo encima de la rueda desde dentro hacia fuera y al mismo tiempo apretando desde fuera hacia dentro porque si no le saldría un tarro deforme. De modo que si quieres aprender cómo educar a los hombres para la eterna libertad ve al taller de un alfarero donde comprenderás tu amor mal interpretado. A ver si me entiendes: ¡en el alfarero hay más sabiduría que hasta ahora en ti! "
29 Tras haber recibido este golpe bajo Martín volvió a mí y me dijo: "Señor, con este ser de la luna tan radical no hay manera de entenderse. Le puedo presentar algo todo lo de acuerdo que se quiera con tu enseñanza, ¡siempre me lleva miles de años de ventaja! Lo sorprendente es que él nunca habrá visto la tierra como astro y sin embargo parece que la conoce mejor que yo. Fíjate que me remitió a un alfarero de la tierra para que de él aprenda la sabiduría y estudie el secreto del amor ¡vaya cosa más graciosa!
30 ¿Qué pintaría yo allí? ¿Acaso me pondré a fabricar tarros? ¡El descarado me echó en cara que hasta Tú, Señor, no podrías ayudarme con tu enseñanza oral si la misma no viniera ya desde dentro de mi, de ni¡ propio espíritu! ¡Con esto, evidentemente, hacometido un gran pecado! ¡No me importaría que este fanfarrón sufriera un pequeño escarmiento para que entienda las consecuencias de negarte, incluso a ti, la eficacia de tu enseñanza! "
31 "Bueno, mi querido Martín -le advertí-, vale más que te conformes con esto porque si te pelearas con este habitante de la luna te ganaría con mucha ventaja. Y no merece un cotratiempo desagra-dable porque es un espíritu sumamente bueno. Ha sido un poco más duro contigo porque en tu interior descubrió una especie de ansia de honores, que es lo que menos soportan estos seres. Porque para ellos lo externo tiene que estar en absoluta armonía con lo interno.
32 Por lo demás ten muy en cuenta lo que este sabio te ha transmitido; tiempo vendrá en que te será muy útil. El alfarero es realmente una correspondencia muy acertada: a través de ella puedes llegar a conocer toda la plenitud de mi orden. Pues Yo también soy un alfarero y mi actividad es la de un alfarero porque mi orden es como la rueda del alfarero y mis obras equivalen a los tarros del alfarero. ¿Cómo es esto? ¡Ya te lo enseñará el futuro!
33 Pasemos ahora a la puerta número doce. Allí se te aclarará mucho de lo que hasta ahora te quedado oscuro. ¡Así sea!

 

OM.068 068. Palabras instructivas sobre el camino hacia la bienaventuranza.

1 Nada más al entrar en la casa, uno de los minoritas los recibió muy preocupado: "Querido amigo, ¿qué pasó allí fuera para que hayas tenido que salir tan precipitadamente? ¡Estábamos tan asustados y preocupados por ti! ¡Hemos pensado que tal vez te han soltado un rapapolvo por nuestra causa Ay, ¡dinos qué pasó!"
2 Martín sonrió y los tranquilizó: "Hermanos, ¡no os preocupéis por mí! Pero aquí os presento a un hermano que el Señor nos ha enviado para vuestra y mi causa, para que me ayude a poneros a todos en el buen camino. ¡Ésta fue únicamente la razón por la que me han llamado afuera!
3 A este amigo del Señor le tenéis que escuchar bien y de buen grado. Y si siempre le hacéis caso entonces, tal vez, dentro de poco nos encontraremos libres y en condiciones más favorables. Que sepáis que tampoco yo soy un espíritu en plena bienaventuranza, ¡ni mucho menos!, sino que me encuentro en camino hacia ella, con la ayuda y la gracia del Señor.
4 Esforzaos bien para que os volváis dignos de esta gracia lo antes posible. Entonces puede que todos nosotros entremos al mismo tiempo en el reino de la luz de Dios"
5 "Sí, hermano, te lo prometemos a ti y a tu amigo ?continuó el minorita? En la esperanza de que pueda llegarnos la gracia del Señor, aunque sea las más mínima, ya nos atendremos estrictamente a las instrucciones que nos déis"
6 Entonces Borem tomó la palabra: "Sí, hermanos y hermanas ?dijo? cumplid con esta promesa vuestra desde el fondo de vuestros corazones. Amad a Jesucristo sobre todo, porque Él es nuestro único Padre, santo y lleno de amor. Buscadlo sólo a Él y atad vuestros corazones sólo a Él, y antes de que lo penséis estaréis ya en su hogar de amor eterno. Tenéis que expulsar de vuestros corazones todas vuestras tendencias mundanas y sensuales; de lo contrario sería imposible para nosotros llevaros al eterno hogar del santo padre. Y ahora tomad a pecho lo que os voy a decir:
7 En el mundo todos teníais dos conceptos sobre Dios, el cielo, la vida del alma y su estado tras haber dejado el cuerpo aparte, dos conceptos diferentes pero absolutamente erróneos. Ya os habréis convencido que aquí vuestras antiguas creencias no se ha confirmado por parte alguna. Ni visteis un purgatorio, menos todavía un infierno, y no encontrasteis ángeles con alas ni tampoco un cielo; y así como nunca encontrasteis todo esto, jamás vais a encontrar todo lo demás en lo que vosotros, católicos-romanos, habíais creído.
8 Igualmente los elementos y formalidades necesarios para las oraciones, utilizados por las comunidades y los sacerdotes y a los que tuvisteis en gran estima, no tienen aquí el menor valor. Nadie llega al Señor por un intermediario de misericordia", pues el Señor mismo es la suprema misericordia en sí. De modo que sería una estupidez enorme, y a la vez un pecado, tratar de incitar al Padre tan lleno de amor y tan sumamente misericordioso "a ser misericordioso"
9 Por eso cada cual tiene que poner él mismo mano a su obra, si no nunca le sería posible a Dios, el Señor de toda la magnificencia eterna e infinita. Ahora yo mismo ya soy un gran ángel del Señor que continuamente me confirma: "Hermano mío, ¡cuánto te amo!" Pero si me dirigiera a Él para rogar por vosotros durante una eternidad, no os serviría para nada. Pues cada uno tiene que actuar movido por su amor y su propio esfuerzo, de lo contrario jamás llegará a la verdadera libertad de su espíritu. Dios es omnipotente, pero su omnipotencia no puede liberar a nadie, pues precisamente es de esta omnipotencia de la que tenemos que liberarnos por nuestra libre voluntad y por nuestro amor a Dios; de lo contrario no seríamos sino máquinas controladas por la dicha omnipotencia de Dios.
10 Para este fin el Señor nos ha preparado caminos bien ordenados que tenemos que andar para llegar a tal libertad divina. Hasta ahora estos caminos os eran desconocidos pero os los voy a mostrar. Tenéis que seguir estos caminos sin vacilar, llevados sólo por vuestra libre voluntad, y llegaréis al mismo destino preparado para cada espíritu creado por Dios.
11 A partir de ahora os será concedida toda la libertad imaginable; pero atención, ¡esta libertad es ficticia! ¡Sed conscientes que se trata de una prueba, de modo que no abuséis de ella!
12 ¡Miles de Evas os van a ofrecer la manzana tentadora, pero por amor al Señor no la debéis tocar!
13 Os van a calumniar y se reirán de vosotros, ¡pero no debéis alteraros o soñar con venganzas!
14 Os van a perseguir, os van a robar y hasta os maltratarán. Pero vuestra única defensa sea el amor, pese a que dispondréis de todos los medios para vengaros.
15 Pensad siempre en el Señor y su Evangelio y construiréis vuestro hogar en un suelo firme.
16 Os digo la eterna verdad por Dios, el Señor de todo lo que existe y de toda la vida. Quien no cumple con su palabra, no entrará en Su reino.
17 Cada cual tiene que pasar por la muy estrecha puerta de la humildad, confiándose en todo a Dios. ¡No nos debe quedar sino únicamente el amor junto a la más profunda humildad! ¡Nada nos debe ofender! ¡Nunca debemos decir ni pensar que una u otra cosa nos pertenecen por alguna razón. Pues lo único que tenemos todos no es sino el derecho al amor y a la humildad. ¡Todo lo demás es del Señor!
18 Así como el Señor mismo se humilló hasta el punto más extremo, igual lo tenemos que hacer nosotros también si queremos llegar allí donde está Él.
19 A quien te da una bofetada, no se la devuelvas sino ofrécele también la otra mejilla para que haya paz y armonía entre vosotros. A quien te disputa la túnica, dale también el manto. Y a quien necesita que le acompañes una hora, acompáñale dos, para mostrarle amor. Bendice al enemigo y reza por aquellos que te maldicen. Nunca paguéis el mal con el mal sino haced el bien a todos aquellos que os odian, y os volveréis verdaderos hijos de Dios.
20 Mientras busquéis vuestro derecho en otra parte que en la palabra de Dios, mientras que todavía llevéis el aguijón de la cólera dentro de vosotros, y mientras todavía creáis que sois víctimas de alguna injusticia, aún sois hijos del infierno y la gracia del Señor no está con vosotros.
21 ¡Los hijos de Dios tienen que ser capaces de soportar y aguantar todo! Que toda su fuerza sea el amor para con Dios y para con sus hermanos, tanto para los buenos como para los malos.
22 Si sois firmes en todo esto entonces también seréis absolutamente libres y estaréis preparados para ser admitidos en el reino de Dios.
23 Estoy al tanto de que todos vosotros fuisteis sacerdotes y monjas de la comunidad más ciega. También sé que algunos de entre vosotros todavía os vanagloriáis de ello en secreto. Pero os digo: ¡Que nadie añore lo que fue o hizo en la tierra! Si alguien piensa en haber hecho el bien, entonces el Señor también pensará en el mal que hizo, y le juzgará conforme sus obras. Quien es juzgado por el Señor es juzgado para la muerte porque el juicio es la muerte del alma en la cautividad eterna de su espíritu.
24 Si el Señor dice: "¡En todo cuanto hayáis hecho reconoced todos que fuisteis unos siervos inútiles!", ¡cuánto tenéis que reconocer la veracidad de estas palabras todos vosotros que jamás practicasteis el Evangelio en vosotros mismos y menos todavía en vuestros hermanos!
25 Todo esto os lo he dicho en nombre del Señor, sin quitar ni añadir una sola palabra. Tal como lo he recibido del Señor así os lo he comunicado. Ahora es cosa vuestra si cumplís con ello o no; si por la testarudez de no considerar lo que os digo caéis en un juicio en el futuro, ¡entonces ya no podréis pretender no haber sabido nada!
26 Pero si alguien tiene buena voluntad y cae a causa de la debilidad de su naturaleza, entonces mi hermano y yo, en nombre del Señor, estamos preparados para levantaros.
27 Ya veis que de momento no se requiere más que vuestra buena voluntad, las buenas obras más en adelante.
28 De modo que poned mucho afán en la buena voluntad por el bien y se hará un poco la vista gorda referente las obras, pues la buena voluntad ya es una buena obra del espíritu.
29 Pero ¡ay de aquél que alimente en secreto una voluntad mala y engañosa mientras que exteriormente finja tenerla buena ! Os digo a través de la fuerza del Señor que me atraviesa como la tempestad a un bosque: ese será llevado al infierno por el camino más directo y será arrojado al lodazal de la eterna perdición como una piedra que desde el cielo cayera al fondo del mar donde quedaría para siempre en el lodo del juicio.
30 Ahora sabéis lo que tenéis que hacer para entrar en el reino del Señor como verdaderos hijos suyos. ¡Actuad de acuerdo con ello y viviréis!
31 Este vuestro mejor amigo y yo permaneceremos con vosotros, aunque no siempre visiblemente. Y si alguno cae a causa de su debilidad, entonces ya le levantaremos. Pero si alguien cae a causa de su malicia, a él no le ayudaremos. No me preguntéis dónde está el lugar de la prueba, pues puede estar en todas partes y donde menos lo esperáis; para que vuestra libertad sea absoluta. El Señor esté con vosotros y con nosotros. Amén"
32 "Hermano, has hablado la pura verdad por el Señor ?contestó Martín? También a mí me han tocado tus palabras porque con ellas he encontrado bastantes puntos débiles en mí mismo"
33 "Entonces no te perjudicará pensar también en ellas. Pues para dirigirte a la bella mercuriana aún no me parece conveniente que vayas solo ?observó Borem? "¿Me comprendes?"
34 "Por supuesto, tienes razón ?le respondió Martín? Ya sabes que todavía queda algo de animal dentro de mí. ¡Pero espero que esto cambiará!"

 

OM.131 131. Bajada a un valle del sol. Velocidad de marcha en el reino de los espíritus.

1 Martín vio que el camino bajaba serpenteando hacia un valle enorme, pasando por muchos montículos muy extensos. Pero del mismo valle aún no podía distinguir el menor detalle.
2 Pues los espíritus ven como a gran distancia todo aquello sobre lo que todavía les falta comprensión; se acercan a un objeto en la misma medida en que aumenta su sabiduría respecto a él. En este sentido el descenso de una montaña alta a un valle profundo y extenso significa: entrar en plena humildad y, a través de la misma, en el mayor amor, sin el cual ningún espíritu puede lograr su plena fuerza vital.
3 Martín, al igual que los otros numerosos huéspedes, se estaba fijando en el valle sin poder distinguir los detalles. Por eso muchos preguntaron a sus guías qué es lo que encontrarían en él. Borem lo sabía muy bien, pero también sabía hasta qué punto debía dar explicaciones. Los chinos se dirigieron a mí, pero también Yo, por supuesto, sabía muy bien lo que les convenía saber y lo que no.
4 Martín se dirigió a Juan: "Ya veo el valle pero no puedo distinguir nada. Tiene que estar todavía muy lejos, por lo que aún nos queda una buena caminata. El camino en sí mismo no es en absoluto pesado. Se diría que más bien que andar con los pies estamos flotando. Pero aun así el valle no se acerca. ¿Cuánto costará todavía llegar allí?"
5 "Amigo, la paciencia es la base de toda sabiduría ?le explicó Juan? Mantén esta base firmemente en tu corazón y alcanzarás ese valle mucho antes y mucho más fácilmente"
6 Martín observó que nunca le había faltado la paciencia y continuó: "También sé que los espíritus disponen de dos o tres maneras de desplazarse: una natural, otra síquica y también una puramente espiritual que es rápida como el pensamiento. ¿Por qué nos servimos ahora solamente de la más lenta? ¿No sería mejor llegar antes a la meta con un movimiento por lo menos un poco más rápido?"
7 Juan parecía sorprendido: "Pero Martín, ¡ahora ya no hablas tan sabiamente como antes! ¿Qué importa si llegamos más o menos rápidamente al valle? ¡Aquí no nos persiguen como en la tierra las horas limitadas de la vida! A nosotros que viviremos eternamente, ¿qué nos importa resolver algo un poco más pronto o más tarde? Allí donde nos encontremos estamos en casa, y más todavía cuando estamos cerca del Señor.
8 Además aquí, en el reino de los espíritus, de todos modos la rapidez del movimiento no depende de nuestros pies sino únicamente de la perfección de nuestra comprensión. Quien está interesado en un movimiento más rápido, tiene que practicar antes la paciencia y a través de esta la humildad. De la humildad surgirán amor y sabiduría. Una vez que haya adquirido la sabiduría en toda plenitud también tendrá la comprensión perfecta de todas las cosas, lo que finalmente determinará el movimiento del espíritu.
9 Siendo así, no hace falta mirar los pies para ver si estos se mueven lenta o rápidamente, sino contemplar la mente y la comprensión, y en seguida nuestro movimiento será suficientemente rápido. ¿Me comprendes?"

 

OM.156 156. Las hijas del sol presienten la presencia del Señor.
Llegada al palacio de los habitantes del sol.

1 Ya muy cerca de su hogar las tres hijas del sol continuaron preguntando: "Oye, hermana, ¡hablas de tu señor, maestro y padre como si fuera el mismo Altísimo y no sólo un mensajero del Altísimo! ¡Te rogamos que nos expliques este detalle tan importante! ".
2 "No me corresponde a mí dar explicaciones al respecto, sino únicamente a éste, mi Señor y Padre. Pero ya casi hemos llegado a vuestro hogar. Allí de todos modos sabréis todo cuanto queráis saber. ¡Tened un poco de paciencia!"
3 Las tres se conformaron con esta promesa. Y llegamos a un primer recinto donde empezaba el primer jardín, en una primera plataforma a cuyo borde se levantaba una segunda con el segundo jardín o jardín mediano. A su extremo se levantaba la tercera y última plataforma con el parque principal.
4 Cuando Cheng Chai y Gella vieron estos parques tan preciosos y en ellos un edificio que recordaba más bien a un templo, se asustaron sobremanera; sólo después de haber recuperado su serenidad dijeron:
5 "Por Dios, ¡qué palacios tenéis! ¡No se ve sino oro y piedras preciosas! ¡Qué arquitectura más extraordinaria! ¡Tiene que ser una gran alegría vivir en palacios como estos, plenamente consciente de que uno no tiene que morir mientras le guste este tipo de vida!
6 Aunque también sabemos que en ellos tiene que ser muy difícil vivir una vida del agrado de Dios; porque en donde se pone tanto empeño en estímular los sentidos exteriores, seguramente nadie pensará en imponerse privaciones y menos todavía en sacrificarse. Aunque es, precisa y únicamente, mediante la abnegación, como el espíritu inmortal puede ser despertado y unido a su Creador.
7 Padre, ¿sientes Tú la menor alegría ante este esplendor externo? La casa celestial de Martín, tan preciosa como es, parece deslucida comparada con este palacio. ¡Estosjardines extensos son una obra de arte! ¡No puede tratarse de un mundo porque esto ha de ser un cielo! "

 

OM.171 171. El Señor da instrucciones de comportamiento a Martín. El remedio contra la ira. Cómo hay que tratar a Satanás. Precauciones de Martín antes del sermón. Amenazas severas por parte del enemigo. Martín tranquiliza a la muchedumbre intimidada. Palabras consoladoras del Señor.

1 "Bueno, Martín, el canto ya está terminando. Así que, ¡prepárate! Habrá una gran disputa porque siempre tenemos que contar con la visita de nuestro enemigo.
2 Por eso controla tu proceder y no permitas que la ira se apodere de ti. Al que rabia no le contestes con ira sino únicamente con seriedad y afabilidad y te llevarás la victoria. Pues la ira quiere que se despierte ira en el adversario para luego acabar con él. Pero si no encuentra objeto al que aferrarse, se sofoca a sí misma. De modo que está preparado para todo: sé serio y afable, ¡y vencerás! "
3 "Señor, por si acaso se presenta el enemigo que ya en otra ocasión me honró con una visita a mi casa, quisiera rogarte que me concedas algo más de poder. Pues, ¡por lajugada que me hizo me gustaría darle a esa bestia una lección que nunca olvidará! "
4 " ¡Despacio, Martín, despacio! ¿No me digas que has olvidado que pagar mal con mal nunca dio buen resultado? i Deshazle de pensamientos como esos, despáchalos tan pronto como te vengan! Actúa como acabo de recomendarte y puedes estar seguro de la victoria. Si intervienes de manera destructora, por supuesto el enemigo huirá. Pero no para dejarte en paz sino para recobrar fuerzas y luego, como cree, hacerte caer en sus trampas preparadas más astutamente aún.
5 Te digo que destruirle sería muy fácil, ¡pero no puede ser a causa del orden establecido! A este enemigo hay que abordarle de una manera muy distinta para que, conservándolo, quede garantizada la continuidad de toda la creación material . La solución es: ilimitarle en la medida necesaria!, ¡pero que nadie jamás piense en su aniquilación!
6 Bueno, el canto llega a su fin. Si actúas de acuerdo con mis consejos puedes estar seguro de mi asistencia . "
7 Nada más pronunciar estas palabras hubo silencio y Uhron, el sabio, se dirigió a Martín: "Bien, amigo, tengo entendido que serás tú quien primero nos hablará. Todo está preparado, ¡ya puedes empezar! Los pueblos están reunidos y los telégrafos preparados. Todos los oídos y todas las miradas se dirigen hacia ti. De modo que si te parece bien, y en particular al Señor, ya puedes empezar"
8 "Sí, amigo, en seguida empezaré. Pero antes dime si conoces suficientemente a todos los presentes en esta casa para poder asegurarme si entre ellos se ha introducido un extraño.
9 Si no hay ninguno, todo lo necesario será dicho con pocas palabras. Pero si hay alguien que sin ser invitado se ha introducido como un ladrón sólo para perturbar mi discurso y para angustiar a los oyentes, ¡entonces avísame para que le coloque aquí ante vuestros Ojos!
10 El sabio escudriñó toda la muchedumbre de invitados y contestó: "Amigo, hasta donde alcanza mi vista no descubro nada extraño. Pero para estar seguro haré unas señales adecuadas a la muchedumbre de fuera de la casa y en seguida sabremos si algún extraño se encuentra entre ella"
11 Martín estuvo de acuerdo y respondió al sabio: "Muy bien, de modo que esperaré todavía un poco"
12 Uhron mandó la señal correspondiente a la lejanía y en seguida, de todas partes, volvió la respuesta:
13 "No hay ningún extraño entre nosotros. Sin embargo, ¡el gran mar muy cercano se está agitando de manera tal que tememos que tendremos que huir de aquí antes de que los sublimes mensajeros hayan podido terminar su santas palabras!
14 ¡Ahora mismo, mientras comunicamos contigo, se está levantando una pared de agua de enorme extensión! ¡Si no nos ayuda el gran Espíritu Divino, pronto el agua hundirá hasta las casas más altas! Según tenemos entendido, el Todopoderoso se encuentra contigo en tu residencia. ¡Ruégale que nos salve de este peligro! "
15 Algo desconcertado, el sabio transmitió estas palabras a Martín, rogándole que intercediera ante el Señor para que Él aleje el peligro.
16 "Amigo, ¡indícales rápidamente a todos que no se preocupen por ello porque nadie sufrirá el menor daño! Todo eso es obra de aquel maligno pero impotente espíritu que hace tiempos tuvo la osadía de presentarse ante vosotros, fingiendo ser un ángel de luz que había venido para prescribiros nuevas leyes de Dios . Pero las leyes que os dio venían de su propia cocina, y estaban hechas para llevaros con ellas a la perdición. Hemos venido para desvanecer para siempre este propósito suyo y para salvaros mediante el poder del Señor, que se encuentra en medio de nosotros y que es un eterno y santo Padre de sus hijos. ¡Diles esto!"
17 El sabio transmitió estas palabras y en pocos momentos llegó la respuesta:
18 "¡Al gran Dios toda honra y veneración, esto es un gran consuelo! ¡Pero aun así el agua está subiendo con una rapidez que en diez oscilaciones del péndulo del gran cronómetro nos habrá alcanzado!
19 ¡Rogad que el Señor intervenga, de lo contrario ya urge que huyamos!"
20 "Entones ?dijo Martín al sabio? ¡indícales que a pesar de este fenómeno no se inquieten y que no huyan aunque el agua llegue incluso a cubrir sus pies! Sólo hasta ahí dejará el Señor que el enemigo continúe sus diabluras. Si llega hasta ese extremo, el Señor le sujetará y, ante vuestros ojos, le aplicará un severo castigo"
21 El sabio transmitió estas palabras muy de prisa, y recibió el siguiente mensaje:
22 "Por la palabra del santo vamos a consentir que el peligro llegue hasta nuestros pies para luego alabar al gran Dios con un fervor aún mayor por habernos concedido esta gran gracia. Pero el mar ya se ha levantado a la altura de las montañas. ¡Si no interviene la omnipotencia de Dios, habrá una catástrofe como nunca la hubo antes! "
23 Cuando el sabio transmitió esta respuesta a Martín, este continuó con la voz algo excitada:
24 "Oye, amigo, el autor de todo eso es aquel gusano miserable que ante Dios, su Señor, no tiene el menor respeto porque sabe de su infinita bondad. Pese a que todos los atributos del Señor son infinitos, esta vez Satanás está muy equivocado porque la paciencia más que tradicional del Señor por esta vez se está acabando . "
25 Le interrumpí: "Oye, Martín, ¡no hagas caso a estas interferencias, pues pronto haré cuentas con el revoltoso! Pero tú, ¡empieza ahora con tu sermón para que lleguemos a nuestra meta de una vez! ¡Dejemos a Satanás su alegría que será muy corta! Y para tu propia tranquilidad te digo: ¡esta vez el enemigo se ha equivocado con mi paciencia!"
26 "Santo Padre, ¡has quitado un enorme peso de mi alma!, ¡Alabado sea tu nombre, eternamente!"

 

OM.183 183. Saludo de bienvenida de los hombres del sol al Señor. El discurso del Señor dirigido a los sabios del sol. La humildad, medio para la salvación. El fardo ligero de las nuevas reglas de vida.

1 Ahora me acerqué Yo, todavía rodeado por Cheng Chai, Gella y las tres hijas del sol. En este momento el sabio y todo su pueblo, tanto dentro como fuera del palacio, se arrojaron al suelo y todos me alabaron en voz alta:
2 "¡Toda gloria y honra para ti, oh impenetrable, eterno e infinito! ¡Acepta nuestra profunda gratitud por la gracia inconcebible de que también a nosotros, que no somos más que unos gusanos en el insignificante sol, nos estés honrando con tu presencia visible!
3 Aunque no corresponde a nuestros corazones alimentarse con un deseo indigno de ti, sería nuestra mayor bienaventuranza que en adelante ya no te fueras sino que te quedaras para siempre. ¿Qué podemos hacer sino permitir a nuestros corazones que manifiesten ante ti este deseo nuestro, oh sumamente santo?
4 Oh Tú, cuyos pies son demasiado santos para que pisen este suelo, ¡esperamos que nos perdones nuestra petición tan desatinada! Si Tú, oh santo, aún nos encuentres dignos de dirigirnos algunas palabras de vida, ¡entonces te rogamos desde la profundidad de nuestros corazones que nos concedas esta gracia! ¡Pero ante todo sea alabada tu santa voluntad!"
5 Ante esta acogida tan sumamente humilde les dije: "¡Levantaos, queridos hijos míos! ¡Escuchadme!, ¡escuchad al eterno Padre del infinito, a vuestro Padre y al de millares y millares de hermanos y hermanas vuestros que surgieron de mí para que habitasen toda la eternidad y para que en todas partes testimoniasen que Yo soy su Padre desde eternidades!"
6 "¡ Señor, oh Señor!, ¡nuestros ojos son demasiado indignos para contemplar la infinita santidad de tu rostro! ¡Por eso déjanos en esta posición que nos parece ser la más adecuada que gusanos como nosotros tenemos que mantener ante el eterno y omnipotente Creador! "
7 "Queridos hijos, la humildad es la mayor virtud de cada corazón humano; pero, como cualquier otra regla de vida, tampoco hay que exagerarla.
8 Que Yo sea el Creador y vosotros las criaturas es una condición absoluta para ambas partes que ni Yo puedo presentar de ninguna otra manera. Porque si quiero tener criaturas tengo que crearlas a la manera como las quiero tener. Y es imposible consultar antes a la criatura si quiere ser creada y en qué condiciones; es cosa enteramente mía cómo quiero que la criatura sea.
9 Por un lado la criatura es una necesidad para mi voluntad y, por otro, mi voluntad, base para la formación y existencia de la criatura, es una necesidad para la criatura. En lo que se refiere a esta relación ninguno de los dos lleva ventaja porque tanto Yo soy una necesidad para la criatura como Creador, como la criatura es una necesidad para mí como punto de apoyo para mi voluntad.
10 Otra cosa enteramente distinta es cuando el Creador quiere obtener con sus criaturas seres libres, parecidos a Él. ¡Entonces, por supuesto, la criatura entra en una esfera de vida completamente distinta! A través de la viva y poderosa palabra, el Creador da a la criatura una fuerza propia que esta, mediante un cuidado muy aplicado, lleva a la maduración dentro de sí misma, volviéndose de esta manera un ser de por sí poderoso.
11 A esta altura entra en acción la verdadera humildad ; pues ella es el único remedio con el que la criatura puede librarse enteramente de la coerción divina. A continuación la criatura, como un ser vivo y poderoso de por sí, puede presentarse ante mí como si fuera Yo mismo en forma de un segundo "Yo". Pero pese a todo, esta humildad muy necesaria no debe ser exagerada sino óptima, en la medida que Yo como Maestro de toda vida la exijo; de lo contrario no puede desempeñar su importante tarea.
12 Por lo tanto ¡levantaos y fijad vuestros ojos en mí! Sólo así podré dirigiros palabras de vida. ¡Levantaos pues!"
13 Ante estas palabras mías todos los presentes se levantaron, incluso el sabio, que aprovechó este momento para decir:
14 "Hermanos y hermanas, nos hemos levantado ante el Señor, ante su santo rostro. ¡Sed conscientes de quién es ante quien ahora estamos de pie! i Sed conscientes de ello y tenedlo profundamente en cuenta!
15 ¡Él es el Señor, el sumamente santo y eterno Espíritu Divino, el todopoderoso Creador de todos los infinitos cielos, de todos los ángeles, mundos, hombres y demás seres! ¡Él, el más santo y excelso, nos ha hablado y nos ha dicho que nos levantemos ante Él, y en profunda veneración cumplimos su orden!
16 ¡Pero aún nos ha prometido más palabras de vida! ¡Tenemos motivos bien fundamentados para sentir una gran alegría anticipada por sus palabras! Pues, ¡sabemos muy bien que de aquél que es la vida primaria misma sólo pueden llegarnos palabras de vida!
17 ¡Por eso alegraos conmigo porque el Señor, la vida misma, nos dirigirá palabras de vida y de la libertad, y hasta palabras todopoderosas para la completa transformación de nuestra existencia de criaturas en hijos suyos! Por lo tanto, ¡abrid vuestros oídos y vuestros corazones ampliamente para que las palabras aquí dichas, nunca oídas, no pasen desapercibidas a ningún oído!
18 Oh, santo Señor, ¡nuestros corazones están preparados! Si fuera acorde con tu santa voluntad, entonces permítenos que te pidamos las prometidas palabras llenas de vida y de poder y fuerza divina. ¡Tu santa voluntad sea alabada! "
19 "Mi querido Uhron, en verdad te digo: ¡tu corazón está dando al mío una gran alegría! Por eso está seguro que no vacilaré en dar también otra a los vuestros, una alegría que os quedará eternamente y que nadie podrá arrebataros jamás!
20 Esta alegría os está garantizada si vivís de acuerdo con mi doctrina. Eso os resultará relativamente fácil porque, precisamente en la sabiduría de mijusticia, lleváis mucha ventaja a otros pueblos.
21 Es fácil vivir de acuerdo con mi doctrina. Porque Yo, como Creador, sé muy bien lo que os hace falta a todos y lo que, en vuestras condiciones naturales, os resulta más fácil aceptar para vuestra liberación. ¡Por eso no temáis la carga nueva que pondré en vuestros hombros, pues os digo que será ligera y suave!
22 ¡Ahora escuchad la doctrina que os doy!:
23 ¡Amadme con todas vuestras fuerzas porque soy vuestro Señor, vuestro Dios y Padre, y amaos también entre vosotros! Que cada cual procure servir al prójimo en mi nombre. Que nadie se imagine ser más que su prójimo y fácilmente os volveréis hijos míos muy amados, eternamente. ,
24 Al mismo tiempo conservad vuestra antigua castidad. Apartaos de la impudicia sensual de la carne en la que hace poco habéis caído incitados por un espíritu malvado. Procread de manera honrosa como antes: espiritualmente a través de vuestra voluntad, y no en la carne.
25 Todavía podéis procrear en la carne por medio del coito natural, engendrando hijos de la carne y del mundo. ¿Pero para qué os servirán? Sólo procrearíais ladrones y asesinos que pronto se volverían más poderosos que vosotros y os convertirían en esclavos de su codicia maligna. Por eso proteged vuestra carne de semejante mal y ante todo respetad a vuestras hijas, a través de las cuales sólo engendraríais auténticos diablos en vuestro mundo puro, y conseguir mi filiación os resultará fácil.
26 Si como hasta ahora continuais fornicando en vuestra carne y en la de vuestras hijas, pronto os será quitada la facultad de poder engendrar espiritualmente. Vuestro cuerpo hasta ahora etéreo y ligero se vería afectado por enfermedades y se volvería pesado y torpe, un cuerpo en que el espíritu inmortal sólo podría moverse con pena y dificultad, un cuerpo sometido a la muerte que hasta ahora nunca habéis sufrido.
27 Por lo tanto conservad vuestras antigua castidad y practicad la procreación sólo espiritualmente. Porque lo que está engendrado por el espíritu vivo seguirá siendo vida y no conoce la muerte. Pero el engendro de la carne muerta sigue siendo muerto y sólo con extremada dificultad puede convertirse en vida, porque la carne es la raíz de la muerte.
28 Así como difícilmente se puede injertar en un palo seco una rama verde para que crezca, igual de difícil es que un espíritu vivo pueda desarrollarse para la vida en la carne muerta.
29 También vuestra voluntad se volvería estéril y no podríais cultivar vuestras tierras sólo por medio de ella. Os tendríais que conformar con plantas que llevan semillas que las multiplican. Ya no podríais, como hasta ahora, hacer surgir del suelo alimentos maduros, sino que tendríais que esperar, con preocupación y tal vez también con impaciencia, la estación en que uno u otro fruto llega a su madurez.
30 Lo mismo os pasaría con la construcción de vuestras casas. Los materiales se volverían pesados, rígidos y frágiles, y ya no podríais hacerlos elásticos, ligeros y eternamente duraderos mediante vuestra volutad.
31 Siempre os ha causado una gran alegría poder entrar en contacto visible con los espíritus de vuestros hermanos difuntos; os podéis ver, hablar y hasta acariciar. Todo eso pronto os será imposible si continuais en vuestro estado de corrupción.
32 Pero si en adelante vivís de acuerdo con la doctrina que os acabo de dar, entonces no sólo mantendréis vuestros dones perfectos sino que tendréis aún muchos más, cuyas ventajas serán tan enormes que de momento no seríais capaces de entenderlas.
33 Os he dicho todo lo que tenéis que considerar para el futuro. ¡Ahora es cosa vuestra si queréis aceptarlo y actuar de acuerdo con ello!
34 ¡Preguntad a vuestros corazones y respondedíne francamente! Porque os dejo plena libertad; y para que podáis decidir qué queréis, de manera absolutamente libre, ni siquiera deseo penetrar en vuestros pensamientos"

 

IJes.114 El mayor en el reino de los cielo

1 Cuando terminó la cena, todos cantaron otro cántico de alabanza al Señor y uno de los jóvenes dijo a María:
2 "María, agraciada entre todas las mujeres de esta tierra, ¿ya no te acuerdas de mí'? ¿No recuerdas que fui yo quien en el templo jugó tantas veces contigo? ¿No recuerdas las veces que te traje cosas ricas para comer y beber?"
3 María se sorprendió y dijo: "Ahora te reconozco, sí, ¡eres Zuriel, el arcángel que tantas veces me gastó bromas cuando hablaba conmigo sin dejarse ver!
4 ¡Cuántas veces tuve que suplicarte para que alguna vez te dignases dejarte ver!"
5 "Bendita Madre, ¡tal fue la voluntad del Señor que te ama sobremanera!
6 Así corno tu corazón, sede del amor, empuja y da empellones a todo tu ser,
7 así ocurre también con el amor del Señor, que continuamente instiga y excita a sus amados. Precisamente así forma la vida y la hace duradera para la eternidad."
8 María se alegró por esta explicación y alabó la gran bondad del Señor. Luego otro joven se dirigió a María.
9 "Virgen agraciada, ¿acaso tampoco me reconoces a mí? No hace mucho más de un año que te visité en Nazaret."
10 A éste María le reconoció por la voz. "Sí, ¡eres Gabriel! En verdad, eres único, porque fuiste tú quién trajo a la tierra el más grande de los mensajes: La salvación de todos los pueblos."
11 "Virgen del Señor, te equivocas en una cosa. Porque para realizar la obra más grande, el Señor ya conmigo empezó a servirse de los medios más humildes.
12 Por lo tanto soy tal vez el menor y más ínfimo en el reino de Dios, y ni mucho menos el mayor.
13 Es cierto que traje la buena nueva más sublime y grandiosa a la tierra; pero eso no quiere decir que en el reino de Dios no haya otros iguales a mí, no en grandeza sino en pequeñez."
14 María y José se admiraron de la gran humildad del joven.
15 "Sí, ¡este ángel tiene razón!", añadió el Niño. "Porque al principio el mayor era el más próximo a mí.
16 Pero se rebeló y quiso ser igual que Yo y superarme, por lo que se alejó de mí.
17 Eso me motivó a crear el cielo y la tierra y a establecer un orden en el que únicamente lo más humilde sea lo más cercano a mí.
18 Y Yo mismo elegí la más baja condición terrenal para mí. Por eso solamente serán mayores en mi reino los que como Yo, ante el mundo y ante ellos mismos, sean los menores y más humildes.
19 Tú, Gabriel, y mi madre, los dos tenéis razón según se mire el asunto; eres el mayor porque interiormente eres el menor."

 

OM.043 43. Saturno, el más maravilloso de todos los planetas. La tierra como escuela para los hijos de Dios y escenario de la encarnación del Señor.

(Jesús:) 1 Ya estamos ante la puerta abierta y ves con toda claridad un mundo celeste maravilloso: muy lejos se distingue el gran terraplén azul claro, sobre el que a distancia adecuada se encuentran como flotando siete anillos. Todo esto corresponde al planeta Saturno, la tierra mejor y más hermosa que órbita alrededor del mismo sol que vuestra tierra, planeta el más ínfimo y feo de toda la creación, destinado a llevar la cruz y a servir de escuela de humildad a los espíritus más grandes.
2 Voy a explicarte por qué todo es así: si un gran señor del mundo que vive en su residencia solariega pasa muchas veces por las calles y plazas de la ciudad, entonces los habitantes, todos vecinos suyos, no prestan mucha atención a saludarle y honrarle como regente. Pero tampoco él lo ansía porque conoce a sus vecinos y sabe que también ellos le conocen. Sin embargo, si visita un pequeño lugar algo más lejos, allí todos se prosternan en el suelo ante él casi adorándole. Pero también él mismo se comporta allí diferentemente pues demuestra quien es realmente, lo que en la ciudad donde vive sería vano pues no le harían caso.
3 Te pongo otro ejemplo: si en una gran sala del mundo alguien encendiera una pequeña cantidad de pólvora, la explosión casi no surtiría efecto; pero la misma cantidad de pólvora en un espacio muy reducido provocaría una fuerte detonación con resultados destructivos.
4 Ante el pequeño, el grande se siente tentado a mostrarse aún más grande. Ante el débil, el fuerte es aún más consciente de su fuerza; y ante el miserable, el poderoso está tentado a demostrar aún más su poder. Esta clase de relaciones son las que hacen a la tierra tan miserable en todos los detalles; para que sirva como escuela de humillación a los grandes y brillantes antiguos espíritus creados, una escuela de vida en la que existe libre alternativa ante todas las posibles tentaciones. Los que en ella se vuelven más humildes volverán a la vida, de lo contrario caerán en el juicio 3 y llegarán a la muerte eterna. Como ya te he dicho antes, lo pequeño e insignificante sirve también como estímulo a lo grande e imponente, para tentarlo a que procure distinguirse e inflarse aún más. Y el juicio amenaza si lo grande e imponente se hincha en el ambiente de lo pequeño e insignificante en vez de identificarse con ello y humillarse.
5 Si un hombre muy grande quiere pasar por una puerta muy baja y estrecha tiene que agacharse porque de lo contrario no podrá entrar en la habitación. También, analógicamente, la tierra es un camino estrecho y espinoso y una puerta baja y estrecha de vida para aquellos espíritus que antes fueron extremadamente grandes y que pese a ello querían ser aún más grandes.
6 Pero los espíritus que no consintieron en someterse a este camino demasiado humillante para su antigua y arraigada altivez, dijeron que este camino era demasiado limitado para ellos: "Un elefante no puede dar vueltas sobre un pelo como un mosquito, ni una ballena nadar en una gota de agua; este camino es impracticable y aquél que lo ha hecho carece de comprensión y de inteligencia".
7 Ante lo que Yo, espíritu supremo e infinitamente mayor desde toda eternidad, me cargué con la cruz y, como primero de todos, tomé este camino, mostrándoles que si el mayor y más omnipotente Espíritu de Dios podía caminarlo, también todos los demás espíritus podrían hacerlo fácilmente, alcanzando de esta manera la verdadera y más libre vida eterna.
8 A consecuencia de ello muchos ya caminaron este camino, alcanzando la deseada meta que se habían propuesto: la filiación de Dios y a través de ella la vida eterna en su última perfección, consistente en que puedan regocijarse con todas aquellas facultades creadoras que Yo tengo. Estas facultades no están concedidas a los espíritus de todas las demás incontables estrellas y tierras, al igual que no les están dadas a todos los miembros del cuerpo la visión y el oído, y menos todavía la visión espiritual interna.
9 Dichas facultades sólo se encuentran en ciertos miembros del cuerpo, en tanto que los demás carecen de estas facultades propias de la forma de vida altamente desarrollada; aunque siendo miembros del mismo cuerpo también disfrutan de ellas.
10 Lo mismo pasa con los habitantes racionales de los demás astros: son como partes minúsculas del cuerpo, es decir, del hombre, que es enteramente mi imagen y la imagen de todos los cielos. Por eso ellos tampoco precisan para su bienaventuranza las facultades divinas concedidas a todos mis hijos. Pero cuando mis hijos son sumamente bienaventurados, entonces también los habitantes de estos astros lo son, en y con mis hijos, al igual que lo sois vosotros, mis hijos, en mí y conmigo.
11 De modo que si tú ahora eres bienaventurado entonces también los son, en ti y por ti, las innumerables criaturas que aquí ves. Por esta razón el santo amor de mis hijos requiere como primera obligación que se vuelvan tan perfectos como lo soy Yo. Porque de tal perfección bienaventurada depende la bienaventuranza de incontables nietecitos, la cual, a su vez, también ocasiona que vuestra misma bienaventuranza aumente infinitamente.
12 Ahora sabes por qué te mostré primero el planeta más cercano a tu tierra. Reflexiona sobre todo y sígueme ahora a la puerta número siete donde serás iniciado en una nueva ciencia. Pero tampoco allí debes preguntarme nada. Unicamente Yo sé por qué camino tengo que llevarte para hacerte lo más bienaventurado posible. ¡Así sea!

 

GEJ02.132.06-13 06 El Señor a Jarah: "Nos encontramos aquí, en la cumbre de un monte que nunca ha sido pisado por hombre alguno. Como ves, las paredes del monte son tan escarpadas que de modo natural no es posible ascender ni descender; también has visto como, después de haber ascendido de manera natural hasta la mitad del monte, se perdió la posibilidad de continuar ascendiendo sobre las paredes perpendiculares. El comandante y todos los demás se preguntaron: "¿Qué vamos a hacer ahora?" Sin embargo, Yo ascendía contigo sobre las paredes y todos los demás nos seguían sin fatigarse. ¿Cómo era posible?
07 Era posible porque el espíritu despertado por mí dentro de las criaturas humanas, les llevó hasta la cumbre. Sin embargo, como los espíritus de las criaturas humanas no estaban acostumbrados a tal acción, una vez ascendidos a la cumbre, de nuevo volvieron a cansarse sus cuerpos y las almas se llenaron de temor. Si sus espíritus hubiesen seguido despiertos en sus corazones, no tendrían miedo, porque los mismos espíritus hubiesen llenado sus almas con absoluta confianza y hubieran puesto en sus corazones la entera convicción de que toda la naturaleza debe obedecerles.
08 El alma del hombre, o se adentra por la dirección incorrecta en su carne o por la dirección correcta en su espíritu, que siempre es una cosa con Dios, como la luz solar es una cosa con el sol. Al adentrarse el alma en su carne, en todo será una cosa con la carne, porque la carne, en sí muerta, recibe por cierto tiempo, mientras el cuerpo no sufra daño, vida del alma.
09 Sin embargo, si el alma continúa integrándose en su carne, de manera que ella misma acabe siendo carne, entonces queda atacada por el sentimiento de la destrucción, lo que constituye una característica de la carne, y este sentimiento es el miedo, que finalmente enflaquece e incapacita totalmente al hombre.
10 Caso distinto es un hombre cuya alma ya desde su temprana juventud se ha adentrado en su espíritu. Entonces no existe destrucción para ella. Su sentimiento es idéntico a la constitución de su espíritu eternamente indestructible. Ella no puede ver ni sentir muerte alguna, al ser ahora una cosa con su espíritu eternamente viviente, el cual domina todo el visible mundo natural. Se comprende fácilmente que este hombre, que todavía vive en ta carne, desconoce el miedo, porque donde no hay muerte no hay miedo.
11 Por tal motivo los hombres deben preocuparse tan poco como les sea posible de las cosas del mundo. Deben preocuparse de que su alma sea una cosa con su espíritu y no con su carne. ¿Qué provecho tendrá el hombre si gana todo el mundo y sufre daño en su alma? Todo este mundo que vemos ahora alrededor de nosotros, este mundo con sus magnificencias inconstantes, pasara a su debido tiempo, como también todo este cielo con sus estrellas; pero el espíritu permanecerá eternamente así como cada una de mis palabras.
12 Es muy difícil ayudar a las criaturas que se han integrado intensamente en las cosas del mundo porque piensan que su vida consiste en las cosas fútiles del mundo, viven con un miedo constante y, por fin, son inaccesibles por la vía espiritual. Si nos acercamos mellas por la vía de la materia no les servirá de nada; por el contrario, favoreceremos su juicio y con esto la muerte del alma.
13 Quien quiera salvar su alma debe poner todo su empeño en ello, renunciando a todas las cosas mundanas que le producen agrado. Al realizarlo con gran aplicación y con mucho celo, el hombre salvará y entrará en la vida entera; sin embargo, si no lo hace, no se le podrá ayudar sino con grandes sufrimientos para que aprenda a despreciar el mundo con sus suntuosidades, se vuelva a Dios y de esta manera empiece a buscar su espíritu en sí mismo y se una más y más con él. Yo te digo: La felicidad del mundo es la muerte del alma. Dime mi querida Jarah si has comprendido todo esto.