» Os digo que la veneración allá consiste en nada más que los hombres de allá aprendan poco a poco en qué consiste la verdadera veneración de Dios, aprendizaje a través del cual ellos empiezan a venerar a Dios en el espíritu y en la verdad, específicamente dentro de sí mismos... «

1 ¡Oh Señor y Salvador lleno de Amor! ¿Cómo te veneran los habitantes de la luna? ¿Forman ellos alguna iglesia, algún estado bajo la conducción de algún gobernante visible?

2 ¿Cómo educan ellos a sus hijos?

3 ¿Cómo consideran ellos nuestra tierra, y saben que Tú te has hecho hombre en la tierra y que quitaste los pecados del mundo gracias a tu sufrimiento amargo y muerte?

4 ¿De qué manera produce la luna el caminar dormido o el sonambulismo?

3 de junio de 1841

Respuesta a pregunta 1:

5 Todas estas preguntas pueden responderse al pie de la letra mirando la tierra misma, y esto porque entre los hombres de la tierra y de la luna no hay casi ninguna diferencia fundamental desde el punto de vista espiritual; porque, como ya os es conocido, los selenitas (habitantes de la luna) son nada más que hombres de la tierra que tienen que mejorar y llevan consigo sus obras como cualquier otro espíritu. El hecho de que ellos han sido trasladados allá indica que las obras de estos emigrantes a la luna no son precisamente del mejor tipo.

6 Ahora, si queréis enteraros sobre Mi veneración por parte de los selenitas de los dos lados (visible y no visible desde la tierra), entonces echad una mirada a los pueblos adictos al mundo de la tierra misma, y encontraréis una imagen fiel que os mostrará cómo se realiza Mi veneración en la mayoría de los casos entre los habitantes de la luna.

7 ¿Qué hacen aquí los adictos al mundo? ¿Qué honra Me rinden ellos, y con qué alabanza Me pagan ellos el tributo que Me corresponde? ¿No utilizan estos amigos del mundo toda su preocupación para sus cajas de desperdicios? - Los unos están muy preocupados cómo revestir de trapos al montículo de excremento del espíritu. Otros están preocupados cómo deberían prepararse todo tipo de comida sabrosa para meterse al estómago como el verdadero taller de muerte. Y nuevamente otros están preocupados por una casa esplendorosa, por un decorado bonito y reluciente, sillas y sofás blandos, mesas brillantes y camas muy blandas para poder flojear mucho más fácil y cómodamente tanto en el día como en la noche y así tener mucho cuidado para que su amigo interior y más querido, el estómago, no quiera sufrir ninguna presión dolorosa. Estos amigos del estómago también temen en especial ante los rayos solares por eso se preocupan otra vez de que no caiga demasiada luz solar a través de las ventanas por eso ellos la adornan con todo tipo de trapos. ¿¡no os dais cuenta que aquellos hombres de aquí tienen ya un parentesco ligero con los moradores de cavernas de laguna, quienes, debido a que ya no pueden edificar más aquellas casas esplendorosas y no tienen forma de colgar trapos en sus ventanas, se escapan por eso de los rayos solares hacia sus cuevas y se quedan allí hasta bien entrada la tarde, igual que los hombres de esta tierra que viven cómodamente y bien, y que salen de sus cuartos para subir a sus coches muy bien acolchados y agradablemente mecedores para facilitar, según sus creencias, el movimiento beneficioso para la salud del cuerpo!? Y nuevamente hay otros en esta tierra que no conocen negocio más importante que la usura de dinero y cosas. Y nuevamente hay otros que no tienen otro pensamiento que ataviarse de toda forma posible cuyo cuidado es dominado en especial por el sexo femenino y a decir, con la honesta intención de engatusar a cualquier hombre joven e inexperimentado y estafarlo hasta por los codos. Esto no lo hace por supuesto ninguna dama bien juiciosa. Porque cuando una dama reconoce su verdadero valor interior y con esto también el valor de su semejante, preguntaos vosotros mismos, ¿acaso ella también empezará a ataviarse para estafar a alguien a través de sí misma y hacer igual que los judíos que lustran el vil metal para vendérselos a los dementes? Yo os digo ella no lo hará porqué reconoce muy bien que ello es oro verdadero y no falso, por eso que no necesita a ningún demente sino a uno entendido que reconozca rápidamente al oro y lo obtenga por el precio justo. - Y mirad, Yo os podría citar una cantidad de tales amigos del mundo; solo que no es necesario para la aclaración de este asunto.

8 Vosotros sabéis cómo yo dije en el pasado que nadie debe preocuparse de lo que comerá y beberá, así como tampoco por la ropa del cuerpo, sino buscar única y solamente Mi Reino y su justicia que es Mi gran Amor hacia aquellos que de la misma manera Me aman por sobre todo como Yo a ellos. Entonces, ¿cómo es Mi veneración entre aquellos hombres de esta tierra de los cuales las mejores utilizan en promedio veintitrés horas al día para el cuidado de sus cuerpos, pero a Mí apenas Me despachan con una hora dispersa? ¿A esto se le llama "buscar el Reino de Dios"? Yo os digo: Las ranas en los pantanos y los topos dentro de la tierra pueden serviros muy bien de apóstoles que os enseñan, porque en verdad, la rana croa la mayor parte del tiempo del día debido a su alegría sobre la vida que siente en su pantano y Me alaba con esto en forma inconciente dentro de su alegría al croar por la posesión de la vida; y el topo reconoce y se abre paso a través de la tierra oscura, y su trabajo y su descanso silencioso es aún una canción de alabanza en calma a través de lo cual él Me exalta sin parar a Mí, su Creador.

9 Pero el hombre para el cual Yo he creado todo, para el que Yo he hecho cosas grandes, aún las hago y las haré eternamente, sí, por el cual Yo Me preocupo constantemente y uso toda Mi Sabiduría y amor, mucho más que el esposo más lleno de amor hace por su esposa más cara y más amada, - ¡este hombre apenas sólo encuentra una hora del día para Mí, y esta hora es incluso así como cuando una cocinera sin esmero echa sal a la comida a menudo de manera completamente desconsiderada, porque ella ya está acostumbrada a actuar así en estas ocasiones, o por lo menos para poder decir que ella ya saló la sopa cuando ésta frecuentemente no sabe mejor que un agua pura y tibia, sin aceite ni sal! - En verdad Yo os digo, a través de tal veneración vuestro Dios no engordará y vuestra vida misma no se fortalecerá; porque la vida de vuestros crucifijos de madera que ponéis en la casa o en el cuarto, que os muestran físicamente la gran misericordia, cuánto se asemeja vuestra veneración y vuestras misas (servicio a Dios) a la de los judíos, que por lo menos ellos llevaron a la cruz al Dios vivo, mientras que vosotros seríais demasiado ociosos y tibios para este trabajo y os contentáis con que alguien os venda una crucifixión ya realizada en la madera que también es completamente adecuada para recibir los átomos de vuestra veneración en vez de Mí. ¡Oh necios! También veneráis a la madera, o piedra o metal trabajados, como el perro venera su esquina que uno anterior ha estado husmeando, presionáis vuestros labios en la madera y creéis que si aún habéis parloteado un "padre nuestro" y un "ave maría", o si vosotros habéis estado, en una iglesia hecha de piedras y llena de decoraciones en madera, durante una hora distraídamente y bien ataviados, con un libro de oraciones en la mano, aquí creéis que como si Me hubierais servido y Me hubierais venerado en gran sobre medida. ¡Oh necios! ¿Creéis acaso que Yo estoy en la madera, en la piedra, en el metal o en cualquier otra obra tallada por las manos de ebanistas, escultores, torneros cerrajeros, herreros, albañiles y pintores? En verdad Yo os digo: Todos los tales veneradores, que aquí en esta tierra no tengan mejores reflexiones, tendrán que ir en el más allá a la escuela en la luna y tendrán que experimentar allá espiritualmente y a menudo también corporalmente bajo grandes esfuerzos pesados que el Dios vivo no tiene ninguna complacencia en tal veneración sin sentido que es mucho peor que la de los paganos ciegos los cuales hacen sacrificios serios a su divinidad por lo menos por miedo aunque no por amor, mientras que vosotros a Mí, al Dios vivo, Me veneráis como si Yo no existiera, o como si Yo fuera hecho de verdad sólo de madera o, en el mejor de los casos, una masa de harina recién cocinada o ya hace tiempo.

10 Ahora, si queréis saber en que consiste la veneración de Dios entre los selenitas, tanto en el lado espiritual (lado que se ve desde la tierra) como el lado físico (lado que no se ve desde la tierra) de este cuerpo celeste, entonces os digo que la veneración allá consiste en nada más que los hombres de allá aprendan poco a poco en qué consiste la verdadera veneración de Dios, aprendizaje a través del cual ellos empiezan a venerar a Dios en el espíritu y en la verdad, específicamente dentro de sí mismos, pero no así como vosotros una hora al día, e incluso aquí tibiamente en la madera y todo tipo de necedades exaltadas como espirituales. También consiste la veneración de Dios allá en que aquellos que aquí se hicieron el "bien" durante veintitrés horas al día, allá tienen que aprender por mucho tiempo a renunciar a tales provechos corporales extra finos, a negarse a si mismos hasta la fibra más íntima de la vida y a esperar todo sólo y únicamente de Mí. Ellos tienen que reconocer siempre vivamente su fe a menudo a través de pruebas durísimas y diversas, pero no como vosotros que, o no tenéis ninguna fe o, si ya tenéis una, que me abrazáis a Mí, al Dios vivo, con nada más que una fuerza tan pequeña y desconfiada que apenas abraza un crucifijo de madera mal formado.

Respuesta a pregunta 2:

11 Y si así se ha respondido la primera pregunta, entonces la segunda se responde por sí sola; pues allí donde Yo mismo aparezco ya sea tanto exteriormente, mediante ángeles enviados allá, como interiormente, no se necesita de ningún gobernante ni religioso ni de cualquier otro tipo, - de esto vosotros también podéis observar que aquél a quién Yo me he vuelto su Maestro muy fácil puede prescindir de todos los otros maestros gobernantes o no gobernantes, en especial si el gobernante es mucho más uno que trabaja más para el oro que para el espíritu. Y así toda la luna no es otra cosa más que un lugar de corrección espiritual bajo Mi única dirección.

12 Sus hijos también son educados de acuerdo a ésta doctrina interior. Su única necesidad es el Amor, y la fe que proviene del Amor, según la enseñanza de los espíritus, que Yo soy un hombre y ha tomado aquella naturaleza corporalmente en el mundo de cual ellos son originarios, con el propósito de no sólo dar bienaventuranza a todos los hombres en la tierra y en la luna, sino también para reunir a todos los dispersos según su tipo en los incontables cuerpos celestiales de los espacios infinitos y para edificar también para ellos un lugar permanente - ¡Mirad, esto es todo lo referente a la religión y veneración de Dios en la luna!

13 Pues por eso los hombres de allá tienen que llevar cargadas a sus mujeres para que ellos sean sanados de su avidez al placer carnal y sensual. En verdad Yo os digo: ¡Si un rey en la tierra exigiera a todos los hombres voluptuosos de su estado ponerles la obligación imprescindible que cuando un tal hombre voluptuoso ha fornicado con alguna meretriz entonces él tiene que cargarla sobre su espalda durante un año completo y mantenerla así tanto en el día como en la noche, ya sea echado, sentado, parado o andando! ¡La realidad será que él con seguridad estará tan harto de la dulce carne durante este tiempo como un muchacho travieso que le gusta los dulces y después de haber ingerido tanta miel que ha malogrado su estómago tanto que después de la curación de su estómago tiene más temor de la abeja y su aguijón que de la miel!

14 Desde luego que esto se ha dicho sólo para dar una idea ilustrativa sobre la luna pero esto no sería aplicable en la tierra, allí donde el hombre está en posesión completa de su libertad, porque si bien es cierto el castigo mejora y pone en orden a la carne durante un tiempo, pero no al alma y mucho menos al espíritu libre, - por eso tales acciones en la luna no se realizan como castigo, sino solo como Amor íntimo y que ayuda a ser mejor.

Respuesta a pregunta 3:

15 La pregunta sobre cómo consideran los selenitas a la tierra, es superflua después de todo lo dicho. Porque aquellos habitantes, que viven sobre aquél lado de la luna que pudieran ver la tierra, son espíritus y sólo pueden ver lo material a través de las correspondencias espirituales; pero los habitantes de la luna del otro lado de todas maneras nunca llegar a tener la tierra a la vista y la conocen sólo espiritualmente.

Respuesta a pregunta 4:

16 Con respecto a la última pregunta, vuestro concepto es completamente equivocado si pensáis que la luna genera tal caminar dormido. Esto último es generado sólo a través del fluido magnético de la misma tierra, fluido que paulatinamente se vuelve más intensivo durante el tiempo del plenilunio (luna llena). Cuando la luna brilla completamente bajo la luz del sol, esta luz devuelve, por decirlo así, el fluido magnético desde la luna hacia la tierra de tal manera que la tierra se recarga completamente, y los hombres que tienen más metal en su sangre debido a diferentes influencias, ya sean del agua, del aire, o de los alimentos, poseen entonces también la capacidad natural de recibir conductivamente a este fluido que retorna.

17 Entonces cuando sus nervios ya están llenos de este fluido y empiezan a presionar molestamente al alma, entonces ésta despierta o mejor dicho ésta se libera de sus ataduras corporales y quiere escaparse de su cuerpo que la presiona. Ahora, el cuerpo posee aún un espíritu de nervios particular el cual, en primer lugar, tiene un alto grado de parentesco con el fluido magnético, pero en segundo lugar también uno íntimo con el alma la cual se relaciona con el cuerpo justamente a través del espíritu de nervios y corresponde con el mismo. Ahora cuando el alma quiere escapar entonces ella (el alma) despierta también al espíritu de nervios íntimamente unida a ella y éste naturalmente despierta al cuerpo, y entonces así funciona el así llamado "andar dormido", es como si caminaran tres hombres uno detrás del otro, unidos en línea; sin embargo el espíritu permanece en el alma, por lo cual el alma está viva. Entonces cuando un caminante dormido (sonámbulo) dirige su rostro hacia la luna y frecuentemente sube a los techos y las torres de las iglesias, esto sucede con el propósito de que él se eleve sobre la profundidad de la tierra que está sobrecargada de magnetismo y así disminuya su sobrecarga presionada de este fluido, para que entonces el cuerpo quiera estar nuevamente capacitado de recibir a su alma con su espíritu a través del espíritu de nervios y hospedarlos. Ahora, cuando el cuerpo haya sido nuevamente liberado, entonces el alma, a través del espíritu de nervios, lo lleva de regreso al lugar en donde estuvo en donde el alma nuevamente se une completamente con el cuerpo. Naturalmente el alma no sabe nada del estado porque no tiene memoria. Esto es declarado equivocadamente por los filósofos como una capacidad del alma, mientras que el alma sólo sabe de lo que ve en ese momento y la memoria del alma en el cuerpo no es otra cosa que un volver a mirar repetidamente de las impresiones naturalmente correspondientes del organismo artificial del cuerpo. El alma logra obtener esa visión volviendo a despertar ella misma a través de las incontables formas correspondientes las cuales lleva el espíritu dentro de sí mismo.

18 Ahora sabéis todo a excepción de la verdadera esencia del fluido magnético. ¡Sin embargo no es posible explicar suficientemente con pocas palabras lo que es éste y en qué consiste con el fin de tener un buen conocimiento; porque con pocas palabras del lenguaje de la Sabiduría difícilmente entenderíais y vosotros ya estáis cansados de tantas palabras!

19 ¡Por eso esperad por este anexo no carente de importancia en la próxima oportunidad, con lo cual esta tarea la consideraremos como finalizada! ¡Y por tanto por hoy Amén! - Yo, vuestro Padre. Amén.

Fuente: "La Luna" Capítulo 5
recibido el 1/7/1841
por Jakob Lorber (1800 - 1864)