Este órgano visceral está situado muy al sur, es decir algo por debajo del Ecuador. Por tanto más cerca del polo sur que del polo norte.

1 Después del hígado, debemos considerar los riñones. Este órgano visceral es, bajo tres aspectos, un instrumento vital en el organismo animal, por tanto es importante observarlo mejor. Y es que el riñón tiene tres funciones fundamentales y muy importantes sin las cuales la vida animal no podría subsistir en lo absoluto y la reproducción no sería ni siquiera pensable, como tampoco ningún ser vivo podría pensar en albergar un sentimiento de alegría sin este órgano visceral. Y es que cierta felicidad física proviene de los riñones, por eso, a menudo, este órgano visceral es nombrado y mencionado en forma especial en las Sagradas Escrituras.

2 Entonces, este órgano visceral tiene en primer lugar la tarea de recibir el agua que ha sido excretada del hígado y por tanto inservible para la vida del organismo. La parte del agua, aun servible para la vida, es absorbida y la parte completamente inútil del agua es conducida a la vejiga urinaria.

3 En realidad, la parte más noble, la que ha sido absorbida, es el material físico del semen fructificador que, por supuesto, aun tiene que ser recibido antes por la sangre y de donde es llevada después por conductos propios. El semen, como fuerza de polo positivo, es apoyado y habilitado para la procreación a través de la fuerza del polo negativo de los, así llamados, riñones de bolsa (testículos). Por tanto esta es la segunda función importante.

4 Una función, aun más importante, de este órgano visceral consiste, como ya se había mencionado anteriormente, en que este órgano visceral está conectado muy íntimamente con el corazón, los pulmones, el estómago, el bazo y el hígado a través de conductos, completamente propios pero muy pequeños y muy escondidos y por eso -mientras dure la vida del hombre o del animal y desde una observación más espiritual- el riñon sirve al alma como un sencillo y necesario albergue temporal durante el momento del acto de procreación. Y debido a que este órgano visceral funciona de esta manera genera a la vida natural un cierto estado de bienestar alegre que no es percibido tanto por el cuerpo físico, sino por el alma, y aun más por el espíritu que mora dentro del alma.

5 Aquel que ha practicado la cohabitación lícita y ordenada, ¿no es acaso capaz de recordar cómo este acto le ha irradiado, dentro de él y a través de todo su organismo, un sentimiento de alta satisfacción y un bienestar altamente deseable? También ¿quién acaso no puede recordar que cuando se abstuvo de la cohabitación innecesaria durante un tiempo más largo no ha sido inundado por un bienestar alegre y permanente dentro del cual, a menudo sin que supiera porqué, estaba muy alegre y feliz de tal manera que en todo lo que viera encontraba una alegría edificante.

6 Todo esto es preparado físicamente en los riñones, por eso este órgano visceral tiene también la apariencia como la de una almohada muy bien elaborada, y se podría decir aquí: “¡Mira, este es un asiento agradable y suave sobre el que se puede descansar muy bien!”* A través de este órgano visceral, respecto a la felicidad física, se ha dispuesto que el alma, activa únicamente en el corazón y la cabeza, tenga aquí un cierto lugar de descanso y pueda, como se suele decir, “pasarla muy bien” de vez en cuando.

    * Ver Marcos 9,5

7 Mayormente el alma se retira también dentro de este órgano visceral durante el sonambulismo animal. Este órgano visceral está en la más íntima conexión con el epigastrio* a través de los así denominados nervios ganglionares. Entonces el alma puede, por lo general, también mirar, oír, sentir, e incluso, en caso necesario, ponerse en contacto con el mundo exterior a través de tal zona.

    * Región del abdomen que se extiende desde la punta del esternón hasta cerca del ombligo, y queda limitada en ambos lados por las costillas falsas.

8 Ahora bien, si este órgano visceral tiene una función tan loable, entonces también será necesario mirar un poco en su constitución. La construcción de este órgano visceral tiene nuevamente un parecido significativo con la del bazo y del hígado, solo con la diferencia que este órgano visceral se diferencia de los otros fundamentalmente por las conocidas divisiones en formas de cojín. El riñón posee ciertas bolsas envoltorias a ambos lados que están separadas entre sí a través de una significante concavidad y a través de un tejido celular blanquinoso, y se relacionan entre sí, como si fueran un todo, únicamente por la línea central. Así mismo, esta línea central es un tejido celular blanco a través del cual recorren los canales hídricos principales y suministran la substancia del semen noble en las bolsas envoltorias que, como ya se mencionó anteriormente, absorben el agua que proviene del hígado.

Este jugo es madurado y hecho más sutil y más líquido a través de la electricidad que se generan dentro de las bolsas envoltorias, y como tal es recibido por los vasos sanguíneos delicados dentro de este órgano visceral y después, mezclada con la sangre, conducido al corazón. Entonces, recién desde allí, el jugo es nuevamente conducido a través de conductos propios hacia las cámaras de almacén determinadas para ello. Lugar en donde constantemente recibe su alimento, por parte de los así denominados riñones de bolsa, para su función útil y la consiguiente aplicación resultante. Bueno, ahora ya hemos observado la construcción de ese órgano visceral, tanto como es necesario para nuestro fin, y ahora podemos buscar tal órgano visceral dentro de nuestro planeta Tierra.

9 Este órgano visceral está situado muy al sur, es decir algo por debajo del Ecuador. Por tanto más cerca del polo sur que del polo norte. Este órgano visceral de la Tierra tiene la forma muy parecida al mismo órgano visceral de la hembra del cerdo y más parecido aún al de un elefante que en el fondo también pertenece a la especie de los cerdos. Este órgano visceral tiene en la Tierra la misma función que la de los animales. En primer lugar es la fuente subterránea de la cual todos los mares obtienen su agua, y de la cual surgen también, poco a poco, todas las aguas sobre la superficie de la Tierra.

10 Por supuesto que la Tierra tiene también una cantidad de vejigas antes que el agua alcance el mar. Estas vejigas se encuentran mayormente entre la Tierra externa – que se le puede denominar la piel terrestre- y entre la segunda parte sólida de la Tierra como grandes depósitos de agua, entre las cuales algunas son más grandes que un continente completo, como el continente europeo. Los mares y todas las otras aguas terrestres reciben recién su alimento y el flujo constante y continuo de agua desde esta vejiga de orina terrestre. Esta es la primera tarea de este órgano visceral de la Tierra.

11 La segunda función consiste en la secreción del agua procreadora noble que proviene de la gran agua de la orina terrestre. Esta agua procreadora noble no asciende inmediatamente a la superficie de la Tierra, sino que primero pasa por el corazón de la Tierra, al igual que en los animales, y recién desde allí es conducida, a través de canales y arterias propios, hacia la superficie de la Tierra, en donde se manifiesta, en parte como fuente de agua dulce y en parte como el rocío que humedece al máximo a todo el reino vegetal. Esta es la segunda función de los riñones. Para la próxima queremos tomar bajo observación a una tercera función pero que a su vez es la más interesante.

 

Fuente: Capítulo 12 de la obra
"La Tierra y la Luna"
recibido el 18.01.1847
por Jakob Lorber (1800 - 1864)