»La fe es tan solo el órgano de recepción de una doctrina que orienta a la ejecución de cierta acción.«

27 de abril de 1847

01Esto no solo vale para la iglesia del Papa sino también para todas las sectas y confesiones, porque en donde no se predica verdaderamente a Cristo en el sentido de Su Espíritu y Verdad, allí, en vez de una iglesia verdadera, hay profecía falsa.

02También si una u otra secta dice: “¡Mira yo no tengo imágenes, por tanto mi confesión debe ser la más pura!” pero Yo digo: ¡Tener imágenes o no tenerlas no decide nada, sino sólo el hecho de llevar una vida según la Palabra! Porque por más que se limpie una doctrina en sí de toda ceremonia para hacerla mas adecuada a la recepción de la razón pura, esto, en otras palabras, significa nada más que estar razonando constantemente sobre una doctrina dada, pero nunca vivir de acuerdo a ella, — esto es similar a alguien que compró una casa y quiere limpiarla y pulirla constantemente, por dentro y por fuera, para hacerla cada vez más y más adecuada para que sirve de vivienda, pero de tanto estar preparándola y mejorándola nunca puede instalarse ningún habitante. ¿Acaso la choza más cercana no es mejor que aquella casa?

03Así sucede también con la iglesia. Aquella iglesia que tiene una norma en la que los creyentes encuentran algún fundamento de acción es mejor que tal iglesia en donde tan solo se está barriendo y limpiando continuamente. Sus adeptos están al lado mirando a gente ociosa que al frente de una construcción están criticando y comentando y en donde a ninguno de ellos se le ocurre siquiera alcanzar algún ladrillo o un poco de argamasa a los albañiles, y en donde los ociosos mismos se consideran ser mucho mejor que los trabajadores.

04¡Mirad esta es una imagen viva que muestra la constitución de muchas confesiones!... Ellos no hacen nada porque están muy ocupados todo el tiempo en preparar y criticar, y calumniar constantemente a aquellos que no son de su confesión, se ríen de su ceguera y gritan constantemente: “¡Venid aquí para que podamos sacar la paja de vuestros ojos!”; pero la viga en sus propios ojos no la ven. (ver Mt.7, 3; Lc. 6,41).

05Es muy cierto que en la iglesia católica romana existen miles de enormes abusos; pero a la vez también hay cosas buenas en ella, porque allí se predica el amor y la humildad. Y si alguien se limita a practicar tan solo esto último entonces no estará perdido.

06Pero ¿qué Palabra debo decir Yo sobre una secta que enseña solo la fe y desecha las acciones? Esto es, como acostumbráis a decir “aquí se malogró tanto el bautismo como el crisma”; porque está escrito clara y abiertamente que una fe sin obras esta muerta, y Yo mismo dije abiertamente y en varias ocasiones: "¡No seáis oidores ociosos, sino practicantes de Mi Palabra!" Con estas palabras se indica evidentemente que la fe sola no sirve de nada sino la obra.

07¿De qué le sirve la luz del sol a la tierra si no trae consigo el calor lleno de fuerza activa?

08¿De qué le sirve a un hombre todos los conocimientos y ciencias si no los aplica?

09¿O de qué sirve, durante un invierno frío, poseer tan solo la fe en que una madera ardiente en el calefactor calentará la habitación? ¿Se calentará la habitación a través de la fe? Yo no lo creo.

10En resumen: la fe más firme sin obras es similar a un hombre necio que en una habitación fría quiere abrigarse con tan solo un pensamiento caliente. Bien podría ser el abrigo mas perfecto; pero ¿podrá calentar este abrigo a alguien? Esto lo pueden responder aquellos hombres pobres que han sido encontrados congelados en sus habitaciones en el invierno más crudo — y mayormente debido a que ellos no tenían más abrigo que un pensamiento de abrigo.

11Así como este pensamiento de abrigo no ayuda en nada si no hay un abrigo real, tampoco ayuda en nada la fe sin obras. La fe es tan solo el órgano de recepción de una doctrina que orienta a la ejecución de cierta acción. Quien recibe esta orientación y tan solo la guarda dentro de su fe, pero no actúa según ella; aquí Yo pregunto: ¿Para qué sirve entonces esta orientación? Yo digo: ¡Para nada más que criticar impertinentemente, — de la misma manera todas las reglas del arte musical por si solas no sirven en nada, ni dan la capacidad de efectuar siquiera lo más fácil o simple! ¡Pero tal poseedor de reglas es todavía impertinente y critica a todo artista, como si él mismo pudiera ejecutar la más excelente producción! Pero Yo digo: Aquí un músico pordiosero es mucho más capaz que tal crítico que no puede nada pero que quiere juzgar todo.

12Por eso también Yo prefiero más a tal iglesia en donde sucede por lo menos algo que una en donde no sucede nada. Porque es mejor dar un pedazo de pan que hacer miles de planes para la alimentación de los pobres y no dar nada al pobre que viene hacia tal planificador. Los planes están bien; pero la acción de dar tiene que acompañar también a esos planes, de lo contrario la fe está nuevamente sin obras, en donde la pobre humanidad se muere de hambre.

13Pero si alguien quiere dar en forma verdadera, esto lo puede hacer en cualquier iglesia porque la regla principal es: ¡Examinad todo, y guardad lo bueno de ello! (ver 1 Tes. 5,21)

14¡Si habéis bañado a un niño, echad tan solo el agua del baño pero guardad al niño, — pues el niño es el Amor!

15Yo no digo a nadie: conviértete en un católico, o en un protestante, o vuélvete un ortodoxo, sino que cada cual permanezca lo que es, — si es que quiere. Pero sea lo que quiera ser, que sea un cristiano en la acción, y esto en el espíritu y en la verdad, porque cada uno puede tener (si es que quiere) la Palabra pura de Dios.

16Yo no soy como un patriarca y no soy como un Papa y no como un general superintendente tampoco como un obispo, — sino Yo soy como un Padre muy bueno y justísimo con todos Mis Hijos y solo tengo alegría cuando ellos son activos y compiten en crecer en el Amor; pero no cuando entre ellos se acusan de necedad y cada uno de ellos quiere ser el más sabio y el más infalible — y no hacen nada de tanto razonamiento.

17Mi Reino es un Reino de la máxima actividad, y no un reino de la ociocidad más necia e impertinente; pues Yo no dije a los apóstoles; “¡Quedaos en casa, pensad, dad vueltas a vuestros pensamientos sobre Mi Doctrina!”, sino: “ ¡Salid e id a todo el mundo!” (ver Mc.16, 15).

18Lo mismo digo a todos los bienaventurados. Esto significa ser activos; porque la cosecha siempre es mayor que el número de los trabajadores, Por eso también es mejor estar activo en cualquier orden que estar únicamente con la fe pura. Y estar activos de acuerdo a Mi doctrina es, con seguridad, infinitamente mejor que leer de memoria toda la biblia y creer en ella.

19El hombre que únicamente tiene fe es igual aquél que enterró su talento; Pero si alguien que sabe poco de la biblia, actúa de acuerdo a ese poco, es similar aquél que fue fiel en la pequeña tarea enconmendada y al que después se le confió cosas mayores.

20De todo lo que se ha dicho hasta ahora, cualquiera que tenga buena voluntad podrá fácilmente descubrir lo que tiene que hacer para convertirse en un hombre verdadero. Aquí encontrará tan claro como la luz del sol todo aquello que le ayudará y todo aquello que debe evitar. Por tanto ya se ha dicho todo lo necesario en este sentido. Y por eso — ¡Amén!

 

Fuente: Capítulo 73 de la obra
"La Tierra y la Luna"
recibido el 27 de abril de 1847
por Jakob Lorber (1800 - 1864)